OpiniónOpinión Nacional

El objetivo de la “constituyente”

En general, el objetivo de una constituyente –buena, regular o maula—es la discusión, redacción, aprobación y sanción de una nueva constitución. Pero hasta ahora el objetivo de la «constituyente» que se ha instalado en Venezuela, no parece ser la elaboración de un proyecto de constitución que sustituya rápidamente a la Constitución de 1999, formalmente vigente.

En todo caso, al menos una parte de ese proyecto ya existe, en la reforma constitucional de 2007 que no fue aprobada en referendo, pero que después fue «legalizada» casi toda por las malas y las peores. Más bien el objetivo de la «constituyente» parece ser el oficializar aún más el despotismo y la arbitrariedad, es decir el ejercicio absoluto del poder, sin admitir contrapesos ni limitaciones efectivas.

Lo que explicaría que esta instancia no tenga lapso de funcionamiento, como la de 1999, que fue fijado en seis meses. Esta no. Unos señalan que puede durar dos años, otros que cinco, y no faltan los que manifiestan que podría tener una duración indefinida. De lo que se trata, obviamente, es de imponer la voluntad de continuismo del poder, por sobre la voluntad de cambio de la nación.

En pocas palabras, lo de la “constituyente” es una excusa para que la hegemonía siga haciendo lo que le dé la gana, y en especial una excusa para terminar de aplastar cualquier residuo de autonomía política, no sólo en las estructuras del estado, sino a lo largo y ancho del país. En ese sentido, tuvo razón la oposición política de declarar el desconocimiento de esa “constituyente”, y de invocar los artículos 350 y 333 de la Constitución a tal efecto.

Pero ello quedó, en la práctica, contradicho cuando muchos de esos factores políticos se apresuraron a proclamar que participarían en unos eventuales comicios regionales, a cargo de esa misma “constituyente” que acababan de desconocer. En realidad, todo eso colabora en darle un reconocimiento práctico a una “constituyente” que no lo merece, ni debe tenerlo.

Tal desfase va en la dirección opuesta del cambio efectivo que el país necesita para salir del foso. No hace falta una constitución distinta, ni mucho menos una constituyente. Esta última, lo que hace es ahondar el abismo por donde va cayendo Venezuela. Todo lo que ayude a darle continuidad a la hegemonía es negativo para la nación. Y el objetivo de la “constituyente” es la continuidad de la hegemonía.

[email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba