Opinión Internacional

Al Zarqaoui, terrorista en jefe

100 extranjeros han sido secuestrados, y 35 de entre ellos han sido asesinados por distintos grupos armados en Irak, desde el pasado mes de abril, fecha a partir de la cual se dio inicio a una macabra ola de secuestros y degollamiento de civiles extranjeros. Las víctimas de tan miserable práctica han sido principalmente periodistas y trabajadores ligados al mundo de la construcción.

Igualmente 3000 ciudadanos iraquíes, han sido víctimas de diversos atentados consumados a partir de mayo del 2003; el mayor precio lo han pagado hombres iraquíes que para ganarse la vida y ayudar a sus respectivas familias, perdieron la vida mientras hacían la cola frente a los cuarteles de la nueva policía iraquí; dichas instalaciones policiales son el blanco predilecto de los grupos islamistas que operan dentro de Irak.

Los más fieros y fieles seguidores de Hussein, así como los secuestradores, degolladores y demás terroristas suicidas operan principalmente dentro de los límites del llamado “triángulo sunita”, el cual apenas equivale al 5 por ciento del territorio iraquí. Dicho triángulo va desde el sur de Bagdad, hasta Tikrit en el norte y Al-Ramadi al Suroeste.

Al Zarqaoui, es el terrorista en jefe, que ejerce su miserable y provisional poder dentro de dicho “triángulo sunita”. Este maléfico personaje – cuyo verdadero nombre es Fadel Nazzal Al-Khalayleh – nació en Jordania hace 37 años, y desde los 80 se instaló en Afganistán, y allí se hizo experto en el uso y fabricación de armas biológicas y químicas. Igualmente en Afganistán, Al Zarqaoui entró en contacto con Ben Laden, a quien por cierto considera como un político, demagogo y burócrata, que le cuesta pasar a la verdadera acción.

“Unificación y Guerra Santa”, es el nombre del grupo islamista que dirige Al Zarqaoui; dicho grupo utiliza muy bien a los medios – en particular Internet – para vehicular su terrorífico mensaje de guerra del Islam integrista contra Occidente. Los muchachos de Al Zarqaoui utilizan las cintas de video como armas de terror.

Rehenes con las manos atadas en sus espaldas, los ojos vendados, vestidos con bragas anaranjadas similares a las que llevan los prisioneros en Guantánamo, son expuestos frente a las cámaras, acompañados por terroristas de rostro cubierto y bien armados. Todo un ritual macabro y mediático, antes de proceder al respectivo degollamiento del rehén en cuestión.

La utilización de los medios, por parte de estos terroristas y el consecuente impacto psicológico sobre la opinión pública ha alcanzado niveles inéditos, al tiempo que, buhoneros en las céntricas calles de Bagdad, venden en formato DVD y CD-ROM, por 5 dólares, la compilación de los lúgubres y propagandísticos actos de la gente de Al Zarqaoui. Igualmente cortesía de Al Zarqaoui Productions, se incluye el video clip bonus, donde se enseña de manera detallada, como hacer una bomba a partir de restos de morteros, los cuales se encuentran con facilidad en las calles de Bagdad.

Dicho esto, no hay duda que es principalmente a la opinión pública internacional – la árabe incluida – a quien Al Zarqaoui ha dirigido el mensaje que portan sus macabros videos; ¿dicha opinión pública internacional qué ha hecho al respecto, como reacciona?

Si bien, los pacifistas londinenses, parisinos y newyorkinos, que tanto manifiestan contra Bush, y que en el pasado reciente guardaron silencio respecto a las matanzas que tradicionalmente llevaba adelante el sátrapa – hoy prisionero – Saddam Hussein; ¿por qué dichos grupos, junto a los principales medios escritos occidentales, guardan hoy silencio ante el miserable y sombrío poder que ejerce Al Zarqaoui?

¿Será que consideran a Al Zarqaoui como un libertador?

¿Será que por ahora lo único realmente importante es saber por quién votarán en las elecciones norteamericanas, Madonna y Britney Spears?

En ese sentido, me parece muy acertado lo que escribiera Cristina López Schlichting en el diario La Razón de España, el pasado 24 de septiembre: “…encenagado en el follón de Irak, que trajo a Zapatero al poder, «El País» no se da cuenta de que hay una guerra mundial. Un conflicto sin fronteras y con táctica de guerrilla que lo mismo mata en Afganistán que en Indonesia, Yemen, New York o España.”

Ante la indiferencia que ejercen tanto un sector de la comunidad internacional, así como el grueso de la opinión pública occidental, por lo que realmente sucede en Irak; podría dicha actitud estar llevando, a muchos, a pensar que lo mejor hubiera sido que Saddam Hussein siguiera en el poder.

Pero ante la pobreza espiritual de algunos círculos internacionales, cae muy bien el discurso que pronunciara Tony Blair éste martes 28 de septiembre en Brighton, ante el congreso de su partido; comenzó Blair dedicándole unas palabras a Kenneth Bigley, el rehén británico retenido por Al Zarqaoui, y que vive un calvario en Irak; para luego reconocer que las pruebas que le presentaron los servicios de inteligencia en cuanto a las armas biológicas y químicas en Irak, eran falsas. De esa manera Blair presentaba sus excusas, pero al mismo tiempo se negó a presentar sus excusas por haber derrocado a Saddam Hussein.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar