Opinión Internacional

El falluto rescate de la soldado Lynch

El rescate en Iraq, de la soldado Lynch, no tiene nada que ver con “El rescate del soldado Ryan”, épico film basado en un relato del famoso historiador norteamericano , Stephen Ambrose , – recientemente fallecido-, que fue una gran película, dirigida por el laureado Steven Spielbrg y con el tambien premiado actor Tom Hanks. El “rescate” de Lynch fue un fiasco de la propaganda del Pentágono.

En busca de apoyo para una guerra que nadie ha entendido o aceptado, el gobierno de Bush lanzó una supuesta accion de heroismo bélico tratando de convocar al interés y el patriotismo de los estadouidenses, pero poco a poco se está demostrando que todo fue una falsa historia mal hecha, pretendidamente al estilo Hollywood.

La justificacion de Bush, como se debate hoy a nivel mundial, al comprobarse que no encontraron las famosas armas de destruccion masiva que con tanta insistencia anunciaron el presidente Bush y el primer ministro britanico Tony Blair, que el dictador iraquí ya disponía… y podia usarlas en cualquier momento.

Pero el ‘rescate” de la soldado Lynch, en Irak, se está transformando en el peor montaje propagandistico del Pentágono sobre la guerra contra Irak, un episodio plagado de falsedades y mentiras que la dinastia Bush impuso a la opinión norteamericana y mundial para salvarse ante la Historia y justificar una aventura bélica que no se sabe cuando, ni como, ni donde terminará…

El 23 de marzo, cuando la invasión anglonorteamericana había comenzado desde Kuwait y virtualmente desde los cuatro puntos cardinales del mapamundi, un convoy de apoyo del ejército norteamericano equivocó su ruta y cayó en una emboscada cerca de la población de Nassariya, que el comando norteamericano había decidido pasar por alto, en su angustia por avanzar rápido hacia Bagdad.

En el curso de la emboscada, varios vehiculos del convoy norteamericano fueron destruidos y hubo un breve combate.

Cinco soldados cayeron muertos y unos siete fueron heridos o cayeron presos de los iraquies, incluyendo a dos mujeres soldados y una de ellas, se dijo en una primera versión, estuvo peleando, disparando su rifle M-16 hasta vaciar el cargador, o sea que luchando, hasta que fue capturada y llevada a un hospital de Nassariya.

La soldado fue rescatada por un grupo espcial, después de que los militares norteamericanos fueron dateados por los propios médicos del hospital que la soldado Lynch podía ser rescatada de una determinda habitación porque los médicos temían que podía ser maltratada por los milicianos baathistas (del partido de Sadam Hussein) que montaban guardia allí.

Lo cierto es que una unidad de comandos de las fuerzas especiales fue a rescatarla, en un aparatoso operativo nocturno, pateando puertas, armas largas en ristre y gritando “go, go. go!’”, ante los atónitos médicos y enfermeras que ya habían franqueado el paso y acomodado todo para la entrega de la soldado herida.

Todo esto fue filmado con cámaras especiales para captar imágenes nocturnas, según un informe de la BBC de Londres, que criticó la ‘teatralizacion’ del episodio.

Un periodista canadiense, que investigó el caso, escribió en el ‘Toronto Star” que la soldado Lynch no tenía heridas de bala, sino una fractura en la columna y otra en la pierna, y alguna cortada de cuchillo que en todo caso, le impedían manipular el rifle M-16.

El periodista siguió el caso hasta el hospital Walter Reed de Washington, donde Lynch se encuentra aislada, con un guardia militar en la puerta. Solo se permite el acceso de su padre, quien ante la prensa dijo que no podía hablar nada de nada. Al principio se dijo que la soldado había perdido la memoria. Ni siquiera hubo respuesta a la oferta de la televisora CBS, que ha cambio de una entrevista ofrecía financiar un libro y una película. Es decir, el camino directo al estrellato y a la bonanza económica. Lynch, que vivía en una empobrecida zona del estado de west Virginia, se había enrolado en el ejército con el propósito de obtener una beca, para estudiar para maestra. Pero nada. La soldado Lynch sigue bajo control del Pentágono. Y es uno de los misterios de la guerra de propaganda en Irak. Y, justo cuando estoy terminando de escribir este artículo, veo la noticia de que quien fue artífice de las relaciones públicas del Pentágono, Victoria Clarke, de estricta confianza del secretario de Defensa Donald Rumsfeld, ha presentado su renuncia.

Será una víctima indirecta del operativo de rescate de la soldado Lynch? Ya viene el proximo capitulo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba