Opinión Internacional

Dos dudas sobre el TLC

Solo tengo dos dudas que en realidad son dos medio temores sobre el TLC. Aquí nunca se aprovecharon las oportunidades de riqueza. El oro, la plata, el petróleo, ni el caucho ni el güano significaron el despegue social de algún país latinoamericano. ¿Por qué un Tratado de Libre Comercio hará la diferencia? Creo que se están creando demasiadas expectativas o que alguien nos quiere engatusar.

Se ha dicho que países como Perú o Colombia ganan mucho comerciando con Estados Unidos y que ganamos nosotros más de lo que ellos a nosotros por vendernos. (Casi siento que nos hacen un favor y que debería escribir demostrando gratitud). Aunque mi lógica, seguramente retorcida, me dicta lo contrario. El agradecido debería ser el vendedor y no el comprador.

Con todo, los productos norteamericanos son en muchos casos unos “don nadie” en muchos lugares, en especial en Europa. Las mercancías estadounidenses son “importantes” en nuestros países que solo exportan insumos primarios.

Mi segunda duda se refiere a un principio básico y natural ¿El tiburón perdona a su carnada? Discúlpenme los hombres honorables que seguramente los hay en esta negociación y que trabajan por representarnos dignamente. Pero recurro a la historia para sustentar una gigantesca duda sobre la honorabilidad de nuestros políticos, tan fácilmente corruptibles y vendibles al peso y al peor postor.

Hemos visto como en nuestra región se ponen y sacan presidentes al mejor parecer norteamericano. Golpes de Estado propiciados por EE.UU., hay infinidad y huelga mencionarlos. Ni ellos lo discuten.

Así que me pregunto, qué garantía hay de que estos políticos, que dicen representarnos y dicen estar allí porque los elegimos y cuando elegimos, los que no le gusta al Tío Sam, los derroca para apoyar a otros, ejemplo sátrapa Sadam Hussein que es tan carnicero como Pinochet o tan delincuente como Noriega y por lo mismo, si no hay garantías de equidad y respeto, estamos perdiendo el tiempo o nos están contando cuentos no negociables.

Porque no nos sinceramos y dado que siempre gana el más fuerte y la mayor tajada se la queda el Norte, me pregunto, si se podría cambiar el Tratado de Libre Comercio por un Tratado de Libre Nacionalidad, así no nos sentiremos los perdedores de siempre, ni los robados y asaltados y cuando se diga que EE.U.U., otra vez se salió con la suya, para variar, nos sentiremos ganadores.

Y, cuando esas gigantescas multinacionales quieran hacer y deshacer en estas republiquetas nuestras, ya no podrán hacerlo, porque serán atentados contra ciudadanos norteamericanos y las leyes se respetan para los estadounidenses. Ya sabemos que si hubiera un inefable “Human Exchange”. Un estadounidense valdría por mil iraquíes o por cien salvadoreños. No es que nuestros países y nacionalidades no valgan, no se nos deja valer. La intromisión extranjera es permanente.

Creo que estableciéndose ciudadanos de tercera y países bananeros, los que perdieron colonias y virreinatos, descubrieron que era posible sustentar su estilo de vida aún prescindiendo de la esclavitud de negros e indios. Creando estas esclavas financieras y contratos comerciales de la desigualdad fue posible. Razón por la cual nuestro oro, plata, petróleo, caucho y güano no significaron el despegue social para nuestras naciones.

Porque hay algo muy raro en todo esto. O son muy brutos o muy estúpidos los que dirigen el F.M.I., o efectivamente pasa algo muy raro. Sino díganme que países ya dejaron la pobreza desde su fundación en 1945, porque para eso fue creado.

Ojo, no es broma, ni burla, ni escarnio o cinismo de mi parte. En el artículo I del Convenio Constitutivo se indica que «la misión del FMI es: fomentar la cooperación monetaria internacional; facilitar la expansión y el crecimiento equilibrado del comercio internacional.”

Por favor, ¿Podemos hablar mejor de un Tratado de Libre Nacionalidad? porque si el Norte, siempre va hacer lo que quiera acá, al menos déjenos el libre tránsito y sino, esto sería al menos un seguro de vida para millones. ¿Es el paso lógico no? Después de todo Ecuador emplea el dólar como moneda oficial y el resto de Latinoamérica la usa y prefiere.

Por favor, piénsenlo siquiera, por ahora prometo comer más en Mc Donalds y ver más películas de Blockbuster.

(%=Link(«http://www.josemusse.com»,»Site del autor»)%)

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba