Opinión Internacional

Chávez y Colombia

Ya he perdido la cuenta de las veces que Chávez ha “congelado” las relaciones con Colombia. La primera, en mi memoria, es la que se derivó del arresto y deportación a Colombia, con participación “irregular” de agentes colombianos, de Rodrigo Granda, el llamado Canciller de las FARC, quien vivía en Venezuela con cédula y pasaporte venezolanos y, para colmo, inscrito en el registro electoral. La segunda fue cuando Uribe decidió suspender a Chávez de su función de mediador para lograr la liberación de los secuestrados por las FARC, y la tercera fue a raíz de la muerte del cabecilla “faraco” Raúl Reyes, durante el ataque a su campamento en territorio ecuatoriano. Chávez decretó un minuto de silencio para Reyes y ordenó a trasladar una brigada de tanques a la frontera con Colombia, que, por cierto, nunca llegaron a su destino por desperfectos mecánicos. La nueva crisis se inicia con la airada reacción de Chávez frente a la concesión de Colombia a los Estados Unidos del uso parcial, en el marco del Plan Colombia, de unas bases militares. Según Chávez esto constituye una amenaza para Venezuela. La razón básica de esta concesión está en el cierre de la base norteamericana de Manta en Ecuador, que estaba dirigida a controlar el narcotráfico en las rutas del Pacífico. Colombia, además de reafirmar el apoyo norteamericano, en su enfrentamiento con la narcoguerrilla, busca también el “agradecimiento”, particularmente en el Congreso de los EEUU, para lograr la aprobación del Acuerdo de Libre Comercio. Para Chávez, en cambio, la presencia de 800 militares y 600 contratistas privados norteamericanos, buena parte de los cuales ya se encuentran en Colombia, representa una amenaza de invasión por parte del “Imperio”, con la complicidad del vecino. Lo cual es un insulto a la inteligencia de cualquier alfabeto en política internacional. Los EEUU tienen suficiente capacidad para proyectar su poder militar a distancia, para necesitar bases colombianas, en el supuesto que quisieran invadir a Venezuela, como lo demuestra, entre otras, la acción contra el régimen del narcodictador panameño Noriega en 1989. Además, hay que ser bien ignorante, “credulón” o “cegato” ideológico, para creer seriamente que el gobierno Obama, ocupado y preocupado en Iraq, Afganistán, Irán, Pakistán y Corea del Norte, entre otras cosas, esté planificando una invasión a Venezuela, particularmente después del “deshielo” en la Cumbre Interamericana de Trinidad. La actual crisis se agudizó cuando salió a la luz pública, la noticia de que unos sofisticados lanza-cohetes, construidos por la compañía sueca Bofors y vendidos a Venezuela en 1988, fueron decomisados a las FARC. Hace más de un año que Suecia, alertada por Colombia, ha solicitado una explicación al gobierno venezolano, sin obtener respuesta. También Colombia, en junio pasado, había pedido discretamente explicaciones a Venezuela. Chávez, como buen militar cree que la mejor defensa es el ataque y de agraviante pasó a ser el agraviado. Denunció una conspiración del “Imperio” y de Colombia contra Venezuela, decide “congelar” las relaciones con el vecino y sobretodo amenaza con eliminar las importaciones de Colombia y estatizar las empresas colombianas en Venezuela, arriesgando la estabilidad económica de millones de personas, en los dos países. La irresponsabilidad del caudillo es espeluznante.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar