Opinión Internacional

Cumbre Sur reclamará cambio en orden económico internacional

Con la reunión de los cancilleres, previa a la Cumbre Sur de jefes de Estado y de gobierno del Grupo de los 77, se inicia la etapa de trabajo de este encuentro que reúne a las naciones en desarrollo, con una representación próxima al 80 por ciento de la población mundial.

La sesión ministerial tiene como objetivo, debatir el tema principal acordado: Las Naciones Unidas en el siglo XXI. Se procuran establecer posiciones comunes del Grupo con miras a la Cumbre del Milenio convocada para setiembre próximo por la ONU.

Más de 400 expertos trabajaron en los proyectos de Declaración Final, Programa de Acción y el de Cooperación Sur-Sur. Sobre las coincidencias alcanzadas, se continúan negociando propuestas y enmiendas, así como matices en la redacción de los documentos. Todos ellos, serán finalmente puestos a la aprobación de los representantes de los gobiernos el próximo viernes 14.

Se han acreditado unas 130 delegaciones (sobre 133 países miembros). De ellas, unas 60 estarán representadas a nivel de jefes de estado, de gobierno, vicepresidentes o primeros ministros. Otras 40 son presididas por cancilleres. Asimismo, 34 naciones que no son miembros del G-77, asistirán como invitadas, al igual que 35 organismos y organizaciones internacionales.

El Canciller cubano Felipe Pérez Roque destacó el momento especial en el que se realiza la cumbre, recordando que tiene lugar después de la rebelión de Seattle, «del naufragio de la ministerial de la Organización Mundial del Comercio ante los intentos de realizar una reunión poco transparente y solo al servicio de unos pocos».

«En un momento, añadió, en que nadie se atreve a desmentir las consecuencias de la exclusión social y pobreza que trajeron consigo las políticas de choque y los durísimos ajustes estructurales que fueron impuestos a los países subdesarrollados, cuando hay un desprestigio creciente de las políticas neoliberales».

La decisión de convocar esta Cumbre se origina en el progresivo deterioro de la situación en los países que componen el G-77. El Canciller cubano dio unos datos que evidencian como ha crecido la brecha entre ricos y pobres: «Cuando se creó el Grupo de los 77 en 1964, el 20 por ciento de más rico de la población mundial era 30 veces mas rico que el 20 por ciento más pobre. La diferencia entonces, era de 30 a 1. Ahora es de 82 a 1, es decir, que el 20 por ciento más rico de la población mundial que vive fundamentalmente en los países mas desarrollados, es 82 veces mas rico que los países subdesarrollados».

Felipe Pérez Roque consideró impostergable el diálogo Norte-Sur por cuanto «los países desarrollados tienen que reconocer su responsabilidad y nuestro derecho al desarrollo, que es un derecho humano fundamental». El acceso a capitales, al conocimiento y a la tecnología, a la solución de la deuda externa, de las barreras arancelarias y el precio de nuestros productos, son temas -acotó- que debemos discutir.

«ORDEN ECONÓMICO INSOSTENIBLE»

Esta Cumbre, enfatizó el canciller cubano, emitirá un fuerte reclamo contra el actual orden económico internacional por insostenible, porque nuestros pueblos están exhaustos y no soportan más de lo mismo.

Cerró su presentación afirmando «aspiramos a que la Cumbre sea un aporte en
el debate internacional, un espacio para la concertación y la unidad entre nuestros países, sea un paso en la dirección a la esperanza».

Otros datos que conforman el marco en el que se realiza esta Cumbre: según las Naciones Unidas, mil 300 millones de personas viven en las naciones más pobres de la tierra con menos de un dólar al dia, 850 millones padecen desnutrición y más de 260 millones no tienen acceso a la educación básica.

La servidumbre de la deuda externa encadena a estos países al pago de intereses que en muchos casos superan el 25por ciento de sus ingresos anuales por exportaciones. Este continuo drenaje hace imposible atender las necesidades prioritarias de la población: sanidad y educación. La deuda tampoco permite desarrollar infraestructuras, y en la práctica condiciona la soberanía de los países, creando una dependencia económica y política de los países ricos.

Otro dato que permite dimensionar la brutal e injusta desigualdad: la fortuna de las tres personas más ricas del mundo, es superior al conjunto del Producto Bruto Interno de 48 naciones, con 600 millones de habitantes.

El representante de Nigeria, Arthur Mbanefo, Presidente del Grupo de los 77 dijo que la Cumbre Sur es una reacción natural a la situación que soportan decenas de países y millones de personas. Y es también el renacimiento del G-77, decidido a cortar las dañinas cadenas del oneroso legado de la pobreza del subdesarrollo, la marginación y el persistente sentimiento de desesperanza».

» LA OTRA CARA» DE LA REALIDAD, EN WASHINGTON

Y mientras esto ocurre en La Habana, en Washington la policía montó un espectacular operativo de seguridad en torno a las sedes del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, para proteger a las delegaciones que asistirán a las reuniones anuales de primavera de ambas entidades.

Las manifestaciones comenzaron el pasado domingo con una gran cadena humana
en torno al Capitolio, para mostrar la manera como el BM y el FMI encandenan a los países más pobres con sus programas de ajuste y los créditos que otorgan, aumentando sus deudas.

Para el próximo domingo se espera que unas 10 mil personas participen de una nueva manifestación de protesta. Los edificios del BM y del FMI fueron declarados «sedes diplomáticas» para que el servicio secreto pueda brindarles una protección especial.

Han sido multiplicados los «ojos electrónicos» que vigilan el entorno de ambos edificios las 24 horas del dia. Las detenciones comenzaron ayer. Siete ecologistas fueron detenidos cuando bloquearon con un camión la Avda. Pensylvania. Tenían un cartel de grandes dimensiones que decía: «El Banco Mundial saquea el planeta. No mas dólares para el petróleo, el gas y la minería».

LA GLOBALIZACIÓN DE LA LUCHA Y LA ESPERANZA

Los organizadores de la protesta, la Alianza para la Justicia Global (Alliance for Global Justice), han invitado a líderes de movimientos de base de América Latina. Entre ellos, Oscar Olivera, de la Coordinadora de defensa del Agua y de la Vida, de Cochabamba, Bolivia, donde en los últimos dias se viene librando una lucha popular para evitar la privatización del servicio de agua.

El ex dictador Gral. Hugo Bánzer, reciclado en «presidente constitucional» recurrió al Estado de Sitio y a la represión. Como parte de la policía – la tropa- se amotinó por sus bajos sueldos, resolvió otorgar un aumento urgente del 50 por ciento en sus salarios, y luego los mandó a reprimir.

Horas antes de decretar el estado de sitio, ya había tenido la precaución de mandar a detener en sus casas a la mayoría de los dirigentes naturales del alzamiento popular y campesino. Eso no frenó la movilización popular, verdadero motor de la rebelión. Finalmente Bánzer ha retrocedido en algunas de sus intenciones, pero el conflicto no ha terminado. Hasta ahora se han producido 5 muertos, hay 7 desaparecidos, y un número indefinido de heridos y detenidos.

Como ven, unas historias se encadenan fácilmente con otras. Y todas nos hablan y nos cuentan de lo mismo: Los efectos del neoliberalismo no se limitan a lo económico ni tienen únicamente efectos «locales». Es un fenómeno global, que abarca el campo social, cultural, de las ideas. Y por tanto, corresponde afrontarlo de igual manera, con una visión alternativa, construída democráticamente, con proyectos de Vida, no de «ganancia».

Quizás por eso, resulte tan importante «saber». Como dicen las Madres de la Plaza de Mayo, «saber» para no ser dominados. Y el saber no es únicamente el «académico», sino fundamentalmente, el conocimiento que nos permite desentrañar los mecanismos cotidianos de la libertad o de la dominación, de la independencia o del sometimiento.

Y ese «saber» pasa, necesariamente por la información alternativa, la documentación sobre la realidad, para desbordar los límites impuestos por unos medios de comunicación que mutilan, deforman, ocultan o niegan. Y a los que, mayoritariamente, no les interesa ni buscar ni explicar las causas de la profunda e injusta desigualdad entre los seres humanos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba