OpiniónOpinión Nacional

Negación y Negacionismo

“Llegará el día en que termine esta horrible guerra y volveremos a ser personas como los demás,
y no solamente judíos”

 ANNA FRANK

Una de las muchas características de los comportamientos sociales es el enmascaramiento de la realidad, específicamente la minimización del entorno cuando éste se puede convertir en una esperanza. La reducción de los defectos de líderes por la fe que se les pueda tener en aquello que harán, siempre en futuro, por salvar a la masa. A ese fenómeno se le llama negación. La negación es un mecanismo defensivo humano que, si bien es natural y acaece ante determinadas circunstancias, no es algo que deba mantenerse porque se trata de una distorsión de la realidad. La negación trata de obviar todo aquello que genera dolor psicológico, aquello que lleva a la aprehensión, a la aflicción, a la tristeza, a la inclaustración, a la angustia y a la ira. La negación, por tanto, se considera una distorsión cognitiva, es decir una forma alterada de ver la realidad, una manera de desfigurar el entorno real o el mental, de manera de hacerlo soportable a las percepciones cotidianas. Por ejemplo, en las famosas fases del duelo, se puede contar a la negación como la primera, seguida de la ira, la tristeza, el pacto y la aceptación. Quizás sea la primera por ser la más intuitiva, la que no requiere de evaluación interna, la que nace espontáneamente, baste hacer una semblanza con los clásicos donde la madre decía sobre el hijo muerto que “está dormido, no lo despierten”. De manera análoga existen multitud de ejemplos cotidianos de negaciones, la ocurrencia de un evento médico que asusta por lo aparatoso inmediatamente suscita los comentarios de “no pasa nada, debe ser que no desayunó”, en el caso de un regaño o inclusive una humillación por parte del jefe y el comentario posterior del subalterno “él lo hace porque me tiene aprecio, es como si tratara de corregirme, enseñarme”. La negación si bien es la más intuitiva de las distorsiones que, en apariencia, aminoran el dolor psíquico, también es una de las que hay que salir lo más rápido posible y si es posible, ni siquiera percibirla. La negación puede hacer que se obvien los lados oscuros en una relación de pareja y se magnifiquen los positivos, llevando a dinámicas de dependencia en las que nunca hubo enamoramiento sino lástima o ilusión, ese “me da pena decirle que no”. La negación es un enmascarador del dolor, un analgésico emocional y por ello el verdadero alivio está en lo que lo provoca, en enfrentar la causa de ese dolor, si es posible con guía terapéutica para sanar de raíz el problema. Por supuesto que la negación individual tiene una parte ampliada, una parte social que es el Negacionismo y que tiene un lado muy conocido que es el revisionismo histórico y un lado menos exhaustivo que trata de la eliminación o minimización de aquello que en el contexto político rodea al individuo. Los fracasos políticos son negados por aquellos adeptos, por los incondicionales y en el caso de los opositores son reemplazados en las esperanzas de nuevos liderazgos. La tragedia existencial de una nación se reemplaza en vez de vivirse, por una emergente cohorte de líderesportadores de la infalibilidad, y aun cuando estos fallasen, o engañasen, o se burlasen, habrá un proceso de negación sobre esos que generaron las esperanzas, porque el dolor psíquico social, en algunos, es muy difícil de llevar cuando se sabe que aquellos en los se se cifraron las expectativas, son parte del mismo estilo de pensamiento y liderazgo de quienes aplicaron “tierra arrasada”.Aún con la infinidad de evidencias relacionadas con hechos trascendentales en la historia humana, inclusive, antes de los saurios, hay cantidades inmensas de personas que niegan de manera sistemática hechos incontrovertibles, con el fin de obtener algún tipo de ganancia. Se está entonces en presencia de los negacionistas o del Negacionismo como movimiento y cuya estrategia fundamental es la repetición ad infinitum de un conjunto de pseudo ideas que se van convirtiendo en las mentes de los escuchas en algo que empieza a cobrar forma y se vuelve creíble. Generalmente las estructuras mentales de quienes ejercen el Negacionismo están salpicadas por resentimientos, conductas oposicionistas, religiosas, políticas, pero sobretodo de un inmenso narcisismo de querer descubrir y argumentar sobre la reinvención del agua tibia o la bicicletacomo algo nuevo, hacerlo vigente y trascendente, llegando a olvidar la historia, inclusive alentando a no indagar o descalificando a aquellos que la escribieron o que hurgan en ella para su verificación. Los negacionistas, a falta de su propia creatividad, a falta de oficio, con unas ansias enormes de protagonismo y con una inmensa lucha por no caer en el desprestigio, toman un evento conocido y relevante (condición fundamental), previamente estudiado o documentado o visualizado por millones y, como la arcilla, lo deforman y lo van estirando hasta convertirlo en algo destacable, importante, de esta forma y en apariencia nace una nueva corriente, un nuevo pseudo conocimiento, transformándose en su nueva razón para ganar realce, lograr objetivos políticos que se traducen en millones de dólares para la subvención de programas que impulsen sus mentiras, dólares que son pagados con los impuestos de quienes tanto los apoyan como los pueden adversar. Generalmente se trata de temas que son propios al oído de las nuevas generaciones y temas que están alejados de sus notas históricas recientes, temas que fueron investigados y rechazados y no está fresco en las memorias de aquellos que se dicen llamar millenialso más jóvenes y que por tanto los toman como algo nuevo y digno de ser estudiado. Los negacionistas, los líderes, lo que profesan esta arma propagandística, escogen muy bien su target de información, muchos de ellos reaccionarios impenitentes con características, en algunos casos, de oposicionismo, como rasgo de una personalidad que pudiese necesitar ajustes. En su mayoría menores de cuarenta años variando de acuerdo a los casos y no siendo la edad un factor determinante. Preferentemente con militancia política y mucho, pero mucho mejor si son de izquierda.Recuérdese que entre los dogmas fundamentales de la izquierda está el progresismo, el populismo, la lucha de clases, la justicia social entre muchos otros y cualquier tema que pueda influir o al que se le pueda sacar partido con fines gananciales electorales será utilizado, aunque no tenga rigor científico, total, lo importante son las ideas goebbelianas de inserción del mensaje mediante repetición. La cosa llega a tales niveles que organismos de talla mundial como Naciones Unidas, sociedades médicas internacionales, organismos de derechos humanos, sociedades científicas, entre muchos de los llamados no gubernamentales y sin fines de lucro de talla mundial, llegan acompasarse en los discursos negacionistas, quizás simplemente porque de no hacerlo no percibirían las subvenciones mencionadas. Desde el punto de vista social, el Negacionismo persigue la llamada mentira confortable, mentira que a veces satisface algunos criterios, pocos, pero que con esos pocos configuran una pseudo teoría como es el caso de los llamados terraplanistas. Este grupo de todas las edades, ante su propia incapacidad para destacar en áreas de reconocimiento e investigación, toman un punto suficientemente probado desde la época de los griegos como lo es con el simple experimento de Eratóstenes mediante el método de la sombre proyectada sobre una vara a varias distancias, calculando el ángulo de la proyección de la sombra que llevó a la determinación del arco y con ello a la medición de la circunferencia de un poco más de 39 mil kilómetros, un 1 % de error con respecto a las mediciones actuales. Sin embargo, los terraplanistas niegan esta y muchísimas evidencias en las que todas las personas con un mínimo de sentido común están de acuerdo, sólo hay que observar la luna para saberlo, sin embargo, cuando se les increpa sobre cómola luna es redonda y la tierra no, arguyen que lo que se ve de la luna es una cara plana redonda pero que no es esférica. Hay algunos autores que esbozan de una manera muy sería sobre el origen de este tipo de comportamiento y si bien los grupos, como en el caso de las sectas, son influenciados y sus cerebros lavados por individuos que de una u otra forma están perturbados mentalmente, se hacen ver como portadores de la verdad para obtener ganancias en forma de conferencias, congresos, jornada donde se debate el fenómeno ovni entre otras cosas que sólo interesan a sus grupos de adhesión, a los curiosos y a los vulnerables. Se han estudiado las razones que impulsan a estos individuos a tener estas formas de acción contracorriente y se ha encontrado un interesante paralelismo en grupos estadísticamente significativos, entre ateísmo y Negacionismo en referencia a variables como el resentimiento, culpas no resueltas y adjudicadas, creerse poseedores de la verdad absoluta, entre otras. Para ilustrar el punto están los casos de padres, hermanos, hijos de combatientes estadounidense en las distintas guerras, en particular Vietnam, Golfo Pérsico, Afganistán, donde sus muertes significaron un dolor lo suficientemente grande como para no resolverse en un duelo convencional, por lo que la única manera de obtener cierta paz se halló en la descalificación sistemática de cualquier logro norteamericano, suplantado por estas neoteorías conspirativas. Uno de los puntos donde se teje más la red de la conspiración a través de la negación son los viajes a la luna y donde desde el montaje de un estudio de televisión haciendo los efectos del viaje y cuya dirección estuvo a cargo del renombrado Stanley Kubrick, hasta el hecho que se encontraron botellas de coca cola en la superficie lunar, todo ello “documentado” con fotografías a la sazón. Aún hoy en día en muchos países, la mayoría desarrollados, se hacen convenciones donde se evalúan estos temas de conspiraciones y donde asisten gran cantidad de personas, por supuesto no gratis y con beneficios importantes para aquellas organizaciones que bajo la figura de ONG’s, soportan la agrupación de quienes profesan estas creencias. Uno de los negacionismos a destacar por su falta de misericordia se trata de aquellos que no creen que el holocausto del pueblo judío por los nazis,haya ocurrido y que, a todas estas,argumentan falazmente que se trata de forma de propaganda para ganar importancia a nivel mundial. Se entiende por ejemplo que países como Irán y en general cualquier país musulmán niegue la shoah, ya que existe un antagonismo histórico entre judío y musulmanes, también por una historia de resentimiento, lo que no se entiende es que existan personas, inclusive judíos, que hacen análisispara demostrar que las cámaras de gas y los crematorios no existieron, esgrimiendo una serie de explicaciones para hacer ver que esas magnitudes de muertos eran imposibles. Los másbenevolentes de los negacionistas del holocausto no niegan que hubo muertos sino las enormes cantidades, ellos estiman que no fueron más de 300 mil en total, como si fuera pequeña la cantidad, y obvian los documentales de Eisenhower, de Patton, los testimoniales de Nuremberg de los propios nazis, los testimonios de los supervivientes y sus descendencias, las leyes eugenésicas nazis, en resumen, todo lo que estaba configurado para industrializar la muerte.Yendo a otro lado, hay que aclarar que una cosa es creacionismo y otra la contraposición con argumentos a una teoría existente y donde los temas se debaten y se presentan controversias entre estudiosos y uno de estos casos es la famosa Teoría de la Evolución de Darwin. No sólo los creacionistas se oponen a la teoría sino científicos de muy alto nivel que encuentran inconsistencias muy relevantes. Por ejemplo si se parte de una estructura primitiva, célula, organismo, planta, animal estructurado del cual proviene todo el resto, es lógico pensar que en el paso entre un pez primitivo y la jirafa actual tienen que existir lo que se ha dado en llamar especies transicionales, es decir  algo así como un animal mitad pez mitad sapo y, luego de evolucionado a sapo, debió existir un sapo-lagarto y luego un lagarto-perro y luego un perro-mono, eso es lo que dice la teoría, sin embargo si eso hubiese ocurrido, también existirían los llamados fósiles transicionales, deberían existir fósiles de perro-mono pero, tristemente, no existen. Cuando se les pregunta a los evolucionistas sobre está notable falta de evidencia, responde que más adelante serán encontrados, que están en estratos profundos. Pero uno de los más importantes negacionismos en la actualidad, en particular para grupos de izquierda y políticos. Se trata del cambio climático. Los negacionistas dicenque el cambio climático es algo inherente al hombre y su actividad, sobretodo la actividad posterior a la revolución industrial, negando de manera absoluta el hecho que los fenómenos climáticos terrestres son cíclicos y se han dado durante millones de años, los calentamientos y los enfriamientos, de manera cíclica. Pero por supuesto que la ganancia política que produce en los grupos ecológicos, los partidos verdes etc., da mucho material para dar vida a discursos en interminables arengas que, junto con la justicia social, la ideologìa de género, dan mucha tela para cortar y convencer a un público que necesita creer.Para muestra el Sr. Al Gore quien aparte de no reclamar las elecciones en la disputa por Florida que dio ganador a Bush hijo, por alguna extraña razón sealejó de la política y se dedicó a los documentales de cambio climático obteniendo el premio Nobel, siendo la Fundación Alfred Nobel muy cuestionada por los premios que entrega y que no parecen ajustados a los méritos sino a la creencia política. Está suficientemente demostrado que el cambio climático es un fenómeno natural, por ejemplo,Desde hace 4 550 millones de años atrás se teníanprocesos de desgasificación de la parte interior de la Tierra hacia la atmósfera que van a continuar. La contribución natural de CO2 es mucho más alta que todo el globo industrial en conjunto, que asciende a 31 millones de toneladas de CO2 al año. Este número multiplicado por 10, corresponde solo a las emisiones de los volcanes y con respecto a la temperatura desde el 98 hasta el 2015 no ha aumentado. Se señala que hubo un tiempo conocido como el período cálido medieval que se extendió desde aproximadamente 986 a 1234, cuando las temperaturas eran aproximadamente iguales a las de hoy. Por supuesto que se presentan las críticas a los distintos puntos de vista, por ejemplo los que apoyan que el cambio climático es natural, llaman negacionistas a los que dicen que es producto de la actividad humana y viceversa, la realidad es que hay científicos diciendo y publicando trabajos donde se esgrime que el cambio climático es humano y del otro lado igual, sin embargo las variables se pueden presentar parceladas, los análisis estadísticos reinterpretados, se puede trabajar con pequeñas muestras y a través de la estadística inferencial hacer proyecciones, pero lo que realmente debería quedar en claro, másallá de lo científico, debate y controversia, es que un tema propio de la ciencia ha sido tomado por la política para aumentar el lobby.Otro asunto de Negacionismo por parte de Turquía en particular corresponde al genocidio armenio, reconocido hoy por más de 30 países, cuyas cifras de muertos esta entre el millón y el millón quinientos mil asesinados. Era el caso de la caída del Imperio Otomano quienes junto con Alemania perdían batalla tras batalla en la Primera Guerra Mundial. Aproximadamente para 1915 unos dos millones de armenios vivían en las fronteras de Turquía quien ya con anterioridad había ejercido la violencia étnica. La masacre resultó ser el punto culminante de una serie de tensiones y crímenes por parte de los turcos con los armenios. Ocurrió que confluyeron una serie de factores, el colapso económico y general de Turquía en forma de Imperio Otomano, la pérdida de territorio producto de las acreencias y la ocupación de las zonas fronterizas que durante años se llenaron de refugiados musulmanes. Así mismo los intentos de los armenios por establecer contacto con los rusos para poder desplazar por la vía militar a quienes durante muchos años los oprimían. Esta fue la “gota” definitiva. Colapsa el Imperio Otomano a raíz de la Primera Guerra y su derrota a manos de los rusos en el Cáucaso y comienza la barbarie. Los principales líderes armenios, unos 250, fueron ejecutados y se hizo efectiva una Ley de Traslado y Asentamiento con la que se les obligó a abandonar sus tierras y a caminar en largas marchas forzadas con miles de muertos hacia Siria con poca comida y agua, amén de asaltos en los caminos y vejaciones de toda índole por los turcos, quienes en la actualidad justifican que los muertos estuvieron en el contexto de la guerra y no más de 300 mil y las marchas estaban justificadas por razones de guerra para reasentarlos, la realidad es que se trataba de una venganza por haber pedido ayuda a los rusas y además por no ser musulmanes. Hay que destacar que una de las diásporas más grandes del planeta es la armenia donde apenas quedan 50 mil en Turquía y más de cinco millones fuera.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba