OpiniónOpinión Nacional

Esa de vaqueros se la cuentan a otro

Después de quince años padeciendo eso que llaman “revolución” no hace falta ser muy estudiado para concluir que todo es pura propaganda y por eso se apoderaron previamente de los medios de comunicación, escritos, radiales y televisivos. Los pocos medios que conservan alguna autonomía los dejaron funcionando para poder decir que en Venezuela hay libertad de expresión. Esa de vaqueros se la cuentan a otro.

La revolución anuncia que cuida como una prioridad la vida de los ciudadanos y por eso cambia Ministros y policías para fortalecer la Misión Patria Segura cuando en estos quince años han perdido la vida más de doscientos cuarenta mil venezolanos y los homicidios continúan incorporando a la lista también a militares. Con propaganda no se acaba la inseguridad.

La revolución anunció a Mercal para que la gente humilde pudiera comer a un costo menor pero una inflación desbocada, consecuencia de un modelo económico que no funcionó, no solo los mantuvo altos sino que los subió y, además, los alimentos escasean. La propaganda no produce alimentos.

La revolución se declaró defensora de la salud de los más pobres y ahora resulta que las medicinas no se encuentran para curar las enfermedades porque la vida humana no es una prioridad del régimen sino conservar el poder. Con propaganda no se conserva la salud. Se requieren médicos y medicinas.

La revolución simula preocuparse de la educación anunciando la creación de escuelas y universidades pero detrás de esto lo que se busca es adoctrinar a la nueva generación de venezolanos para consolidar así la permanencia en el Poder el mayor tiempo posible. Educar es adoctrinar a la generación de relevo para poder conservar el poder.

La revolución, consciente de su incompetencia para gobernar, asumió también el control de prácticamente todos los medios de comunicación, encadena a la audiencia y la deja sin otra opción. Así le venden a la fuerza la mentira que es propaganda oficial.

La revolución vendió siempre haciendo propaganda como democracia participativa lo que era una autocracia totalitaria disfrazada. Después enseñó las pezuñas para destruirlo todo e imponer un nuevo orden que se anunció como justiciero y mucho mejor pero después resultó ser abusivo y mucho peor de lo cual somos testigos y además pacientes todos los venezolanos. Después de este paseo duda usted que en la revolución todo es propaganda.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba