Opinión Internacional

Benedicto XVI. Donde dice Israel, quiere decir Europa

El Papa Benedicto XVI es un convencido defensor de la tolerancia religiosa y la libertad. En el recuerdo está su crítica en Ratisbona al uso de la fuerza para la imposición de la religión. Ha insistido en la Mezquita de Amman: «Es la manipulación ideológica de la religión, en ocasiones con fines políticos, el auténtico catalizador de la tensión y la división, y, a veces, de la violencia en la sociedad». También ha hablado de la importancia de preservar los lugares santos para su veneración. En el Monte Nebo, dijo:

Desde el principio, la Iglesia en estas tierras ha conmemorado en su liturgia las grandes figuras de los patriarcas y los profetas, como un símbolo de su profundo aprecio por la unidad de los dos testamentos. Pueda nuestro encuentro hoy inspirarnos en un renovado amor por el canon de la Sagrada Escritura y un deseo de superar todos los obstáculos a la reconciliación de cristianos y judíos en el respeto mutuo y la cooperación al servicio de la paz, al que nos llama la palabra de Dios.

Por encima de las polémicas y la politización a la que someten al Papa de manera inmisericorde, la razón de ser de su visita a Israel es simplemente la peregrinación de un hombre de la Biblia a la tierra de la Biblia. La relevancia de la Escritura es uno de los elementos cruciales de este Papa teólogo, parte de su voluntad de invocar la unión de la Biblia hebrea con el Nuevo Testamento como la base más sólida de una genuina amistad y comprensión. En sus palabras: «el Nuevo Testamento no es un libro diferente ni una religión diferente que, por alguna u otra razón se apropió de las Sagradas Escrituras de los judíos como de una estructura preliminar. El Nuevo Testamento no es otra cosa que la interpretación de la Ley, los Profetas y las Escrituras que encontramos en la historia de Jesús». Esto es lo principal del viaje del Papa.

Pero como Stalin temía, el Papa también tiene sus divisiones. Son estas. Ha dicho que hay que luchar contra el antisemitismo. Dentro de la crisis que vive Occidente, es indiscutible que Europa está en el estadio más avanzado. Al declinar económico –ya anunciado por el estancamiento de los 90–, el politiqueo institucional y la manifestación no ya de un déficit democrático, sino de un rechazo a los mecanismos democráticos y liberales que sacaron al continente de las dos guerras mundiales y la pobreza, hay que sumarle otros síntomas. La decadencia demográfica, la falta de patriotismo, la desconfianza en sí misma, el olvido de la religión, la irrelevancia de la historia, el aumento del relativismo y el multiculturalismo radical demuestran que, en términos de los Profetas, Europa ha pasado a idolatrar todo tipo de becerros sin pensar en las consecuencias.

Uno de esos síntomas consiste en considerar a Israel una amenaza para la paz por muchos europeos. Así es como por dejadez, falta de convicción, y por la fuerza de los cambios demográficos hemos unido el llorar en La lista de Schindler a los judíos del pasado, para poder mejor despreciar, eso sí con buena conciencia, a los del presente, como si el destino que les espera con Hamas o Hezbolah fuese mejor que el ofrecido por Hitler. Queremos seguir llevándonos bien con todos en nuestra ideal posmodernidad, especialmente con las radicalizadas minorías musulmanas que en algunas ciudades europeas marcan la agenda, no por su peso demográfico sino por un modelo de integración fracasado debido al dogmatismo relativista y multicultural.

De modo que, cuando se ve esa resistencia a los ídolos del presente que representa Israel y que el Papa no puede dejar de admirar, hay también un mensaje para nosotros europeos. Lo resumía muy bien, paradójicamente, ese protestante americano que era Reagan: «La libertad prospera cuando la religión es vibrante y se reconoce ante Dios, el estado de Derecho». ¿Escuchará Europa, como hizo antaño, lo que resuena en Jerusalén?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba