OpiniónOpinión Internacional

Cómo afrontar la crisis

Llegó agosto y a nadie sorprende que el hombre más peligroso del mundo siga prófugo. Si algún día logran capturar a “El Chapo”, lo hará el cuerpo de inteligencia norteamericano; en México todavía permanecemos en estado de shock por la sorpresiva destitución del director técnico de la Selección Nacional de fútbol por cruzarle un bolado al cuello al narrador Christian Martinoli.

La verdad sea dicha, me subo al barco de los inconformes. Nunca antes los mexicanos tuvimos a un entrenador que nos representara tan fielmente: enano, con sobrepeso, lépero y en extremo violento. Miguel “El Piojo” Herrera no es culpable de nada más que de comportarse como Miguel “El Piojo” Herrera. En todo caso la culpa es de los
federativos, en primera instancia por nombrarlo entrenador, y en segunda por hacer oídos sordos al agredido, quien en incontable número de ocasiones advirtió tanto en medios impresos como en entrevistas para la radio y televisión, que el día que se encontrara de frente con “El Piojo” sería víctima de insultos y golpes.

Entonces SUCEDIÓ lo que todos sabíamos que sucedería. Pero el hubiera no existe. El Presidente de la Federación Mexicana de Fútbol (obligado por la presión de medios de comunicación y aficionados disfrazados de suizos) muy a su pesar anunció la destitución del hombre que acababa de darle un campeonato con nulo valor deportivo pero valuado en millones de dólares, cuando la solución era en extremo sencilla: lo único que tenía que hacer, antes que los perros
comenzaran a ladrar, era convocar a una rueda de prensa para informar que un acto vandálico de esta índole era imperdonable, sin embargo, había que reconocer que éste fue un evento atípico, impredecible, con un alto grado de factor sorpresa, ya que las medidas de seguridad en las concentraciones de la selección mexicana incluían video vigilancia y monitoreo permanente conformado por más de 750 cámaras, puntos de revisión y módulos de aislamiento para directores técnicos de alta peligrosidad. Además de estas medidas, especialmente a “El Piojo” se le había colocado un brazalete preventivo para su localización en las concentraciones, y, dentro de su habitación se había instalado un
sistema de vigilancia de circuito cerrado que siempre estuvo funcionando y monitoreando en 3 turnos durante las 24 horas del día. Por razones de derechos humanos y de respeto a la intimidad, todos estos sofisticados sistemas de seguridad dejaban de operar al momento que “El Piojo” ponía un pie fuera de su habitación. Por ello, de ahora en adelante, redoblarían esfuerzos para contener la cólera del técnico al momento que sea cuestionado por envidiosos periodistas parlanchines, porque los momentos de crisis son para afrontarlos, no para renunciar, sólo los cobardes huyen levantando las manos como nenitas en vez de plantarles cara y responder con puñetazos a la mandíbula, o sea, como todo macho mexicano que se dé a respetar.

—————–

Autor de la novela Mala Racha. Articulista y periodista en medios nacionales e internacionales. Director de Pildorita Estudio.

Contacto: [email protected]
Twitter: @rodrosolis_

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba