OpiniónOpinión Nacional

El Teodoro Petkoff que me consta

Lo que yo escriba sobre Teodoro no va a aumentar la cantidad de sus verdaderos o presuntos amigos, de entrada aclaro que no formo parte de ninguno de esos dos grupos, no tuve ese privilegio. Tampoco va a cambiar la posición de sus partidarios o de sus enemigos, pues en la mayoría de los casos se ubican a favor o en contra de Petkoff basados en rígidos fanatismos, impermeables a las razones o informaciones que les puedan demostrar que están parcial o totalmente errados en sus enfoques. Pero redacto este artículo sobre el Catire porque, como articulista de Opinión (desde finales de 1971) ya he organizado mis ideas describiendo y analizando eventos históricos, situaciones puntuales, personajes destacados del quehacer planetario, y el musiú criado en El Batey zuliano, sin dudas fue un protagonista importante de muchos sucesos y procesos que forman parte de lo esencial de Venezuela y el mundo, por lo que conforma un tema sobre el cual puedo elaborar un escrito. Pero además, porque tengo la facultad de enfocar desde ángulos que otros no buscan y, en el caso particular de TPM porque en calidad de breve interlocutor recibí de él una información que derrumba parte del andamio de calumnias que levantaron a su alrededor quienes, sabiéndose incapaces de enfrentarlo en un civilizado debate, con sólidos argumentos y verdades, optaron por atribuirle malas acciones, de las que no fue responsable. Así, quienes no lo conocieron o saben poco acerca del polémico personaje, tienen más elementos para elaborar una objetiva opinión. No escribo un obituario ni un epitafio ni un texto promocional, resumo lo esencial que sé de Teodoro, dando mi opinión sobre cada actuación. Citando al prócer Artigas, “Con la verdad ni ofendo ni temo”.

Hijo de dos inmigrantes judíos, la médico polaca Ida Maleç (graduada en Brno, Checoeslovaquia, junio 1926. Revalidó en Venezuela) y el ingeniero químico búlgaro Petko Petkoff. Ambos laboraron en el Central azucarero Venezuela, El Batey, Municipio Bobures, sur del Lago de Maracaibo. Tuvo dos hermanos, los gemelos  Luben y Mirko (nacen el 11 05 33, Mirko murió en 1956, Luben en 1999). En 1940 Petko y Teo se van a Caracas, luego toda la familia se muda a Caracas, los tres niños estudiaron en la Escuela Experimental República de Venezuela. Raina Petkoff, su abuela paterna, y Petko, fueron militantes del PC búlgaro. Indudablemente que la ideología comunista por vía paterna influyó en sus hijos, el gusto materno por la lectura y los idiomas se refleja en el primogénito. Con 17 años se afilia al PC venezolano, y hace oposición desde la clandestinidad, como AD,  URD y COPEI, a la anterior dictadura militar, la de la logia encabezada por Marcos Pérez Jiménez (nov 1949 ene 1958).

El año 58 fue de difícil transición, el perezjimenismo intentó retomar el poder por la vía golpista, los partidos se van adaptando a la legalidad y gradualmente aceitan sus maquinarias para la campaña electoral. AD, COPEI y URD firman un Pacto (en la quinta “Punto Fijo” residencia de Caldera en Caracas) para gobernar juntos, colaborando con quien ganara la presidencia. Fue electo Rómulo Betancourt, de AD. La guerra fría a escala planetaria, entre Democracia y Comunismo, EEUU y la URSS representaban al primer y segundo mundo respectivamente, eran antagonistas, y opciones de los países más atrasados, que eran el tercer mundo, por cuyo apoyo competían el 1º y el 2º. Por esa razón geopolítica el PCV quedó fuera del pacto de gobernabilidad en Venezuela. El experimento colectivista totalitario ya llevaba 40 años de aplicación, con pésimos resultados en materia de libertades y prosperidad, en los países de la Unión Soviética y sus satélites en Europa oriental y China. En 1956 el pueblo maguiar se rebeló contra el yugo de Moscú, la “pachamama socialista” invadió Hungría y la sometió con la “amplitud y hermandad internacional proletaria” que emana de los tanques de guerra.

1959 comienza con la salida del dictador de Cuba, el sargento Fulgencio Batista. Fidel Castro y sus barbudos de inmediato llenan ese vacío. Durante el 58, con la efervescencia de la inmadura  democracia, fresco el derrumbe del despotismo militar perezjimenista, los venezolanos se identificaron con quienes combatían la dictadura militar de Batista, colectaron dinero para el ejército rebelde, que era enviado a la Sierra Maestra, junto con armas remitidas por la Junta de Gobierno, dirigida por el Contraalmirante Wolfgang Larrazábal (renunció para ser candidato presidencial por URD). El 23 de enero del 59 Fidel, con una numerosa comitiva -armada- vino a Caracas, no obtuvo la respuesta que esperaba a su propuesta de cambiar petróleo por azúcar, en condiciones ventajosas para Cuba, fue el inicio de la patética actividad parasitaria que lo caracterizó siempre. Betancourt, que no había aún tomado posesión, no lo complació (de allí surge su eterno rencor hacia Venezuela, contra la cual orientó su esquema de expansión guerrillera). Por supuesto que el PCV y muchos jóvenes de otros partidos se entusiasmaron con la idea de “tomar el poder por la vía violenta” y esa tendencia fue aumentando hasta producir divisiones. En AD generó al MIR, Movimiento de Izquierda Revolucionaria, nace el 8 de abril de 1960, en URD las crecientes simpatías por las arbitrariedades fidelistas, llevaron a ese partido a abandonar el pacto puntofijista, el Canciller Arcaya no apoyó la solicitud de expulsar a Cuba de la OEA 31 01 1962, por su peligrosa alianza con la URSS y sus graves y violentas intromisiones para derrocar gobiernos democráticos en Latinoamérica. URD sale, de allí en adelante a la coalición del gobierno se la llamó “Guanábana”, verde por fuera, blanca por dentro. URD se fue difuminando hasta desaparecer por completo.

El virus ideológico de la opción inmediatista no sólo fue contagiando desde adentro a los inconformes que aplaudían las radicales  ejecutorias de la revolución cubana, caprichosas expropiaciones y excesivos fusilamientos incluidos, sino que -en paralelo- el castrismo actuaba para incentivar la reacción guerrillera, en oposición a la lenta y metódica dinámica democrática, que debe respetar el marco legal, los derechos de propiedad, y mantenerse en el cauce civilizado, “Piano piano va lontano”. Los encandilados por la épica de Fidel (el constante alarido antiimperialista, los logros express en educación, sanidad, reforma agraria, la realidad demostraría que todo aquello era más propaganda que hechos), manifestaron su inconformidad casi desde que Betancourt inició su período. El MIR surge cuando apenas lleva 14 meses en la presidencia, y cuando Betancourt tiene tres años gobernando, el 15 de marzo de 1962, Douglas Bravo funda el  primer frente guerrillero (un fundador, Domingo Urbina, terminó como delator y esbirro). Douglas permaneció ajeno a la praxis delictiva, ahora lidera el Tercer Camino. Aunque infiltró a Chávez en las FFAA, no apoya al sucialismodelsiglo21.

Teodoro se convirtió en personaje famoso desde los años 60, época de injustificadas guerrillas, no por haber sido guerrillero (varios cientos lo fueron y, salvo por Douglas Bravo el Jefe persistente, Argimiro la bonhomía truncada por tiro accidental y Paul del Río, el beneficiario de montajes propagandísticos, la mayoría permanece en el absoluto anonimato, cuando no forma parte del vergonzoso grupo de los que saltaron esa talanquera y se transformaron en sapos y verdugos). Las dos fugas que protagonizó, estando preso en el Cuartel San Carlos en La Pastora, Caracas, le dieron su primera y longeva fama; Se tomó medio litro de sangre y al vomitarla logró que lo trasladaran al piso 7 del Hospital Militar, el piso más custodiado, y mediante una cuerda -que no llegaba a la planta baja- escapó por la ventana del baño, medianoche del 30 de agosto de 1963, un vehículo lo esperaba en el estacionamiento. La segunda fuga ocurrió el 7 de febrero de 1967, por un túnel construido desde una bodega cercana, fachada del árabe Simón (quien terminó sus días en Moscú). Pompeyo Márquez, Guillermo García Ponce y Teodoro se escaparon (y su compañero de celda, Simón Sáez Mérida, permaneció toda esa noche mostrando su rostro, para dar apariencia de normalidad ante los guardias. Nobleza, gallardía y generosidad).

Aquel personaje se habría diluido con el tiempo, desplazado por hazañas ajenas, pero ocupa sitial de honor en 1969 al denunciar, con su libro “Checoeslovaquia, el socialismo como problema” los crímenes e incongruencias del comunismo tradicional, cuyo principal gestor es la URSS, desde donde Breshnev lo señala como traidor al mamotreto leninista-marxista-colectivista. La fama retorna, pero esta vez no es a raíz de dos escandalosas fugas, sino de un enfrentamiento ideológico, derivado de la torpe invasión soviética a Checoeslovaquia -en agosto del 68-, reprimiendo e irrespetando la voluntad de la mayoría, en obvia contradicción con la teoría comunista y toda su hipócrita narrativa. Esta nueva fama de Teodoro tiene más fibra y trascendencia, provoca una importante escisión en la izquierda mundial al establecer que no puede haber Socialismo sin Democracia, en las antípodas de cuanto había sucedido en la praxis desde que Lenin y Trotsky desplazaron al Zarismo para imponer su “dictadura del proletariado”, en 1917. Luego la degeneración y el horror aumentarían, con Stalin, Mao, los Kim, Ceaucescu, Hönecker, Fidel Castro, Pol Pot, y la reciente franquicia en la Venezuela castrochavista, marioneteada desde Cuba. En sintonía con su abandono de la lucha armada y el divorcio respecto del esquema totalitario que regía en todos los países sumisos al imperio de la URSS, Petkoff -de 39 años- y varios compañeros que compartían esas posiciones, fundan en 1971 el Movimiento al Socialismo -MAS- (único partido por el cual tuve simpatías, hasta que comenzó a degenerar prematuramente), para no quedarse en la pura teoría, y demostrar en la práctica que “Sí podemos” producir cambios sociales positivos e importantes en libertad y prosperidad. Dos personajes de fama mundial colaboraron con el prometedor MAS; El Gabo donó el dinero del premio Rómulo Gallegos, financió el diario “Punto” (del cual fui suscriptor), y Mikis Teodorakis (a quien disfruté dirigiendo un Concierto, en Caracas. Observen el “tocayismo” entre Petkoff y Mikis), compuso el Himno del joven partido de los masistas.

Teodoro Petkoff dejó de ser una persona común y corriente a sus 31 años, al efectuar su primera fuga, la fama se duplica con su segunda fuga a los 35 años, pero fueron dos simples eventos que lo proyectan en las páginas de sucesos, sin importancia en la dimensión del pensamiento global. Con 37 años produce un cisma en el fosilizado comunismo mundial, con su formal denuncia contra el totalitarismo liberticida y necrosador.

Con el MAS gradualmente se integra en la rutina política, sin éxito electoral: Se lamentaba Cabrujas del 5% máximo de votos que alcanzaba “el MAS de sus tormentos”. Ya fuera con José Vicente Rangel como candidato (mucho antes de mostrar su miserable condición), o él mismo de abanderado (sinceridad y parquedad reducían su insuficiente carisma para estas lides), el MAS fue perdiendo vigor. Como AD y COPEI, le dio la espalda al debate interno y la actualización, optando por el clientelismo y la componenda con cualquier grupo que ofreciera maneras de enchufarse en el poder, todo lo cual desembocó en el apoyo al aventurerismo populista del popular y bipolar golpista, en 1998. Teodoro, Pompeyo, y otros de los dirigentes fundadores no respaldaron esa decisión de la mayoría, alejándose del MAS, advirtiendo que “los esperarían en la bajadita”, trayecto en pendiente que comenzó apenas Chávez tomó posesión, plagiando a su estilo -chabacano y prepotente- el fracasado modelo castrista, aunque los altos ingresos permitirían sobrellevar la creciente megalomanía y la gradual destrucción del país, hasta que todas sus arbitrariedades acumuladas produjeron las inevitables consecuencias: Este desastre que eclosionó a la muerte de Chávez (29 de diciembre del 2012, CIMEQ, La Habana).

La tercera etapa refulgente de Teodoro ocurre a raíz de su incorporación a la dimensión mediática;   Como Director del diario El Mundo, le da un giro refrescante, su constante y aguda crítica al caudillismo reinante multiplica el número de sus lectores, al extremo de obligar al ceresoliano en Miraflores a presionar a los dueños de la Cadena Capriles para expulsarlo de la cabina de mando de El Mundo a fines de 1999 (tenían 19.000 millones de razones -pago sucesorial pendiente- para complacer al irascible huno de Sabaneta). Para garantizar que ese diario nunca más publicara una simple crítica, o la cuestionable realidad, sacaron a Teodoro. Y en Últimas Noticias, el periódico de más venta en el país  por su amarillismo y chabacanería, enchufaron a un mercenario sin ética y con enfermiza sumisión, egresado del obsoleto kínder del estalinismo más rancio, Eleazar Díaz Rangel, lo que añadió al diario condición palangrista, aduladora y falaz. La respuesta fue genial y demoledora: Aparece Tal Cual, año 2000, sin trapos sucios ni ambigüedades, con un equipo 5 estrellas, muchos colaborando ad honorem, para conformar una poderosa trinchera de Opinión que desnudaba las atrocidades y la corrupción del sucialismodelsiglo21, y las nuevas formas de delinquir que agregaron al formato ya tradicional. Algunos análisis domingueros por TV. Desde la primera edición hubo tensión, Teodoro y sus compañeros no claudicaban en sus cuestionamientos y denuncias, al cada vez más autoritario régimen, que tuvo que usar los tribunales nada autónomos, para castigar las osadías que revelaban las mentiras de la “hegemonía comunicacional” del castrochavismo. El poder judicial como garrote o mazo de los energúmenos, cobardes y agavillados. El Nuremberg nazi.

Descalificaciones y amenazas por cadena de radio y TV, gradual reducción en la asignación de las bobinas de papel para imprimir, demandas por excesivas sumas con sentencias pre-elaboradas, incluyen presentación semanal o quincenal ante el tribunal y prohibición de salida del país (no pudo recibir personalmente en 2015, el Premio Ortega y Gasset, a su Trayectoria Profesional, en Madrid).  Son los mecanismos para domesticar o acallar medios inconvenientes u obligarlos a cerrar, cuando no emite descaradamente CONATEL la orden de cierre, o el diario se ve obligado a reducir su frecuencia y ser semanario, con menos páginas. Al caso de Teodoro la abominable persecución del bandidaje “pacífico pero armado” le agregó una medida calcada de la maquinaria represiva estalinista en su apogeo; Dado que no cambiaba ni un ápice su posición de rechazo total al “pasticho corrupto-represivo-regresivo-delsiglo21”, lo declaran mentalmente incapaz, le nombran un tutor, sobreseyendo el juicio, en septiembre del 2017. Otra prueba de que toda versión roja oficial muestra lo opuesto a la verdad.

Los amigos, los compañeros, los admiradores de Teodoro, tienen distintas vivencias pero coinciden en un balance positivo sobre el polaco-búlgaro-zuliano. Sus enemigos y detractores lo descalifican, basados en 3 acusaciones fundamentales; 1º. Que fue guerrillero, y algunos lo culpan por el Asalto al tren en la Estación de El Encanto, 2º. Que perjudicó a los trabajadores al eliminar las prestaciones,  3º. Que fue un traidor al movimiento de redención social liderado en la URSS, a escala mundial y del siglo 20, o traidor al proceso revolucionario liderado por Chávez, con énfasis en Latinoamérica y “el siglo 21”.

Analicemos cada punto; La opción guerrillera en Venezuela no tuvo justificación socio-política, surge influenciada y patrocinada por el espejismo “revolucionario” fidelista, que al caer la anterior dictadura militar -enero del 58- ganó crecientes simpatías desde que funcionaba en la Sierra Maestra, identificándose con el carismático barbudo de fusil al hombro (armado incluso durante su visita a Caracas), los más jóvenes, cuya impetuosidad e inmadurez les impedían valorar el potencial de la Democracia, con ritmos y métodos más lentos pero también más genuinos, bien sustentados y duraderos.  En lugar de sumarse al esfuerzo por solucionar, produjeron un problema extra. Sobre todo durante el quinquenio de Betancourt, con Leoni se consolida la derrota, con Caldera la “pacificación”. Lo paradójico es que del bando que descalifica y difama a Teodoro, provienen soflamas antiguerrilleras y también adulteraciones falaces -algunas rayanas en la cursilería– que sostienen que ni siquiera fue un auténtico guerrillero, que era exclusivamente un diletante de cafetín. Entrevistado por  Alfredo Peña en  Venevisión, el entonces empleado de Cisneros insistía en que Teodoro, candidato presidencial, debería públicamente pedir perdón por su pasado guerrillero, Teodoro alegaba que él estaba en campaña y  quería dar a conocer sus propuestas, pero harto de la terca insistencia de Peña, le señaló que él fue también parte del movimiento guerrillero, a lo que el desconcertado entrevistador dijo “pero yo era un niño entonces”, y Teo le acotó: ¿un niño? ¡Tú eras el Director de Tribuna Popular !.

El 21 de julio del 2005 Teodoro presentó su libro “Las dos izquierdas” en el auditorio del Colegio de abogados de Barquisimeto, luego lo entrevistaron en SOMOS TV. El 22, después de otra entrevista en Telecentro, manifestó su deseo de visitar a la viuda e hijos de Argimiro Gabaldón, lo cual realizamos. Antes de la primera entrevista, conversé brevemente con él, y le referí que pocos días antes, en artículo de ASG, de nuevo le atribuían la autoría intelectual de la masacre en El Encanto (290963). Con obvio disgusto, me dijo: “Coñdelam, ya estoy cansado de aclarar que yo no tuve nada qué ver con esa barbaridad, eso fue ordenado por Guillermo García Ponce y Luis Correa”. Aquella atrocidad tuvo 7 autores materiales y, por lo menos, dos autores intelectuales, además de las docenas de ñángaras que se enteraron de esa “operación” antes o después de cometida. Se necesita ser muy cobarde y miserable para no asumir la responsabilidad, y achacársela durante 55 años, a quien no ordenó ni participó en la comisión de ese terrible crimen. Los ñángaras fosilizados son proclives a la deshonestidad, a la cobardía, a la difamación. Obligada comparación con Nelson Mandela; Frente al terrible Apartheid en Suráfrica (con genuinas razones para oponerse al despotismo racista de la minoría blanca en el poder), asumió la vía violenta y pasó 27 años en la cárcel. De no haber cambiado y buscado el consenso civilizado, en Suráfrica habría ocurrido una guerra civil y hoy formaría parte del enjambre de países estancados y en conflicto. Mandela, de seguir en la vía armada, habría sido otro Mugabe, un despreciable dictador, que impidió el progreso en Zimbawe.

Palabras textuales de TP sobre la etapa guerrillera: “Por supuesto que yo me arrepiento una y mil veces de todas esas muertes inútiles. Caímos en la manipulación comunista y de eso nadie escribe porque en el fondo, toda la prensa y los noticieros en Venezuela son de izquierda. Pero yo públicamente he venido reconociendo nuestra irresponsable conducta en esos hechos violentos, que ojalá el pueblo de Venezuela algún día, nos pueda perdonar”.

2º. Economista graduado Cum Laude en la UCV 1960, fue Ministro de CORDIPLAN del 96 al 98, realizó cambios necesarios pero pospuestos por décadas (CAP lo intentó en 1989 y se alborotó toda la jauría de izquierda ortodoxa, los Notables, y la Nomenklatura de AD su propio partido). El régimen de prestaciones era un lastre muy pesado, que frenaba las nuevas inversiones, la creación de empleos y   el óptimo funcionamiento de las empresas, por la exagerada deuda que se acumulaba. La doble moral de la ultraizquierda borbónica, que ni olvida ni aprende, se demuestra en su histérico rechazo al cambio en el régimen de prestaciones que implementó Teodoro, y su dócil aceptación del desastre económico causado por las arbitrariedades del sucialismodelsiglo21; Cierre del 75% de las empresas particulares que funcionaron satisfactoriamente hasta que la inconstitucional intromisión expropiatoria, invasiva y desvalijadora fue gradual y sistemáticamente destruyendo la infraestructura económica, pulverizando la moneda, a la que le han quitado ocho ceros. Un dólar costaba Bs 574 en febrero del 99, hoy cuesta Bs 6.000.000.000 al precio oficial -asignado sólo a camaradas y camarados de alto prontuario-, y en el mercado real se quintuplica, Bs 30.000.000.000 -treinta mil millones-. El salario mínimo es de 1.800 volívarez sobreelano, que la propia dictadura equipara a 30 dólares a la cotización oficial, la real sería 6 dólares (el salario más bajo del continente americano y de 70% del planeta). La devaluación ha sido tan demoledora, que convirtió en sal y agua los ahorros de décadas. Cuando Teodoro modificó el régimen de prestaciones, los asalariados hacían mercado suficiente y sin colas, el ingreso alcanzaba para mantener al hogar promedio -incluyendo paseos, entretenimiento, celebraciones familiares, sano ocio- y los venezolanos iban al exterior exclusivamente a hacer turismo, no a sobrevivir en el difícil exilio. Nuestra empresa primordial PDVSA, está quebrada, endeudada y produciendo 1Mbd, un tercio de lo que producía en “la cuarta república”. En el “Arco Minero” participan multinacionales, militares, bandas civiles armadas,  y los criminales del ELN colombiano, ese mondongo delictivo genera conflictos, muertes, heridos, y sobre todo, un grave ECOCIDIO en nuestra Guayana.

3º. Traicionar es incumplir un compromiso adquirido a conciencia, en base a elementos que conforman una situación primigenia, un método y un trayecto para alcanzar una meta u objetivo propuesto. Pero si hay contradicción entre la Teoría y la Praxis, sea porque la información previa no reflejaba la realidad a ser transformada, o en la implementación de los cambios buscados se incurre en vicios y violaciones que forman parte de lo que teóricamente rechazábamos, el compromiso no puede mantenerse, porque hubo previa oferta engañosa, o conducta cuestionable con la cual no queremos ser cómplices ni  víctimas. Metas como formar un hogar, ser parte de una empresa, contribuir a un proyecto que erradique las injusticias sociales, generando un saldo positivo, pueden ser abandonadas al descubrir que un cónyuge aparentó ser durante el noviazgo lo contrario de lo que realmente es ya legalizada la unión. Si la empresa en la que laboramos, comete ilícitos (no declara todos sus ingresos al Fisco, contamina el ambiente, adquiere mercancía robada, reduce la calidad de sus productos y causa daños a la economía o la salud de los usuarios, etc), la renuncia al cargo es la inevitable opción. Cuando vas en busca de la utopía, te afilias de buena fe a la tarea de construir una nueva sociedad, que elimine los vicios, las corruptelas, las carestías, y si para ello eliminan las libertades, los métodos son criminales y los resultados peores que lo que iba a corregirse, eso se deja, para no traicionar los Principios y valores.

No comparto cierta dosis de melodrama por la muerte de Teodoro. Vivió 86 años y diez meses, tuvo una vida interesante, muy variada, longeva (por encima del promedio mundial) y, sobre todo, fue un hombre útil, productivo, dejó un valioso legado. Su vida personal fue también intensa y cambiante. Tuvo 4 esposas: Aurora Martínez [Raina, murió 131115, e Irene], Beatriz Rivera [Teodorito y Beatriz], Mariuska Rivas [Daniel y Alejandra], Neujim Pastori, y 3 compañeras: Dalita Navarro, Lillian Rojas, y la búlgara Nicolina Nina Kasarova, [Teodora]. [7 hijos], 20 nietos. Dato curioso: Murió el día y el mes de nacimiento de su madre, 31 de octubre, y de la firma del Pacto de Punto Fijo (en 1958). No fue perfecto, nadie lo es, pero reconoció sus errores y pidió perdón por ello, en especial por su tardío descubrimiento de que la Democracia no es  perfecta pero sí es perfectible, a diferencia de la utopía comunista igualitaria, que es como el escorpión, ofrece el cielo pero todas las veces ha producido el infierno de represión, miseria, estancamiento y retroceso, e intolerancia expresada en la aberración del pensamiento y partido únicos, con caudillo incuestionable, infalible, y los medios de producción en manos de la Nomenklatura, tutora del proletariado.

Por señalarle defectos, supongo que en 1956  concentrado en la lucha contra la anterior dictadura militar, y sin la suficiente formación intelectual como para metabolizar las denuncias de Jrushov contra Stalin, y repudiar la invasión soviética a Hungría, lo que sí hizo en respuesta al zarpazo -12 años después- de la URSS contra Checoeslovaquia. También juzgó benévolamente a Chávez durante los primeros años de sucialismodelsiglo21, probablemente pensó que sería otro Torrijos, desconoció o subestimó  la condición del Tte. Cnel como vieja ficha del castrismo, al que infiltraron en las FFAA en plena infancia del MAS. Le dio por demasiado tiempo el beneficio de la duda, confiando en que se mantendría en el marco democrático, y tarde reconoció que el de Sabaneta era un títere del dogmatismo fidelista, y sufrió en carne propia la infinita maldad del acomplejado agente hipotecado a La Habana. Al morir, 2012, sus émulos continuaron las agresiones contra Teodoro: Eso le enaltece y demuestra que se mantuvo en las antípodas de la barbarie castrochavista. Fue, como Tomás Moro en su tiempo y contexto, “A man for all seasons”, un hombre para todas las estaciones, inmune a las mayores presiones, fueran de Enrique VIII o de Tiburón 1. Maleç soportó las prepotentes e injustificadas demandas de Diosdado, ese infinito y cheguevaresco ODIO que siente el ñangarato contra Petkoff por representar lo que ningún dinosaurio del PSUV jamás podrá ser: Una persona culta, una persona que reconoce sus fallos y equivocaciones, una persona capaz de hacer autocrítica y denunciar las atrocidades y los anacronismos del comunismo con fachada socialista. Las condolencias del régimen son como lágrimas de cocodrilo, cojera de perro, moralismo de madam de burdel, juramento de hipócrita, amor de puta, arrepentimiento de esbirro. Teodoro fue el espejito espejito que no les reflejaba la imagen complaciente que no han podido fabricar.  El enano siniestro que emula a Beria y Pablo Escobar, es probable que termine su maligna existencia como uno de ellos, o quizás como Saddam, Gadaffi, Ceaucescu. Teodoro, hace un mes te tocó por fin descansar. ¡ Chapeau !

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba