OpiniónOpinión Nacional

La descalificación de la realidad

A la descalificación de la realidad se ha referido el distinguido filósofo español, Julián Marías, al problema de que todo mal, toda enfermedad, vejez, pobreza parece una injusticia. En este sentido, llama la atención sobre el hecho indiscutible de que en nuestra época se mide la vida o el desarrollo de los pueblos con un criterio o medida basado en cómo otros países, muy pocos, han alcanzado hace algún tiempo, gracias a esfuerzos enormes y permanentes, y se tiene la propensión a creer que todo lo que esté por debajo de eso es, no solo un mal sino una injusticia.

Así pues, tenemos el caso de la cantidad de elecciones en Argentina que han desembocado en una gran crisis económica. En este contexto se engaña al pueblo argentino, al hacerle creer que con la elección de un nuevo presidente o la ratificación del actual podrá pasar a la prosperidad sin ningún esfuerzo, gracias a un carisma personal o al apoyo de fuerzas sindicales, o sociales.

La nación argentina está al borde de la hiperinflación y la dirigencia política no le presenta a sus electores la gran espada de Damocles que pende sobre ellos.  La inflación, herencia oculta de Cristina Kirchner, fue sobrepasada por un 47,6% de inflación a final de 2018, y se proyecta que alcance un 60% cuando finalice el año 2019. El endeudamiento que pesa sobre la nación gaucha es también gigantesco y abrumador, esto es, para el año 2018 el total de la deuda pública había alcanzado US $ 332.192 millones y constituye el 86,2% del PIB. Acogotado por el cierre de los mercados externos de capital (suden stop) el presidente Mauricio Macri se vio obligado a recurrir al Fondo Monetarios Internacional (FMI) el cual ha estructurado   un paquete de US $ 57.000 millones el más grande en la historia del organismo multilateral.

En Ecuador país que había introducido el dólar norteamericano   como moneda había domesticado la inflación, pero siguieron gastando y endeudándose más y más en los mercados internacionales de capitales, y por supuesto incrementando en demasía el gasto público. En este contexto, bajo el gobierno de Rafael Correa el gasto público subió de un 25% del PIB en el año 2007 a 44% en el año 2014. Según la analista Graciela Calderón de Burgos, entre el año 2006 y 2018 se triplicaron los sueldos del sector público en la nación andina. En la actualidad su deuda externa alcanza los US $ 55.605,7 millones lo cual equivale a un 49,17% de su PIB.  

También le han estallado grandes manifestaciones de protesta al actual presidente Lenín Moreno por haber incrementado el precio de los combustibles, así un galón de gasolina pasó de   costar 1,85 US $ a  2,39 US $, mientras que el galón de diesel subió su precio de US $ 1,08  a US $ 2,27 un incremento del más del ciento por ciento. Al parecer los subsidios a los combustibles se venían concediendo desde hace cuarenta años. Y precisamente entre los años 2006 y 2019 el volumen de los mismos alcanzó los US $ 48.637 millones la casi totalidad de la deuda externa.

Bajo la presión de este ambiente, Ecuador firmó un acuerdo de Servicio Ampliado del FMI (SAF). El SAF es un tipo de ayuda para países que presentan deficiencias estructurales. Lo cual significa que, de acuerdo al FMI, son países en los que se ha producido un mal manejo de las políticas económicas y evidentemente los gastos públicos son mayores que los ingresos,  y sus economías son de lento crecimiento y balanza de pagos debilitada —es decir, sus  entradas de divisas son menores a las salidas en divisas. Su objetivo básico de este SAF es proporcionar asistencia financiera para programas integrales, políticas con el alcance y para corregir deficiencias estructurales. Por ejemplo, en países que enfrentan una caída de los precios de sus productos de exportación, el FMI presta asistencia financiera a cambio de implementar ajustes económicos.

El miércoles 20 de febrero de 2019, el presidente del Ecuador, Lenín Moreno, anunció la  firma del convenio con el FMI por 10.200 millones de dólares: 4.200 millones vendrán directamente del FMI y 6 mil millones serán de bancos multilaterales.

Para quienes terca e ingenuamente creen y peor aún recomiendan que una nación se puede desarrollar  y alcanzar la prosperidad con subsidios al consumo energético tenemos el caso de Venezuela, donde la propia gasolina se ha hecho escasa, y los apagones de electricidad son el pan nuestro de cada día. Y el salario mínimo ronda los 3 US $, y millones de venezolanos han emigrado a Colombia, al propio Ecuador, a Perú y a Argentina.

Pero la descalificación de la realidad, no solamente sucede y puede proceder en países en vías de desarrollo como los latinoamericanos sino también ha ocurrido en Europa donde la mayoría de sus naciones pertenecen al mundo industrializado y desarrollado. En efecto, después de 43 años de permanencia en la Unión Europea (UE), los británicos en un porcentaje del 52% votaron su salida en un referéndum convocado por el entonces Primer Ministro de la Gran Bretaña, David Cameron. El referéndum se produjo el 23 de junio de 2016, y todavía no ha podido salirse de la UE la Gran Bretaña debido a los procedimientos, obligaciones mutuas, etc.  El actual Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson hasta ha planteado que va a retirarse de la UE sin firmar ningún acuerdo.

También los costos de salirse de tal organización son elevados. La UE está formada por 28 países de una población de 500 millones de habitantes. Así mismo, posee una participación   de un 20% en el comercio internacional, y los principios fundamentales son sus cuatro libertades: libre circulación de los trabajadores; mercancías, servicios, y capitales. Además posee una moneda propia el Euro que compite con el dólar y otras divisas poderosas como el Yuan (China) y el Yen (Japón). Y uno de los mercados económicos más poderosos y grandes del mundo.  Recientemente, se habla de un documento confidencial del propio gobierno británico que dice que si se hace un brexit (salida de la UE) sin acuerdo, escasearán los alimentos frescos, subirán los precios de éstos, y también habrá problemas con el abastecimiento farmaceútico.

Es increíble como la democracia más antigua del mundo, con una clase política que pudo enfrentarse a Napoleón, y a Hitler, cayó en esa trampa de la democracia directa que evadió los legítimos controles y filtros del sistema parlamentario británico, y produjo este problema mayúsculo que hasta ahora no han podido resolver varios ex primeros ministros.

El llamado referéndum del brexit -bregado y ganado – por un demagogo como Nigel Farage, quien lo promovió irresponsablemente, y ni siquiera el mismo ha sido capaz de obtener un escaño en el Parlamento británico. También ha promovido la idea de que ese día del 24 de junio, sea declarado como día de la independencia del Reino Unido, como si este Reino hubiese perdido su independencia al adherirse a un pacto de unión económica. Esto es, el brexit ya le ha causado problemas a la economía del Reino Unido sin siquiera haber conseguido las cosas buenas que prometía como un mayor control sobre las migraciones. ¡Una descalificación flagrante de la realidad!

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba