OpiniónOpinión Nacional

Antología de un absurdo

El juego de la revolución bolivariana, ha caído en desgracia. Naturalmente ha sido así toda vez que el discurso sobre el cual se sustentaba, se vino abajo. Las frases pomposamente elaboradas, dejaron de tener la pegada del principio. Su impacto dejó de hacer huella en la consciencia de muchos que hoy, luego de diecinueve años de fallida gestión gubernamental, han despertado del letargo vivido en medio de una forzada alegría, que obligadamente se convirtió en tragedia. La tragedia de un país dividido. De un país despedazado.

La visión del gobierno fue equivocada desde un primer momento. La idea de país trazada, estuvo desatinada en todas sus expresiones. La pretensión de comulgar la necesidad de un pueblo hambriento y sediento con la presencia de un sector militar opulento y envanecido de glorias novelescas, falló como resultado de criterios construidos al margen de las contingencias que azotan la economía y la sociedad como puntales del desarrollo nacional que estos debieron ser.

Así comenzó a desatarse una crisis sin parangón que tocó los nervios de la conducción del Estado venezolano en su concepción democrática, pluralista y alternativa. Pero simultáneamente, resquebrajó las venas de una sociedad que vio fracturada su estructura no sólo política. También, afectiva y emocional.

Desde luego, este subvertido esfuerzo en desmontar el país desarreglando su maquinaria industrial y económica, al mismo tiempo que demoliendo sus expectativas, incidió en la humanidad de quien, como presidente de la República se atrevió a urdir semejantes desmanes en nombre de una historia elaborada a su antojo y capricho. Pero además, por el influjo de extraviadas ideas que armó bajo la vacua denominación de “socialismo del siglo XXI” lo que lejos de asegurarle el éxito esperado, se transformó en el pedrusco que trancó el malévolo juego de la revolución bolivariana.

Las intenciones que convirtieron al país en el remedo de Cuba, por decir lo mejor, actuaron como dardos en el imaginario de una población que hoy rechaza el modo de hacer política a la usanza arcaica donde la justicia es acomodaticia según al grado de sumisión ante el monarca. Hoy, la situación ha comenzado a revertirse en la dirección de reivindicar la democracia. Pero fortalecida. Comprendida como parte indisoluble de la humanidad nacional. Más, cuando el liderazgo del presidente de la República revela fisuras en su estructura política. Evidencia un desgaste abrumador que compromete el sentido populista que le fue impuesto desde el mismo momento en que accedió al poder político nacional. Sobre todo, luego de  reconocerse la cuestionada intervención e invasión de agentes cubanos en instituciones fundamentales para la sustentación del Estado democrático y social de Derecho y de Justicia que dictamina la Constitución de la República. A pesar de lo vapuleada que se encuentra a escasos diecinueve años (cronológicos) de su promulgación.

La oportunidad política de remontar el sitial de la democracia, que en otrora le arrebataran estos gobernantes al pueblo venezolano, está llegando. Sólo falta alcanzarla a plenitud y hacerla propia por cuanto es innegable que este gobierno ha entrado en barrena al permitir la profundización de la crisis política que su ineptitud o proyecto ideológico, animó. Su colisión con las necesidades insatisfechas y los imperantes, seguidos y diarios abusos, es indiscutible. El plazo de este gobierno está finalizando. Aunque con una horrible deuda externa e interna y un dramático saldo de por medio. Todo ello ha sucedido cual fuese la antología de un absurdo.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba