Opinión Internacional

ECUADOR : Las elecciones y el espíritu de la época

La decisión de que Luis Macas sea el candidato
presidencial del Movimiento Indígena (el movimiento
social más importante y trascendente del país), y de
conformar un Frente Intercultural con diversos
sectores sociales y políticos de izquierda, marca un
quiebre en la etapa preelectoral.

Según algunas investigaciones realizadas por el
Quincenario Tintají con el apoyo de encuestas, la
candidatura sola de Macas parte con un piso de
intención de voto superior al 6 por ciento. Y en caso
de concretarse un Frente entre Pachakutik (con
respaldo de la CONAIE y Ecuarunari), el Movimiento
Popular Democrático, el Movimiento Gente Común de
Eduardo Delgado, el Partido Socialista, otras
organizaciones políticas y diversos movimientos
sociales urbanos y rurales del país, sindicatos y
sectores culturales, el piso de inicio superaría el 10
por ciento.

De acuerdo a eso su candidatura sería la de mayor
proyección en la izquierda ecuatoriana. Muy superior a
la de Rafael Correa, que según los últimos datos de
encuestas se encuentra estancada y en franca caída por
no contar con el respaldo de movimientos sociales de
trascendencia y porque la popularidad de su figura ya
llegó al tope, e incluso gran parte de quienes
tendrían intención de votar por él, si surge otro
candidato de izquierda cambiarían su voto.

La constitución de un frente como el mencionado sería
un hecho simbólico de trascendencia porque evocaría el
frente anti TLC y Oxy que se ha expresado en los
últimos meses y cuyo punto más alto estuvo en la
victoriosa movilización indígena de marzo, llevando al
gobierno a decidirse por la caducidad del contrato con
la petrolera estadounidense y dejando el TLC en coma.

Si a ese frente se suma la posible y necesaria
presencia activa de determinadas personalidades como
Julio Cesar Trujillo, Alejandro Moreano, Augusto
Tandazo, Luis Maldonado Lince y otros, se ata una
buena alianza con sectores y personalidades
progresistas de la Costa que pueden asumir el programa
tipo Medardo Mora (Rector de la Universidad Laica Eloy
Alfaro de Manabí), Simón Cañarte (medianos productores
de banano), Marena Briones y otros/as, y con una
participación directa de dirigentes /as históricos
reconocidos de los movimientos mencionados, se estaría
construyendo un Frente con muy buenas posibilidades
electorales porque se proyectaría nacionalmente.

Ese Frente unido por un programa común de izquierda
que se centre en la defensa de la soberanía y
particularmente en la nacionalización de los
hidrocarburos y el llamado a una Asamblea
Constituyente, en el que se ponga de manifiesto la
diversidad y la defensa de esa diversidad, y en el que
se ponga a consideración antes de las elecciones el
nombre de una parte importante del posible futuro
gabinete ministerial (en el que tal vez podrían
figurar el propio Trujillo, Tandazo, Lince, Nina
Pacari, Alberto Acosta, Edgar Isch, Eduardo Delgado,
Enrique Ayala, Luis Villacís, Auki Tituaña, Guadalupe
Larriva, Medardo Mora, el propio Rafael Correa y
tantos otros con capacidad y trayectoria de izquierda)
generaría confianza en muchos electores que votarían a
la izquierda pero hoy tienen la intención de votar
nulo como lo manifiestan ciertas encuestas.

Si la campaña se transforma en una especie de
movilización nacional unitaria cantón por cantón
(aunque a nivel provincial vayan con candidaturas
propias cada sector); si se hace un lanzamiento
multitudinario que marque presencia; si se hace una
adecuada campaña de comunicación; si se elige un buen
candidato vicepresidencial de la Costa (podría ser el
propio Correa) comprometido con un proyecto soberano e
identificado como un complemento a la candidatura
indígena en la construcción simbólica del imaginario
de los ecuatorianos; si los distintos sectores no se
pelean entre sí y no intentan imponer su palabra y sus
banderas, estaremos construyendo la utopía de la
unidad pero con posibilidades, con buenas
posibilidades. Entonces, ese Frente puede patear el
tablero electoral. El triunfo y la actual gestión de
Evo Morales en Bolivia también tienen influencia en el
imaginario de los /as ecuatorianos /as y ayuda a
fortalecer ese frente social y político liderado por
la CONAIE y Macas.

Como diría Hegel, la consolidación de este Frente y de
la candidatura de Macas se correspondería con el
espíritu de la época. Hay cosas que se dan en
determinados momentos históricos, hay percepciones
colectivas que maduran en ciertos períodos. Hay que
saber interpretar el espíritu de la época.

_______________

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba