Opinión Internacional

Chile y Brasil: Comenzó el deslave

Las elecciones regionales celebradas ayer en Brasil y en Chile, dos bastiones de la centroizquierda forista, muestran la punta de un ovillo que comienza a desenredarse y que el 23 de Noviembre próximo encontrará su culminación con las elecciones regionales venezolanas: la región gira hacia la derecha en el caso chileno y hacia el centro en Brasil. Pero el golpe definitivo se dará en nuestro país, cuando las fuerzas ciudadanas se pronuncien por un franco retorno a la moderación, la prosperidad y el entendimiento, esto es: hacia la democracia.

Lula fue derrotado en los principales bastiones del PPT: en Sao Paulo, Porto Alegre y Bahia. La candidata del PT a sucederle en el 2010 y que contara con todo su respaldo fue vapuleada por el candidato Gilberto Kassab, del partido opositor Demócratas (DEM) que la duplicó en votos, respaldado por Jose Serra, líder del socialdemócrata PSDB y aspirante a la presidencia de la república. La izquierda tampoco pudo hacerse de la alcaldía de Rio de Janeiro. Es una derrota estrepitosa que deja abierto el futuro hacia un gobierno del centrista PSDB, según confirmó el ex presidente Fernando Henrique Cardoso.

Pero si la derrota de Lula fue contundente y señala un giro por hoy perfectamente previsible en el futuro político del Brasil, la que debió encajar la Concertación chilena y la presidente Michelle Bachelet fue sencillamente descomunal. Los partidos de la derecha chilena Renovación Nacional y UDI se hicieron con el gobierno de las principales y más pobladas ciudades chilenas: Santiago, Valparaíso, Concepción, Viña del Mar, Temuco, Rancagua Iquique, Copiapó y Punta Arenas. Se trata de una verdadera catástrofe para el gobierno de la socialista Michelle Bachelet y los partidos socialistas que la acompañan ˆ el Ps y el PPD ˆ así como un duro golpe a la Democracia Cristiana, que continúa cosechando las derrotas que le acarrea su incapacidad para zafarse de una matrimonio político que amenaza no sólo con la división interna y la disgregación, sino con la pérdida de su importante posición política.

En ambos casos se hace manifiesto el cansancio de la ciudadanía con proyectos de corte izquierdista y la necesidad de un giro político hacia el centro y la derecha democrática. El mismo fenómeno que se manifestará en nuestro país en noviembre próximo, cuando la oposición democrática rescate las principales ciudades del país y las gobernaciones emblemáticas de manos del proyecto bolivariano. Se trata de un duro golpe al Foro de Sao Paulo, al castrismo de nuevo cuño y a la traición de importantes partidos políticos respecto de los compromisos democráticos del pasado.

Se abre una alborada. Como diría Bob Dylan: times are in changing, los tiempos están cambiando. Sin duda, para nuestro bien.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba