OpiniónOpinión Nacional

Auge y caída de la institución militar

Después de 1830, nuestras fuerzas militares dejaron de ser la muy buena organización que luchó con éxito contra los españoles y que llevó el pabellón nacional hasta las cumbres bolivianas. En todo lo que restó del siglo XIX, hay una declinación del estamento uniformado hasta llegar a miserables montoneras comandadas por caudillos regionales; la mayoría de ellos iletrados y sin conocimiento de la profesión, pero con plata suficiente para mantener a su peonada en armas contra el Estado. Con la llegada del siglo XX, empieza una cierta profesionalización de la institución: Castro decreta la creación de la Academia Militar y Gómez inaugura su sede en La Planicie, la república recibe una misión chilena que logra impulsar el avance profesional. El mismo Gómez acaba con los gamonales de antaño, y unifica y moderniza a las Fuerzas Armadas.

Pérez Jiménez, con todo lo que se pueda denigrar de él, profundizó la profesionalización de la oficialidad y dotó a las FAN de los más modernos equipos. Está mal que yo lo diga, pero la calidad de la instrucción impartida en pregrado y posgrados era de primera calidad. Tanto en los tiempos de la dictadura como en los años de la democracia representativa, éramos enviados a estudiar en los mejores centros de aprendizaje de Europa y América. Y no solo cursos relacionados con la profesión de las armas; fuimos a las mejores universidades norteamericanas para obtener maestrías y especialidades. Hasta doctorados en Salamanca, la Sorbona y la Ecole Polythecnique tuvimos. Hubo un momento en el cual, 2/3 de los generales de la Guardia Nacional había estudiado en el exterior con becas Gran Mariscal de Ayacucho. Ese contacto con países e instituciones más avanzados que los nuestros contribuyó a que hayan sido esas fuerzas armadas las que —reconociendo aquello de: “cendant armae togae” e imbuidas de espíritu civilista—defendieron al Estado y la nación de los intentos de acabar la democracia a partir de la década de los sesenta. Era un enemigo cruel, sin rostro, traicionero, que nos llegó de Cuba, que nos causó muchas muertes y que envenenó las mentes de muchos de nuestros jóvenes. Logramos prevalecer contra ellos sin ayuda de nadie. A los pocos núcleos que quedaban alzados en armas no les quedó más recurso que acogerse a la pacificación ofrecida por Caldera.

El país, aunque con pies cambetos, progresaba. Hasta que en una madrugada de 1992 volvimos a escuchar las palabras “golpe de Estado”, “cuartelazo”. De ahí en adelante, las FAN empezaron a menguar, a decrecer, en calidad profesional y humana, sin importar cuántos efectivos conformen hoy el pie de guerra por la agregación de una fulana milicia que no es sino el brazo armado del PUS, ni por cuántos Sukhois compren —más por las comisiones que quedan que por lo que sirven. ¿Y ahora para dónde mandan a los oficiales? Para Nicaragua, Cuba, Bielorrusia. ¿Qué puede enseñarnos un nicaragüense, de nada? ¿A cómo sale cada cadete que mandan a Bielorrusia por cuatro años? Aparte de la jerigonza, ¿aprenderán algo distinto, o mejor, que lo que hubiésemos podido enseñarles aquí? Pero había que ayudar a los colegas dictadores…

La catajarra de generales, ascendidos por docenas, y escogidos de entre los de más bajo escalafón, indica cuán bajo ha descendido la organización militar. Todo, porque Boves II necesitaba diluir el liderazgo, no fuera a salirle, un antagonista. ¿O ustedes creen que en verdad Baduel está preso por corrupción? Para poder meter a ese gentío, creó dos grados más de general y almirante. El Libertador, con todo su esplendor y gloria, no tuvo sino tres soles sobre sus hombros. Alguien como Padrino —y otros antes que él— se pavonean con cuatro. ¡Por el amor de Dios! Prostituyó tanto el mando que se da la paradoja de que aquí hay más generales que tenientes. O sea, la pirámide organizacional no es tal; cuando mucho, es un prisma de caras trapezoidales y con lo ancho para arriba. Además, el pitecántropo barinés inventó —populista hasta la cacha que era— que el ascenso es un derecho. ¡Único país del mundo en eso! En todos los demás —y aquí antes del invento— se parte de que el ascenso es un premio al mérito. Y se otorga en base a las plazas vacantes. Pero como el tipo dijo que “meritocracia” era una mala palabra…

Hay generales aun en estados tan despoblados y con unidades militares de poco nivel como Delta y Cojedes. Y uno es viceministro, ¡en el Ministerio del Trabajo! ¿Qué sabrá de sindicalismo, de contratos colectivos, de derechos de los trabajadores? De seguro que nada. Pero como en los regímenes totalitarios todos sirven para todo porque “el carné habilita”.

Ha caído muy baja la institución militar. Pero unas encuestas que vi recientemente me sirven de consuelo: después de 16 años intentando lavarle el cerebro a los uniformados, el 81% de los encuestados no percibe que “la actual FAN encaja en los valores de profesionalización que demandan la mundialización de los conflictos, el avance tecnológico (y) el manejo de tecnologías de información…”. Y el 92% no está dispuesto a “cumplir órdenes inconstitucionales y violatorias de los derechos humanos”. O sea que, debajo de la costra podrida que representan los altos mandos, todavía hay tejidos sanos que irán revigorizándose con el tiempo. ¡Ten confianza, Venezuela!

[email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Hoy, cuando el polvillo de la coca impregna las paredes de Miraflores y los uniformes de algunos generales, y hasta de un diputado como manejador de las FANB y ´´jefazo´´ del llamado Cartel de los Soles, vemos la decadencia de esa noble institución que tanto contribuyó a fortalecer la democracia en nuestro país, y que de ser vista como un marco de referencia digno de emular, se ha visto reducida a un nido de corruptelas y actos de extrema criminalidad.

    Si de venganzas se trata, no se puede negar que el señor Fidel Castro logró su objetivo. Hasta un Ministro de la Defensa lo vimos recientemente arrodillado entre las piernas del anciano líder, con la mirada embelesada e implorando un gesto de afecto por parte del dictador cubano. Algo nunca visto en la historia de nuestro país y que nos llena de vergüenza y de una pena ajena al observar cuan bajo han caído. Y es que recientemente, un príncipe saudí fue detenido con millones de píldoras de anfetamina y una gran cantidad de cocaína – delito que en Arabia Saudita se paga con la vida – y luego no se supo nada más. Aparentemente el alijo estaba destinado a los yihadistas del EI para estimularse al momento de cometer sus atrocidades. Lo cierto es que al igual que don Pablo Escobar, la COCA también servía para el financiamiento de ese nexo inseparable entre la política y la guerra, pero que en el caso colombiano, ha contribuído al desarrollo económico de ese país, cumpliendo colateralmente una función ´´positiva´´.

    En nuestro caso, ni eso. Los miles de millones de dólares producto de ese tráfico ilegal no han servido ni para importar alimentos ni amortizar la deuda ; han servido, eso sí, para destruir la moral y la disciplina de unas FAN y quitarle apresto operativo a un ejército que en un tiempo lucía monolíticamente unido y funcionalmente efectivo, amen de leal a la Constitución y las leyes. Y es que el ex presidente Chávez lo sabía y se empeño en desmontarlas hasta que lo logró, y el presidente Maduro, lo que está haciendo es culminar esa labor de demolición y acabar de enterrarlas para tratar de transformarlas en un ´´ejército popular´´ de milicianos y mercenarios que le den continuidad al ´´proceso´´. El problema es que bajo tales circunstancias, las lealtades no son eternas y menos cuando el presidente no es quien realmente maneja los hilos del poder, sino los militares.

    Ahora vamos a un proceso civil de carácter político – electoral (parlamentarias), y hay veremos si es cierto que tomará las calles con su movimiento cívico – militar y desconocerá el triunfo de los opositores. Sí lo hace, habrá dado el salto hacía la sociedad socialista (comunista), que aparentemente sería el paso que le quedaría por dar para imponer la ´´dictadura del proletariado´´, más por imperativos de supervivencia que por circunstancias favorables para ello. Pensamos que son bravuconadas que no se van a plasmar en hechos concretos, ni la cúpula militar en el poder parece estar preparada para dar ese paso. Creemos mas probable, llegado el caso, que decidan sacrificarlo en el momento oportuno para salvarse éllos mismos, máxime cuando lo que estamos viendo es la fase terminal del régimen. En todo caso, no son los civiles sino los militares quienes tienen la última palabra y que serán las elecciones presidenciales o un revocatorio del mandato, quien termine definiendo el problema. Quedaría pendiente el problema de reestructurar las FAN y ver de que manera es posible sacarlas de esa decadencia en la que parece casi imposible rescatarlas…pero eso es ya, ´´harina de otro costal´´.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar