OpiniónOpinión Internacional

El agradecimiento

La terrible  arrogancia del marido de la enfermera contagiada de ébola. Dio una rueda de prensa denunciando errores y negligencias. Dijo que no aceptaba las disculpas del consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Y el caso es que su mujer está viva, y que está viva gracias a unos médicos y a unos políticos que han sabido gestionar la siniestra situación con extraordinario aplomo, valentía y eficacia.
Tras unas primeras torpezas, fruto de la inexperiencia, porque el ébola no es afortunadamente común en España, la reacción fue sólida, y brillante, equiparable a la de las primeras potencias mundiales que disponen por supuesto de muchos más recursos para enfrentarse a las emergencias.
Hay que decir que no se lo pusieron fácil los miles de histéricos que se han dedicado a insultarles durante todo este tiempo. No se lo puso fácil el mismísimo marido de la enferma, que con sus constantes diatribas para nada contribuyó a la tranquilidad que tanto se precisa para tratar asuntos tan delicados. Tan delicados como la vida de su esposa. Hasta tal extremo es profunda la inconsciencia de los que siempre se quejan. El silencio tendría que ser la canción de la tropa subvencionada. Y el agradecimiento, su higiene.
El drama del perro sacrificado no sé cuánto tiempo va a durar. Que hayamos convertido en drama a un animal sacrificado, como tantos animales se sacrifican en caso de duda -ya no digamos cuando existe la certidumbre- demuestra que no valoramos lo que tenemos. Somos náufragos de la abundancia. Tenemos el agravio suelto y el carácter atrofiado. El consejero de Sanidad acertó al reflexionar que era absurdo pedir dimisiones por el error de una enfermera quitándose un traje, y que no todos tenemos la misma capacidad de aprendizaje.
Teresa y su familia tendrían que estar agradecidos a los médicos que les han curado, al consejero de la Comunidad, a la ministra Mato y a los demás cargos políticos que dirigen la sanidad estatal y que todo lo dieron para salvarles la vida; y también a los que con mucho esfuerzo pagamos no sólo la sanidad pública sino nuestros seguros privados para que ellos puedan gozar en exclusiva de lo público.
Se empieza necesitando un máster para cambiarse de traje -el consejero Rodríguez lo dijo- y se acaba insultando a quien te ha salvado la vida.
Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba