Opinión Internacional

El mundo está loco, loco

Nos deja sorprendidos la declaración de la Cumbre del Grupo de Río, que entre otras acciones, dictó una resolución aprobando «su total respaldo al proceso democrático y al régimen institucional boliviano».

En dicha declaración los mandatarios de estado asistentes decidieron apoyar al presidente Evo Morales, quien en su intervención habló de los peligros que corre su gobierno, atribuyendo que esta situación se debe a que es perseguido por una oposición que está respaldada por la Embajada de Estados Unidos.

Los bolivianos que nos hemos enterado de esta denuncia sentimos verdadera vergüenza ajena, porque nuestro mandatario miente con descaro y no se amilana de hacerlo ni siquiera en una cumbre de dignatarios. El presidente de los bolivianos, ha hablado sin razón, puesto que ha evitado decir que los atropellos que se han dado durante su gestión los ha generado su gobierno, que es además el único causante de la desinstitucionalización que ha conseguido con sus acciones y medidas, de los atropellos que viene perpetrando, en los que incluso ha llegado a cercar el Congreso, a tratar de destituir prefectos electos, a descabezar el Tribunal Constitucional y a provocar muertes e ilegalidades a gran escala; amén de haber aprobado una Constitución que no debatió ni un solo artículo y que sesionó cercada por militares y milicias, excluyendo a la oposición y provocando muertes.

Sin embargo, basta que el presidente se presente bañado en lamento, lanzando un discurso falso y lastimero, que falsea la realidad, para que los jefes de Estado y de Gobierno del Grupo de Río, le pongan el hombro y se pronuncien por la conservación de su gobierno que según la resolución es calificado «como un proceso democrático, que ha surgido del voto , basado en el respeto de los principios y derechos democráticos universales», que es lo que asegura el documento.

Esta expresiones nos muestran mandatarios que se hacen los desinformados de lo que ocurre en Bolivia, que se convierten así también en cómplices de la mentira y de la farsa en la que pretenden entrampar a un país que está buscando defenderse de los ataques, del rompimiento del Estado de Derecho, que pretende perpetrar el actual gobierno para llevar al pueblo de Bolivia a la consolidación de una dictadura.

El documento agrega que el grupo de Rio: «Consecuentemente, rechaza todo intento de interrupción de dicho proceso o de acciones violentas que busquen vulnerar la estabilidad del Gobierno y de los órganos elegidos por el pueblo de Bolivia».

Estos dignatarios pusilánimes y mentirosos pretenden desconocer que los ataques vienen de parte del gobierno y que es este el que está vulnerando la estabilidad del país y el que ejerce acciones violentas a diestra y siniestra.

¿Qué democracia defienden estos almidonados y destemplados señores del engaño?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba