OpiniónOpinión Nacional

El SOJUISBO, el socialcomunismo, elecciones el 21-11-21 y Guiness

La falta de respeto, el atropello a la dignidad humana y a la inteligencia forman fila entre los deleznables procederes de las tiranías. La novísima del Socialcomunismo del Siglo XXI no podía escapar a su sino y ser la excepción. Ya había arremetido contra los museos y ateneos en Caracas y en todo el país; embestido contra el Sistema Nacional de Bibliotecas; violado la Ley de Universidades y mancillado su recinto. Le faltaba intentar un la natural, pero no le sonó la flauta.

En la proximidad de unas elecciones en las cuales, según prestigiosas encuestadoras morderán el polvo de la derrota, decidieron incorporar a su estercolero, con la perversa intención de ahogarlo, al Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles; pero el fino oído de la muchachada, educado para escuchar dulces melodías entrelazadas en el pentagrama no podía responder al llamado de una flauta desafinada. Porque esos muchachos saben por dónde van los tiros y cuando terminó el concierto y les dieron de comer pan duro con mortadela, levantaron sus instrumentos y vocearon con atronadora voz: ¡NO QUEREMOS PAN!

Algunas voces destempladas y opinadores de twiter, con la mayor injusticia propia del fanatismo y la incultura, en vez de arremeter contra la dictadura socialcomunista, han cuestionado al Sistema por haberse prestado a ser jabón para lavar la cara al régimen, llegando a la descalificación moral de los directivos del Sistema y de los músicos. Las personas que así se han expresado, son tan pobre gente como el atajo de burdéganos que mantiene secuestrado el poder y encarcelada la democracias.

En esta oportunidad ocurre lo mismo que cuando el Profesor José Antonio Abreu y Gustavo Dudamel fueron invitados o conminados a visitar Miraflores. Muchos quisieron coletear sus casas con los nombres y prestigios de esos venezolanos, sin detenerse a pensar en ¿qué hubiera hecho el difunto bellaco y Comandante en Jefe Hugo Chávez si los “invitados” no hubieses acudido? Se los diré, sin temor a equívocos, los hubiera despedido y entregado el Sistema al primer brecheche tenido a mano. Porque el inflado ego de los tiranos no perdona desaires y los castiga con severidad.

Ahora bien, quiero creer que la capacidad de aguante del venezolano se ha copado, muy a pesar de los estímulos que el rampante populismo del Socialcomunismo del Siglo XXI empacada en la perversidad de dádivas puntuales de alimentos, artefactos y el dinero corruptor en las llamadas “chambas juveniles”. Porque las bolsas del CLAP no son suficientes para alimentar una persona por más de uno o dos días, mucho menos a familias pródigas en la procreación de hijos, con cinco y hasta más a quienes alimentar. De allí que saquen a relucir todas sus mañas como anzuelos a ver si revolviendo el río logran pescar algún corroncho.

Son muchos los opinadores que aseguran que no es posible despojar del poder a las dictaduras por la vía del voto y están equivocados de medio a medio. Consumiría más del espacio prudente de un artículo presentarles la lista de los que por ese medio han sido derrumbados. Sólo que para subir la empinada cuesta poblada de trampas y figuras de cuestionable moral que afanan en manadero monetario gubernamental, es menester hacer acopio de lo mejor de nuestra historia y el ejemplo de los antepasados. De allí que no sea peregrino invitar a tocar cada puerta y con ello en cada conciencia venezolana  la sensible democrática que todos tenemos, sin darnos cuenta de ello porque no hace bulto y no pesa.

En honor y desagravio a esos chicos que la tiranía pretendió usar y que resistieron la tentación de revolcarse en el estercolero del Socialismo del Siglo XXI, reclamemos cohesión y más cohesión a los líderes democráticos y salgamos, el 21-11-21, a votar por la MUD con la tarjeta de la manito.

Hagamos respetar la dignidad de nuestros jóvenes músicos.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba