OpiniónOpinión Nacional

Mucho ruido y pocas nueces

William Shakespeare escribió una comedia titulada Much Ado About Nothing, cuya traducción al español es “mucho ruido y pocas nueces”.  Cuando se habla de  much ado about nothing  o de mucho ruido y pocas nueces se quiere decir que se está armando un alboroto sobre algo poco significativo. El alemán también tiene la expresión más parecida a la española al decir “Viel Lärm und ein Paar Nüsse”, que se traduce como “mucho ruido y un par de nueces”.

Me estoy refiriendo al título de este breve artículo motivado por la reacción que ha habido frente al hecho de que Venezuela fue elegida Estado miembro del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Mucha, queja mucha indignación frente a la elección de un Estado, cuyo gobierno es una dictadura cuyas violaciones de los derechos humanos han sido objeto de un informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en el que se establece, entre otras cosas lo afirmado por ella. La Alta Comisionada informó :

“Durante mi visita a Venezuela, pude conocer directamente los relatos de quienes han sido víctimas de la violencia del Estado y sus peticiones de justicia. He transmitido con exactitud sus opiniones y las de la sociedad civil, así como las violaciones de derechos humanos documentadas en este informe, a las autoridades competentes”…

El referido informe fue aprobado por La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH), que es un organismo especializado del sistema de Naciones Unidas cuyo objetivo es promover y proteger los derechos humanos en el mundo. Se trata de un organismo que no depende del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Puede decirse que el Consejo de Derechos Humanos es una entelequia, en cuyo seno han tenido y tienen cabida Estados cuyos gobiernos son crueles dictaduras, irrespetuosas de todos los derechos humanos. La presencia de un Estado forajido como es la Venezuela de Maduro no impedirá que cuando se produzcan debates sobre violaciones de derechos humanos, ella sea puesta en el banquillo y se vea obligada a responder.

Hay que tener en mente que la Carta de las Naciones Unidas dispone en su Artículo 6 que: “Todo Miembro de las Naciones Unidas que haya violado repetidamente los Principios contenidos en esta Carta podrá ser expulsado de la Organización por la Asamblea General a recomendación del Consejo de Seguridad.”. Por aplicación analógica si un Estado miembro del Consejo de Derechos Humanos viola los derechos humanos, cuya protección y defensa son principios fundamentales, podría ser expulsado del Consejo. Valdría la pena estudiar si es posible pedir esa expulsión. Luce difícil porque nunca se pidió, que yo sepa, la expulsión de Cuba.

Ante el escándalo que se ha formado por la elección de Venezuela, me viene a la mente el refrán llanero “Cachicamo Trabaja pa Lapa”. Con lo que quiere decirse que no se sabe para quién se trabaja, porque si bien Maduro puede colocar a un embajador en el Consejo, muy pronto, cuando haya sido destituido del poder, por usurpador, el nuevo gobierno democrático nombrará un embajador honesto y democrático, defensor a ultranza de los derechos humanos.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar