OpiniónOpinión Nacional

Cada época tiene su pecera…

“Las universalidades no existen. La igualdad decretada no existe, pero querer serlo si. Los fenómenos igualitarios son artificios como la socialización, la globalización, el comunismo o la hegemonía comunicacional, el culto al mesías. «Locuras verdaderas»

Foucault nos conduce a una importantísima reflexión: Cuidado con la ilusión tranquilizadora de los discursos. Y nos alerta: “A través de ideas generales, ignoramos la diversidad y singularidad de cada una de ellas. Pensamos habitualmente con tópicos abstractos, y por eso los discursos siguen siendo para nosotros «inconscientes», escapan a nuestra mirada. Los niños llaman a todos los hombres papá y a todas las mujeres mamá”, siendo que también llaman padre a algunos dictadores o madre a guerras generadoras de muerte y hambrunas, fenómenos catalogados de épicos y valiosos. 

Entonces es preciso realizar un trabajo histórico que nos lleve a lo que Foucault llama arqueología o genealogía del saber, para sacar a la luz el discurso, su verdad o su mentira. Dicha arqueología es un ejercicio desmitificador.

Desmitificando el populismo  

Foucault subraya la necesidad de anticipar la última palabra, la que marca la diferencia entre un antes y un después. “Cada vez que se llega a esta differentia última del fenómeno-que es el discurso escrito-descubrimos invariablemente que el fenómeno es extraño, arbitrario, gratuito”. Es la palabra que comprime realidades. 

Ser rico es malo […]Debemos morir por la revolución […] Robar para comer es válido […] Debe llegar el día en los próximos años en que estemos en cero por ciento de miseria, de pobreza extrema (…) Yo empeño mi palabra y mi vida y comprometo a todos aquí, para que sigamos luchando con esta variable terrible, herencia del gobierno capitalista neocolonial y herencia del capitalismo salvaje […] Declaro que no permitiré que en Venezuela haya un sólo niño de la calle: si no, dejo de llamarme […] Si dolarizamos nos tumban”. 

Antes Marx hablaba de explotados, proletarios, la hegemonía del capital y la lucha de clases. Un discurso igualitario, horizontal y pobrecitista que se hizo vetusto, falaz, extraño, arbitrario, de una costosísima gratuidad.  ¿Cuánto ha pagado la humanidad en hambrunas, guerras y muerte por una ficticia igualdad? 

Al correr del tiempo “cuando hemos ido hasta el fondo de cierto fenómeno, descubrimos la singularidad de cada uno de ellos y su arbitrariedad característica”.  Entonces llegamos a la fase de constatación.

Evidenciamos que ser rico no es ni bueno ni malo, el fenómeno es usar el discurso para despojar y desquitar. Que el capitalismo no es causal de la miseria sino por el contrario, el fenómeno es destruir todo forma de emprendimiento y creación para crear miseria como instrumento de control. Que los niños de la calle no son herencia neocolonial, sino que el fenómeno es que existan para adoctrinarlos “No cabe duda de que el hombre, el sujeto del que hablan los filósofos-advierte Foucault, no es un sujeto soberano. No domina el tiempo ni lo verdadero”. Lo que sí domina el hombre es su voluntad, su derecho a vivir, de ser feliz.  Cuando el discurso de generalidades niega esa voluntad, es arbitrario y costoso.

«Aristóteles, San Agustín e incluso Bossuet no fueron capaces de elevarse hasta condenar la esclavitud…Siglos más tarde, condenarla nos parece una evidencia». Parafraseando a Marx, “la humanidad se plantea problemas en el momento en que los resuelve’. Cuando se derrumba la esclavitud y todo el dispositivo legal y mental que la sostenía, se derrumba a su vez su «verdad».

Desmitificar es desmentir discursos esotéricos como el populismo redentor y revanchista. Lustros más tardes de discurso anticapitalista y antiimperialista, lo que ha proliferado son los niños de la calle, los soviets oligarcas, la propiedad-estado-miliciano y la democracia de propaganda, de opinión prevaleciente o vituperante donde quien disiente va a la cárcel o el exilio. 

Las universalidades no existen  

¿Qué verdades se desmoronan? La caída del muro de Berlín levantó el velo del comunismo.  Atrapados en un muro de alambres de púas más luces y sirenas de la muerte, el silencio y el aislamiento, fueron despertados por el discurso escrito. Y llegó Ronald Reagan, al pie de la Puerta de Brandeburgo [Berlín/ junio 1987], lanzando al mundo su grito de libertad: «Sr. Gorbachov abra esta puerta…Si la Unión Soviética busca paz, busca prosperidad y busca liberación, venga aquí y Tear down this Wall [derriben esta pared]”.

Si algo no resiste el pasado [1989] ni el presente, es la requisa del tiempo, la vida, los sentimientos y la razón…en una pecera. O se ahoga el pez o se rompe la pecera. Hombres, mujeres y niños viviendo a oscuras, separados por décadas, embriagados de miedo, no creían que el muro caería. Que esa “verdad” de pagar el precio del exterminio, se derrumbaría.  La historia nos enseñó la singularidad del fenómeno: nadie paga el precio de un exterminio o de un ostracismo del cual es inocente. El hombre no es soberano, no domina ni su tiempo ni su verdad, pero si querer ser… 

Alerta Foucault “En cada época los contemporáneos están encerrados en discursos como en peceras falsamente transparentes […] Falsas generalidades y el discurso varían a través de los tiempos; pero en cada época pasan por verdaderos”. Es hora de salir de nuestra pecera, de una falsa transparencia. No es verdad que Venezuela es libre y menos bolivariana. 

Explicitar un discurso, es comprender la realidad. La generalidad es peligrosa, egoísta y pretenciosa. En el discurso, el capitalismo es codicioso y el socialismo, generoso. ¿La verdad? Leamos las estadísticas, las realidades de una sociedad u otra. 

Esa es la hermenéutica de Foucault.  La que comprende el sentido y la trascendencia de los actos. No es  justificar todo en el amor o en el odio, sino meterse “en la piel del otro” y comprender por qué somos amados o somos odiados. Ese día comprendemos el concepto y los fenómenos. Es la verdad ajustada a los tiempos y a los hechos. “Descubrimos entonces la verdad verdadera del pasado y la «inexistencia de los universales» ¿Qué arrojó la revolución francesa, la industrial, el liberalismo o internet? o ¿A qué nos condujo el comunismo, el nacionalismo, el positivismo estructuralista o la tiranía?  La ilustración y el progreso lo primero. Guerras, hambrunas, retroceso y muerte lo segundo. 

Las universalidades no existen. La igualdad decretada no existe, pero querer serlo si. Los fenómenos igualitarios son artificios como la socialización, la globalización, el comunismo o la hegemonía comunicacional, el culto al mesías. «Locuras verdaderas» a nuestros ojos, vanidosas, peligrosas, extrañas, arbitrarias, aparentemente gratuitas, sutiles y ficticias, que nos hacen vivir en una pecera…hasta que muere el pez o se rompen la pecera, de agua y transparente ilusión. 

@ovierablanco    


Embajador de Venezuela en Canadá

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba