OpiniónOpinión Nacional

El revocatorio, la toma de Caracas y Villa Rosa

Como un coletazo de la mayor marcha que recuerde la historia del continente, y transcurridas algunas horas, los indignados habitantes de Villa Rosa, en la isla de Margarita, han dado rienda suelta a su desesperada indignación por los sufrimientos que soportan bajo las infamantes carencias a las que nos somete el régimen, soltando la ira que sienten por Nicolás Maduro, el máximo responsable, caceroleando y gritándole a voz en cuello frente a frente y en su propia cara su encarnizado rechazo. Sólo la contención autoimpuesta evitó que la poblada tomara la justicia en propias manos y el incidente pasara a mayores. Sucedió este viernes 2 de septiembre al atardecer, una vez finalizada una visita propagandística emprendida por el vapuleado presidente de la república. Ha sido ésta la primera vez que Maduro se enfrente en vivo y en directo al virulento, explosivo, masivo e indignado rechazo popular. Que de generalizarse en todo el país ante el taponamiento de la salida política por excelencia – el Referéndum Revocatorio – podría poner al país a arder por sus cuatro costados. Con consecuencias inimaginables. Y de las que, sin duda ninguna, el mismo Maduro, su corte de paniaguados y los narco jerarcas militares del régimen serían sus principales víctimas.

Los hechos desmienten de manera contundente las pérfidas e infames declaraciones del ministro del interior, general (GN) Reverol, acusado por la DEA y los organismos de justicia de los Estados Unidos por casos de narcotráfico,  destacadas como titular de portada por el pasquín oficioso del régimen, Últimas Noticias: “Neutralizamos todos los planes violentos”. Haciendo acopio de los montajes del estalinismo, del nazismo y del castrismo a cuyos fines sirven sus pasquines, Reverol se atribuye de la mano del director de Últimas Noticias el ejemplar y envidiable comportamiento pacífico del más de un millón y medio de manifestantes de la Toma de Caracas, exhibiendo un arsenal ridículo para tamaño ejército de combatientes.

¿Puede imaginarse Reverol el potencial destructivo de un millón seiscientos mil efectivos caraqueños, movidos por la existencial necesidad de sobrevivencia y la ira que consume a millones y millones de venezolanos, encendidos por la más justa de las causas: el derecho a vivir,  contra una dictadura, la más hambreadora de la historia de América Latina, como recordaba recientemente una Proclama de Voluntad Popular? ¿Se imaginan Maduro, Cabello, El Aissami y Reverol, se lo imagina Vladimir Padrino, se lo imagina el Estado Mayor del ejército venezolano, el gigantesco y enfurecido ejército de indignados que enfrentarían si la vocación pacífica del liderazgo opositor y su capacidad de infundir disciplina y respeto en sus multitudinarios seguidores no se hubieran impuesto este 1 de septiembre? ¿Y no se impusieran a futuro?

¿Cuál es la distancia que separa las manifestaciones de rechazo a Nicolás Maduro por parte de los habitantes de Villa Rosa de acciones reprobables que mancharían para siempre el historial de civilidad y decencia de la oposición venezolana? ¿Cuál es el tiempo que resta para que se transite desde  la iracundia verbal al golpe mortífero?

Muammar Gadaffi era un tirano infinitamente más poderoso que Nicolás Maduro. Como también lo era Sadam Hussein. Como lo era Milosevic y como lo fue Ceaucescu. Nicolás Maduro y sus esbirros del CNE juegan con fuego. Confían en el aguante y la paciencia de un pueblo que, a juzgar por la Toma de Caracas y Villa Rosa, está llegando a su fin. Todavía es tiempo de evitar la tragedia. No hacerlo podría costarnos muy caro.

@SangarCcs

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba