Opinión Internacional

El desprestigio internacional del chavismo

El régimen chavista inició una importante campaña, utilizando millones de dólares y el respaldo de importantes intelectuales de la izquierda radical, que vieron, en el proceso político venezolano, una esperanza para reivindicar el prestigio de las revoluciones marxistas.

Ese éxito inicial fue consolidado por Hugo Chávez mediante el respaldo económico a grupos políticos latinoamericanos de izquierda que tenían posibilidades de alcanzar el poder a través de la vía electoral. Al mismo tiempo, se dedicó a fortalecer la creación de nuevas organizaciones internacionales, mediante la utilización del petróleo, que buscaban debilitar la OEA, disminuir la influencia de los Estados Unidos y obligar al reconocimiento de Cuba. Las más importantes fueron: la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, la Unión de Naciones Latinoamericanas, la Alianza Bolivariana para los pueblos de América, Petrosur y Petrocaribe. Estos éxitos y sus estrechas relaciones con los presidentes Lula Da Silva y Néstor Kirchner le permitieron ampliar su influencia en la América Latina.

La importante influencia alcanzada por el régimen chavista en la América Latina ha sido sorprendentemente dilapidada, en menos de un año, por Nicolás Maduro. Su escaso liderazgo y su limitado carisma mostraron, desde el inicio de su gobierno, su total incapacidad para lograr preservar lo alcanzado por la Revolución Bolivariana. Esta realidad se incrementó ante la inmensa crisis económica venezolana, generada por el irresponsable gasto público y el creciente endeudamiento internacional iniciado durante el gobierno de Hugo Chávez, el marcado descontento popular, la generalizada protesta estudiantil y la inaceptable represión del régimen. La primera voz de alerta que se oyó fue la del ex presidente Oscar Arias, premio Nobel de la Paz, que mediante un trascendente mensaje impactó a la opinión pública internacional.

En su declaración, Oscar Arias resumió, en pocas palabras, la difícil situación que vive Venezuela: “Quiero sumar mi voz a un coro de preocupación que recorre nuestra América. Miles de estudiantes y opositores fueron brutalmente atacados con armas de fuego por los cuerpos de seguridad. Tres personas murieron y al menos cien han resultado heridas al finalizar una serie de protestas en Caracas y otras ciudades venezolanas…. Me acusarán de ser lacayo del Imperio, pero no voy a callarme, cuando la sola existencia de un gobierno como el de Venezuela es una afrenta a la democracia”…. Este gesto valiente, de uno de los latinoamericanos de mayor prestigio internacional, produjo una generalizada reacción en todos los sectores democráticos de América Latina y de Europa.

La mayoría de los parlamentos de América y de Europa analizaron la situación venezolana e hicieron público su rechazo a la represión de su gobierno. Una de esas resoluciones, la del Parlamento Europeo, resume en nueve puntos la situación venezolana. Los más importantes son: condena los actos de violencia que se iniciaron el 12 de febrero y responsabiliza al gobierno nacional de los muertos y heridos ocurridos; recuerda que el derecho de expresión y el de manifestación son derechos humanos fundamentales; expresa su preocupación por la detención de estudiantes y dirigentes de la oposición y reclama su inmediata liberación; recuerda el principio de separación de los poderes públicos; solicita el desarme y disolución de los grupos armados. Nicolás Maduro no ha cumplido ni uno de esos puntos. Esa es la razón de la protesta ciudadana.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba