Opinión Internacional

Don Samuel chupamedina

En medio del presente maremagnum político, hace su aparición estelar Don Samuel, político y hombre de negocios que se integró gustoso a una cupulita política, que el generoso vicepresidente boliviano le puso el rimbombante nombre de «Suprapartidaria»; por supuesto que este nombre es generoso para fines del gobierno, pues intenta armar una verbena con bombos y platillos para sacar a bailar a la fea de la Asamblea Constituyente, que ya se quedó para vestir santo, salvo para los gígolos contratados, como Don Samuel, entre otros, que siguen haciéndose los galanes, los buenos postores con poses románticas ante la Fea de la Asamblea que quiere pasar por buena candidata con dote incluida.

Don Samuel, que es master en Finanzas Públicas del London School of Economics, del Reino Unido, debe tener muy preocupada a su prestigiosa universidad porque ha entrado a engrosar la fila de los políticos que avalan la destrucción del país, que está siendo asfixiado económicamente, con medidas tan estúpidas como arcaicas, que lo están destruyendo todo a golpes y machetazos.

Medina, se ha enriquecido con la industria del cemento, e ingresó en la política en el año 1984, militando en el Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR), que luego terminó en el año 1989 haciendo un pacto con el ex presidente Hugo Banzer. En la gestión de Paz Zamora fue elegido Ministro de Planeamiento, siendo uno de los principales promotores de las medidas económicas neoliberales caracterizada por la amplia privatización de empresas públicas.

En su controvertida historia personal, encontramos que en el año 1995 fue secuestrado por el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) durante 45 días. Su historia política lo lleva a desprenderse del MIR y a fundar su propio partido UN, con el que intenta volar más alto, postulándose bajo esta sigla como presidente, hasta que el 2007 se presentó como candidato a la Asamblea Constituyente resultando electo asambleista por la circunscripcíon de La Paz.

Podríamos suponer que Don Samuel, secuestrado por el MRTA, podría tener alguna secuela de este episodio, algo que se conoce como Síndrome de Estocolmo y que se define por la alianza y sometimiento a sus captores; quizás 45 días de cautiverio en un cuarto de dos por uno, pueden haberlo llevado a ver la vida tan cuadrada y estrecha como su celda. Pero existen otras realidades que están más acá de Estocolmo, como son las denuncias que pesan sobre este empresario en el sentido de que tendría una deuda con el fisco, la misma que ha sido certificada por el Servicio Nacional de Patrimonio del Estado (Senape), según denuncias del actual Gobierno, que emplazó al líder político a que cancele su deuda que se remonta a cuando se desempeñó como Ministro de Planeamiento durante el gobierno de Jaime Paz Zamora (1989-1993). Estas denuncias plantearon que la fábrica de cemento de Doria Medina ubicada en la ciudad de Viacha tendría también una deuda de 1.1 millones de bolivianos por concepto de falta de pago por el suministro de gas natural.

«El señor Doria Medina nunca ha pagado esas dos deudas desde que era Ministro, por lo que remitiré los documentos a la Contraloría General de la República», adelantó el diputado Ramos del MAS, quien hace apenas un tiempito atrás pidió públicamente la nacionalización de la cementera Soboce.

Vaya drama el de Don Samuel, emplazado ahora por sus captores a fungir de novio y maestro de ceremonia de la Candida Erendira y su abuela la desalmada.

Lo más penoso es que el origen de su nombre viene del Hebreo y significa «Dios escucha». Un gran nombre que este señor se ha dado el gusto de echar por tierra en medio de una carrera política en la que por money, money se ha atrevido a todo, convirtiéndose en un pesado meteoro que se viene a pique en tierras bolivianas.

Apártese quien pueda a varios metros a la redonda de la destrucción que dejará el meteoro llamado Don Samuel Chupamedinas. Los que se codean con él, deben tomar sus precauciones, por lo menos los que se estimen como personas de bien, quienes deberán desmarcarse de la insensatez con la que Don Samuel se está enterrando en una celda de 2 por 2, secuestrado ahora por elección y cuenta propia, por esa compulsión a la repetición que tienen los que aman y cuidan su dinero más que su país.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba