Opinión Internacional

El poder pone a prueba al Hamas de los Jamases

“No les ordenamos hacerlo (atentados suicidas), simplemente les damos permiso para hacerlo en determinadas ocasiones”
Dr. Aziz Rantisi, entrevista, 2 de marzo de 1988.

El ala política de una organización islamista radical que abiertamente se pronuncia a favor de atentados contra civiles israelíes ganó las elecciones parlamentarias de los territorios autónomos palestinos. Hamas, acrónimo del Movimiento de Resistencia Islámica – que junto al Yihad (apoyado por Irán) y las Brigadas de Mártires de El Aksa conforman los principales grupos terroristas palestinos que no reconocen al Estado de Israel – será deberá participar ahora en las negociaciones para la creación de un Estado Palestino con el gobierno del país al cual no reconoce.

¿Cómo permitió Israel, los dirigentes moderados de la Autoridad Palestina, los integrantes del grupo de los Cuatro: la ONU, Rusia, Estados Unidos y la Comunidad Europea y el pueblo palestino que una organización Hamas se convirtiese en el grupo político más importante de Palestina? ¿Hay posibilidad de dialogo entre israelíes y palestinos de ahora en adelante?

Las Cuentas no Salieron

Un reciente artículo del analista Bradley Burston en el diario israelí Haaretz, titulado “Hamas ‘R’ Us” (aludiendo con ironía a la cadena de tiendas Toys ‘R’ Us), comienza con la siguiente afirmación: “Son altas las probabilidades de que si la presente situación política lo confunde a usted, sea solamente porque usted la entiende”.

Los israelíes entienden que no entienden como a su gobierno no le salieron las cuentas para predecir la posible victoria de Hamas y con eso crear una situación casi imposible de dialogo para continuar el proceso de paz que puede conducir a la vuelta de un sangriento espiral de violencia. La política oficial israelí es la de no negociar con terroristas y en los últimos años, antes de la tregua que los grupos militantes palestinos ofrecieron por la retirada unilateral de Gaza, líderes emblemáticos de Hamas como su guía espiritual, el Jeque Ahmed Yassin y su inmediato sucesor, Aziz Rantisi, fueron aniquilados en una estrategia que buscaba desmembrar a esta organización fundamentalista islámica.

Luego, con la muerte de Arafat, Israel confió que moderados como el presidente palestino Abu Mazen encaminarían el proceso de paz, pero la población palestina no se conformó con la retirada israelí de Gaza ni con gestos conciliatorios como la liberación de varios presos palestinos. Abu Mazen y su entornó también pensaron que podrían dividir a Hamas invitándolos a participar en la política por medio de las elecciones parlamentarias: unos cuantos puestos en el congreso y algunos cargos en el gabinete les obligarían a abandonar la violencia o a dividirse. Sus cálculos tampoco fueron correctos:
– Hamas se presentó unificada al proceso electoral y cada vez se hizo más popular.

– Abu Mazen no logró convencerlos de abandonar las armas y reconocer a Israel como precondición para participar en las elecciones.

– Israel aseguró que prohibiría la de Hamas en las elecciones y quizás, confiando en la estrategia de Abu Mazen, su gobierno decidió no inmiscuirse en el proceso electoral.

– Israel amenazó con no permitir a candidatos de Hamas realizar campaña electoral y eso los catapultó en las encuestas.

Una comedia de errores de los miembros del Fatah de la Organización para la Liberación de Palestina de Abu Mazen y del gobierno de Ariel Sharon, condujeron a Hamas, sin ninguna concesión ideológica y sin desarmarse, al control del parlamento palestino.

Por otro lado…

Si bien son pocos los que piensan que a Hamas no le quedará remedio que reconocer a Israel, abandonar la violencia y desarmarse, la mayoría de los analistas no son optimistas y predicen tiempos muy duros entre Israel y Palestina.

Los miembros de Hamas saben bien que las razones principales de su victoria no se basan en el culto al martirio suicida que predican ni a los atentados terroristas contra población civil israelí que la mayoría de su pueblo condena, sino en la enorme decepción de más de una década del gobierno de Arafat y de Fatah, que entre el conflicto con Israel, pero sobre todo, la enorme e incontrolable corrupción de sus actuales gobernantes.

Sumidos en una creciente pobreza, con altos niveles de desempleo y con paupérrimas condiciones de vida, la inmensa mayoría de los palestinos se sienten indignados al ver a sus líderes viviendo en lujo y despilfarrando millones de dólares otorgados por la Comunidad Europea y otros países interesados en el desarrollo socioeconómico y político de los territorios palestinos.

Ante esta sensación de frustración era predecible que una Hamas, con características similares a Al Qaeda y tantas otros grupos islamistas que manejan mucho dinero recaudado en mezquitas y de contribuciones de musulmanes devotos en el mundo, se presentará con su sistema religioso de educación y de ayuda social, como una alternativa para enfrentar los problemas cotidianos de la supervivencia de masas de palestinos.

Como curre en Egipto, en donde Los Hermanos Musulmanes, el movimiento islámico radical que desde hace décadas creó un sistema alternativo al del gobierno de es país proveyendo de ayuda económica, salud y educación a sus miembros, Hamas fue fundado por palestinos que imitaron esa experiencia y abrieron una sucursal palestina de esta organización en los años ochenta.

La política no da para jamases

Palestinos seculares e israelíes se equivocaron con Hamas y sin embargo, ahora con poder y responsabilidades de Estado, este movimiento no podrá demostrar que puede mejorar la calidad de vida de su pueblo sin los beneficios económicos que solo se pueden obtener con el avance del proceso de paz con Israel.

¿Está lista Hamas para desmilitarizarse, o en su defecto, el presidente Abu Mazen para obligarlos a hacerlo? ¿Están dispuestos a sentarse en una misma mesa con interlocutores israelíes?
El poder, si no se asume con responsabilidad, podría ser el factor que debilite a un movimiento que como la OLP, nació para la lucha armada y no para la política.

El Hamas del jamás reconocer a Israel y jamás abandonar el terrorismo como método de lucha, o se deja de jamases o se verá forzado, a las buenas o malas, a dejar aquello que se invento para resolver sin violencia los conflictos entre seres humanos: la política.

BREVE HISTORIA DE HAMAS

El grupo islamista Hamas fue creado en 1987 en Gaza y Cisjordania por palestinos vinculados a la organización Hermanos Musulmanes fundado en 1928 por el líder religioso Hassan al-Banna en Egipto, luego del colapso del Imperio Otomano.

El objetivo de Hamas, al igual que el de los Hermanos Musulmanes, es el del establecimiento de un estado islámico basado en la sharia o ley islámica, en este caso en los territorios palestinos y predican la destrucción total del Estado de Israel. Hamas nació durante la Intifada palestina que comenzó a finales de 1987, y se estableció como uno de los elementos más extremistas de ese levantamiento con la influencia del jeque Ahmed Yasín.

Según progresó la intifada Hamas comenzó a combinar ataques contra israelíes con acciones contra los palestinos moderados, especialmente contra los miembros de la Organización para la Liberación

– Ismail Haniyeh: Líder del movimiento de estudiantes de Hamas en la Universidad Islámica de Gaza, fue el asesor principal del fundador de la organización, el jeque Yasín. Se le considera uno de los miembros de Hamas más moderada de su ala política y encabeza la lista parlamentaria que obtuvo la victoria de las elecciones.

– Moussa Abu Marzuk: Considerado el número dos de Hamas luego de Haniyeh y portavoz del movimiento islamista durante las elecciones.

-Dr. Mahmoud Zahar – Médico cirujano de la Universidad Islámica de Gaza y el diputado número 8 de la lista nacional de Hamas. Uno de los miembros más radicales del movimiento.

-Mohammed Abu Tir – Segundo candidato de la lista parlamentaria de Hamas, es residente de un suburbio al sur de Jerusalén. Originalmente fue miembro de Fatah pero luego se unió a Hamas. Fue liberado de una prisión israelí hace seis meses a la cual fue sentenciado por posesión de armas y asistencias a grupos terroristas en Cisjordania.

– Hassan Yousef – Uno de los principales personajes en convencer a Hamas en participar en las elecciones parlamentarias, el diputado de 50 años tiene vinculos muy estrechos con los líderes de Fatah.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba