OpiniónOpinión Nacional

Ironías, Riesgos e Incertidumbre Mundial

Contexto

El mundo parece enfrentarse a un problema de magnitudes gigantescas en medio de las secuelas aun no superadas de la pandemia del COVID-19 y de otros grandes y acuciantes problemas que enfrenta la humanidad. Y es que algunos han comenzado a hablar de que la invasión de Rusia a Ucrania podría derivar en un peligro real para justificar una III Guerra Mundial. En este sentido, tal vez el más reciente llamado lo hacia el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov. Lo cierto es que en este momento no pareciera real tal nivel bélico, mas bien estas declaraciones parecen ser una estrategia de guerra ante el continuado apoyo de occidente (especialmente de EEUU) a Ucrania. Por otra parte, el amplio rechazo a la invasión rusa (o neutralidad) es evidente entre los países del mundo, lo que hace limitar la expansión del conflicto a una escala de guerra mundial y a “aislar” a Rusia en sus propósitos; sin embargo, esto no ha detenido ni parece que detendrá el avance y escalada rusa, aun a costa de más muertes de ambos bandos y la mayor inversión de recursos en armamento militar.  La pregunta es: ¿qué detendría a Rusia?, … pregunta difícil de responder en estos momentos.

El Gasto Militar

En medio de este escenario, se dan a conocer nuevas cifras de gasto militar a escala mundial. El pasado 25 de abril, el Instituto de Investigación por la Paz Internacional de Estocolmo (SIPRI por sus siglas en inglés) señalaba que el gasto militar global se incrementó por séptimo año consecutivo para alcanzar la cifra record de US$ 2.113 billion en 2021, aunque su porcentaje del producto interno bruto mundial se mantuvo prácticamente a los niveles de 2020 (2.1-2.2%). Los países más importantes en estas estadísticas fueron EEUU, China, India, Reino Unido y Rusia, los cuales agruparon el 62% del gasto total. Solo EEUU tuvo un gasto en defensa de US$ 801 billion, más de 12 veces el gasto militar de Rusia (US$ 65,9 billion), mientras que China gastó US$ 293 billion, acumulando el año # 27 de crecimiento continuado en su gasto militar. ¿Alguien dudaría que estamos en presencia de una nueva carrera armamentista?     

Ironías de la Vida

En todo caso, lo anterior resulta un total contrasentido en medio de las consecuencias y necesidades económicas y sociales derivadas de la pandemia del COVID-19 y otros males, y cuando se habla de que el ser humano es “un animal racional y pensante”…  Simplemente “irónico”.

Desarrollo de los Acontecimientos

El desarrollo de los actuales acontecimientos en Ucrania parece conducir a que la parte que se “equivoque”, llámese Rusia u Occidente, puede llevar a la escalada del conflicto fuera del territorio ucraniano que pudiera incluir armas nucleares, comprometiendo aún más la paz mundial. En particular, un altercado o incidente en algún país de la Organización del Tratado del Atlántico Norte OTAN (conformado por 30 naciones) o en aquellos que aun no perteneciendo al Tratado se han mostrado del lado de occidente o han recibido amenazas o temen represalias rusas (entre estos, Suecia y Finlandia), puede acelerar las respuestas de la Organización. Mientras el conflicto esté circunscrito al territorio ucraniano y ruso, no pareciera existir un riesgo real de escalada del mismo. En este sentido, hay que tener muy presente que el acuerdo de la OTAN es la constitución de una alianza para la defensa mutua en circunstancias de agresión armada contra cualquiera de sus miembros.

Por otra parte, riesgo sí es que Rusia avance si no se logra contener las  apetencias de China sobre Taiwán, pues se abriría otro frente de batalla para occidente, donde el desenlace pudiera ser “cualquiera”, incluso la retirada de occidente de ambos conflictos y dejar que las cosas se decanten por si solas. Por supuesto, en este último escenario la pérdida de poder e influencia de occidente sería aún más clara.  En estas circunstancias, el evitar llegar a una eventual III Guerra Mundial seria el gran reto.

No obstante lo anterior, una mayor participación de occidente en la guerra ruso-ucraniana podría generar que China tome explícito partido por Rusia, puesto que no hacerlo reduciría sus posibilidades de avanzar sobre Taiwán.

La coherencia que mantengan los miembros de la OTAN será igualmente clave en el desarrollo y resolución del conflicto actual, pero los efectos económicos sobre estos países hacen peligrar su coherencia y actuación como bloque (especialmente en Alemania), aunque no se descarta la actuación individual o de bloques de algunos países para la enfrentar el avance ruso y la escalada del conflicto.

En conclusión, ¡Ironías, riesgos e incertidumbre en el mundo actual!

[email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba