OpiniónOpinión Nacional

Cuando se pone una trampa

A la concentración convocada por la MUN frente a la Base Miranda, a la altura del Distribuidor de Altamira, para manifestar en contra de la represión militar hubo personsa que normalmente va a todas las marchas pero no estaban dispuestas a asistir por temor a ser víctimas de disparos provenientes de la base.

Sin embargo cuando vieron que acudía mucha gente y no había represión, decidieron incorporarse. Se concentró una inmensa multitud que pacíficamente oía los pedimentos a las fuerzas armadas de cumplir con la Constitución y resguardar la democracia. Todo ocurría pacíficamente extrañando que no se lanzaran bombas lacrimógenas ni se disparaba a quemarropa como fue en el caso que le causó la muerte al joven Vallenilla. Todo estaba en calma y los millares de manifestantes no ejercían ni siquiera mínimos actos de violencia. Pero había una trampa por parte de los cuerpos de represión con fuerte presencia dentro de la base. Se estaba ante un gambito, la jugada de ajedrez que viene de la expresión italiana “dare il gambetto” que quiere decir poner una trampa, dar una zancadilla. Cuando todos estaban sorprendidos ante la falta de represión, los dirigentes de la MUD observaron que había un grupo de los llamados guerreros que querían entrar a la base a través de un boquete y derrumbar vallas. Por los parlantes, esos dirigentes, entre ellos la diputada Delsa Solórzano les pedía vehemente a los supuestos guerreros que se abstuvieran de entrar a la base y de realizar actos de violencia, cosas estas que en un principio pudieron evitarse. En un momento, si no me equivoco, Julio Borges advirtió que cualquier supuesto guerrero que entrara o tratara de entrar a la base era infiltrado. Desgraciadamente, si hubo supuestos “guerreros” que entraron y fueron salvajemente reprimidos al igual que los millares de pacíficos manifestantes alrededor del distribuidor de Altamira y en la autopista. Maduro, Reverol y sus acólitos lograron lo que habían planificado: provocar violencia para alegar que había un intento de toma de la base y las fuerzas de represión tenían que impedirlo a toda costa.

Uno puede imaginarse a los cubanos del G 2 instruyendo a esbirros suyos para que, haciéndose pasar por guerreros defensores de los manifestantes contra la violencia de la GN y de la PNB, se infiltren en las marchas y concentraciones y ataquen a esas fuerzas para justificar la represión desmedida e ilegal. Uno puede imaginarse lo que dirá el gobierno a través de VTV y de periódicos que publican lo que el gobierno les pide, como es el caso de Últimas Noticias. Menos mal que en las redes sociales y en televisoras que transmiten por canales de cable se pueden oír los pedimentos de diputados en el sentido de que los jóvenes se abstengan de entrar en la Base y de actuar violentamente contra la misma. Para usar términos ajedrecistas, el gambito tiene su contragambito.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba