OpiniónOpinión Internacional

De aquí para allá

La tendencia emigratoria de los venezolanos nacida a partir de 1998, ha favorecido a Colombia, como es sabido, por la proliferación de experticia entre quienes han optado por el hermano y vecino país. Parafraseando a un amigo: los venezolanos emigran con uno o más diplomas bajo el brazo. Si bien ello no es cien por ciento cierto, se aproxima bastante a ese aspecto de nuestra deplorable realidad.

Adicionalmente, al menos hasta hace poco, los muchos colombianos en Venezuela (como también personas de otras nacionalidades residenciadas en nuestro territorio), gozaron del privilegio de tener cupos para remesas en divisas a tasa preferencial por un monto anual superior al permitido a los venezolanos para sus viajes y consumos vía Internet. El total de ingresos a Colombia por tal concepto es desconocido pero ha de ser cuantioso.

Desde que Juan Manuel Santos asumió la presidencia su «entendimiento» con el régimen venezolano, connivencia vapuleada hace pocas semanas por Nicolás Maduro, lo llevó a dar la espalda a los Derechos Humanos y la democracia de los venezolanos. La graciosa entrega de jóvenes venezolanos que hoy sufren la tortura de habitar la llamada «tumba» del Sebin, es una muestra de ello.

El ocultamiento de evidencias incriminatorias para el régimen venezolano halladas en las computadoras del jefe militar de las Farc, Víctor Julio Suárez Rojas, alias Mono Jojoy, en septiembre de 2010, es también parte de esa actitud. Y la determinación «santista» de alcanzar un acuerdo con las Farc a cualquier precio, aunque sea basado en desequilibradas y riesgosas concesiones parece haber causado el silencio sobre el contenido general encontrado, luego de la divulgación inicial de unos pocos emilios, la estimación publicada de que allí hay unas 11 veces más información que en las de Raúl Reyes y el anuncio de su análisis por el laboratorio de informática de la Dijin de la Policía Nacional de Colombia.

Ahora bien, ¿está preparado Santos para la repercusión de lo que pueda venir en Venezuela? Nuestra situación es tan injustificada que, salvo constatarla en vivo y en directo, para cualquiera es inconcebible que un país que ha tenido los monumentales ingresos del nuestro en los años recientes esté al borde de una crisis humanitaria. Es así que el ex presidente Pastrana tuvo que palparla durante su reciente visita a Caracas (la cual ha motivado nuestra gratitud), para poder asumirla. Tan aberrante posibilidad de una crisis humanitaria fue resaltada por el ex presidente Pastrana a su regreso a Bogotá.

En los escenarios sobre el futuro próximo es previsible un flujo aumentado de «caimanes en boca de caño» hacia Venezuela desde Colombia, pero también una estampida en ruta inversa tanto de nacionales que regresen como de venezolanos, ahora más sin diploma que con él.

Apartando el derrumbe de ingresos procedentes de Venezuela ¿qué haría Santos, de ocurrir ello, con la presencia y las necesidades de multitud de habitantes adicionales, abruptamente llegados?

@roytayo

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar