OpiniónOpinión Internacional

España saldrá adelante

No tengo una bola de cristal. Ni tampoco soy versada en los temas científicos ni de sanidad pública. Mucho menos me siento cómoda en los tópicos que tienen que ver crisis relacionadas con pandemias globales. Pero si he tenido la suerte de ser testigo de excepción de cada uno de los pasos que el país español ha estado dando para extraer a su país de la calamidad  de la contaminación del Corona Virus. Me he referido al país español  y no a sus autoridades porque el proyecto diseñado desde el Palacio de la Moncloa, con ayuda seguramente de los mejores asesores en cada rama,  ha sido abrazado por el país entero – oposición política, gremios profesionales, militares y fuerzas del orden, empresas y academia, además del hombre de la calle y del campo-  con una dosis de compromiso  y de civismo difícil de transmitir,  pero sin duda ejemplar y yo diría que irrepetible.

El desbordamiento de la cifras de contagio los encontró en un mal momento político para un gobierno recién estrenado: un enfrentamiento muy cáustico de las izquierdas en el poder con las derechas de la oposición, las iniciativas independentistas reactivadas con enorme fuerza, una economía severamente amenazada en primer término por la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea y, en segunda instancia, por el descalabro de la economía china que significará una descolgada enorme en la dinámica europea.

España en pocas semanas,después del pico de contagio chino llegó ocupar el puesto de tercer país en cifras de contaminación detrás de China e Italia, como consecuencia de un abordaje tardío de una pandemia cuya agresividad aún no se aquilataba con propiedad. Ello tiene una explicación en la falta de experiencia en el tema específico de la contención unido a la desestimación de su peligrosidad, asuntos ambos comunes a cada uno de los países que se han ido infectando progresiva y exponencialmente. No haber prohibido a tiempo las concentraciones masivas de ciudadanos produjo un desbordamiento del cual seguramente darán cuenta las autoridades españolas, no solo moralmente,cuando las aguas regresen a su cauce. Caminos similares han estado recorriendo los países asiáticos y europeos con sesgos particulares en cada caso.

Dos elementos han favorecido la toma de decisiones y el montajede un proyecto de rescate que va a terminar dando los mejores resultados. El primero, sin duda, fue la fortaleza del sistema sanitario de la Madre Patria. Un tema que es común  también a todos los países  afectados es carecer de un número importante de Unidades de Cuidado Intensivos con fortaleza en crisis respiratorias. España no ha sido una excepción en la insuficiencia de equipamientos, pero la excelente formación de su personal sanitario y su inclinación a la entrega, unido a una capacidad de adaptación veloz de las cadenas sanitarias a las contingencias y a la voracidad de este mal, han sido claves en poder acusar el impacto del mismo.

Otro tema que ha aportado de manera decisiva a la contención y al manejo de las cadenas de contagio ha sido el ánimo cívico de una población solidaria y proactiva. Al ser decretada oficialmente la Situación de Alarma Nacional la reclusión de la ciudadanía fue abrazada por la colectividad sin reservas y dentro de un espíritu de compromiso admirable.

Está claro para los españoles  y han conseguido compartir con su gobierno la posturade “ganar tiempo” y lo respetan con entusiasmo. Ello es necesario para preparar al sistema sanitario para una respuesta más adecuada y eficiente- nunca llegará a ser perfecta- y para permitir que surja, por parte de los científicos del planeta, una solución clínica. Mientras tanto, gracias a la obediencia de los connacionales podrán preservarse las cadenas de suministro que es indispensable mantener para no ahondar la crisis humanitaria.

En síntesis, es gracias a una dosis de sacrificio colectivo monumental, asumido no con resignación sino con entusiasmo, que los españoles conseguirán esta semana iniciar el camino de retorno al equilibrio sanitario de su país y a la recuperación de la economía, lo que, de nuevo tendrá que ser una tarea del colectivo. Deben ser un ejemplo para el mundo. Su tesón nace del convencimiento de la fortaleza inherente a la solidaridad y al compromiso de cada uno con el sitio que les vio nacer, un país y que les ha ofrecido, hasta el presente, una de las mejores calidades de vida del planeta.    

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. Ciertamente, sí saldrán adelante aunque el precio que están pagando es y será muy elevado. De hecho ya se está priorizando quienes habrán de vivir y quienes morir – según estén más próximos a morir inmediatamente o no – ; a los ancianos ya se les da por condenados y hasta se les permite despedirse de sus familiares antes de quitarles los soportes vitales. Los afectados lo aceptan con valor y otros piden piedad, pero la piedad no existe en un mundo que se les escapa de las manos. Lo más reciente es depositar centenares de cadáveres en las pistas de hielo para retrasar su putrefacción porque ya no hay lugar donde sepultarlos y todos los crematorios no dan abasto. No hay casi trabajo salvo lavar platos y rogar que el Estado les diga que hacer. Hasta el partido VOX pide una ley urgente para que los ilegales no se les brinde ningún apoyo. Este clima de violencia implícita me recuerda la España dura del Caudillo, cuando se acababa de limpiar la nación con los republicanos rendidos y perdonados al final de la guerra y que terminaron la majestuosa obra del Valle de Los Caídos. El exterminio rojo duró más de 10 años, finalizada ya la guerra, p ero se vivía en un país totalmente pacificado, unido y dedicado a su reconstrucción, gracias especialmente a un turismo creciente y las remesas de los emigrantes.

    Algunos familiares que estaban en el norte de Italia huyeron a Madrid y ahora están acorralados. Mi ex esposa les consiguió un buen piso y ya los sobrinos estaban listos para continuar sus estudios. Ahora mi primo se ha convertido en guerrillero. Sale embozado día por medio al mercado y regresa a toda carrera. No se dieron cuenta que los españoles no saben que es una nevera grande, porque se compra diariamente ya que sobran los mercados municipales, supermercados y en fin, todos los servicios con solo bajar a la calle. Afortunadamente tiene recursos de sobra pero tiene un problema adicional : Ya no puede salir ni entrar a España y tampoco quiere regresar a Venezuela. Será dejar «que se lo coma el tigre».

    Muchos han perdido sus puestos de trabajo y el desempleo es muy elevado. El gobierno cuenta con 200.000 millones de euros para un plan de ayuda a las PYME(S) y muchas otras ideas más para evitar el crack de la economía. Lo del Brexit les ha dado duro. Necesitan a Inglaterra y viceversa. DE momento no hay vacuna y los gobiernos mienten descaradamente al respecto cuando ya el «Coronavirus II» ya se les viene encima. Los Estados Unidos están aterrorizados porque la pandemia se les viene encima. Todos quieren huir y los venezolanos no pueden regresar. Se pide permiso para traerlos. Lo bravo es que los que vimos el virus como la mejor arma biológica del mundo nos llamaron locos. Ahora lloren, porque la Tercera Guerra mundial ya comenzó y la humanidad nunca jamás volverá a ser igual. Es posible que veamos el despoblamiento del planeta, solo hay que esperar y que sepamos morir con dignidad o como el gallo pinto … ¡ de pura arrechera !.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar