Opinión Internacional

Haciendo las paces en Trinidad

Sin posibilidades de poder repetir su memorable actuación del año 2005 en la IV Cumbre de las Américas en Mar del Plata, Argentina, el presidente venezolano Hugo Chávez cambió de táctica esta vez, cuando los 34 Jefes de Estado del hemisferio se reunieron en ocasión de celebrarse la V Cumbre en Trinidad y Tobago, del 17 al 19 de abril. Contrariamente al consabido coro anti-americano que sus aliados Jefes de Estado se encargaron de entonar, el Presidente Chávez actuó de una manera más bien razonable, como nadie podría recordarlo, maravillando a sus colegas y a los medios de comunicación.

La última vez, con el apoyo de su anfitrión argentino, el ex presidente Néstor Kirchner, y su mentor, el ex presidente cubano, Fidel Castro, el Presidente Chávez organizó una «Cumbre de los Pueblos» paralela a la reunión oficial, para ventilar su virulencia anti-americana ante miles de seguidores radicales de izquierda y unos medios de comunicación acríticos. En Puerto España, su claro objetivo diplomático era más bien tratar de hacer las paces, y -mucho más importante aún- lograr una foto que pudiese sorprender a la prensa y asombrar al mundo entero.

Al inicio de la Cumbre, el presidente nicaragüense Daniel Ortega, al hablar en nombre de los países centroamericanos, se lanzó con una tortuosa, intrascendente, irrelevante y recriminatoria perorata de casi una hora, evocando la intervención norteamericana en Centroamérica de hace un siglo y la invasión de Bahía de Cochinos de 1961. El Presidente Obama despachó sardónicamente las recriminaciones, al agradecerle al Sr. Ortega por no haberlo culpado de cosas que pasaron cuando él tenía apenas tres meses de edad.

Después de haber logrado la foto, el Presidente Chávez parece haber pisado en falso al ofrecer al Presidente Obama un ejemplar en español de la conocida y caduca obra de Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina, con lo que indirectamente siguió haciendo hincapié en el histórico mal comportamiento norteamericano en América Latina. Obama trató de desarmar la maniobra de manera jocosa, al decir que pensaba que el libro había sido escrito por Chávez y que le hubiese gustado darle uno de los suyos, a cambio.

El hecho de que el Presidente Obama haya sido visto riendo y bromeando con el Sr. Chávez, puede considerarse desafortunado, más no sorprendente para un neófito en materia de relaciones exteriores. Siendo sin duda todo un experimentado político, el nuevo ocupante de la Casa Blanca ha llegado a dominar la técnica de una amplia sonrisa y un buen apretón de manos. Pero, si bien esa técnica puede ser considerada de riguer durante una campaña electoral en el sur de Chicago o en los suburbios de Seattle, por ejemplo, una maniobra de esa naturaleza en el escenario internacional es claramente no recomendable, sobre todo cuando tiene que enfrentarse a uno de los más ponzoñosos detractores de los Estados Unidos. A pesar de que Hugo Chávez encaja, junto con Mahmoud Ahmadinejad y Kim Jong Il, en la misma clasificación de los adversarios de los Estados Unidos, se podría argumentar que ello no impediría a Obama darle la mano y llevar a cabo un intercambio de amabilidades diplomáticas; sin embargo, el Presidente Obama parece haberse excedido esta vez, mucho más allá de su obsecuente reverencia de hace algunos días a uno de los pocos amigos árabes de Washington, el Rey Abdullah de Arabia Saudita.

Si bien los Estados Unidos no tienen nada fundamental que perder ni tampoco se podrían volver sustancialmente más débiles, en razón de que su líder intime con un enemigo jurado que encabeza un régimen con características fascistas y socialistas, las imágenes de televisión y las fotos en los periódicos de la reunión, enviaron señales alrededor del mundo que no pueden calificarse sino como ambiguas, en el mejor de los casos. Los abrazos, palmadas y apretones de mano al hombre que equiparó a su predecesor con Satanás ante la Asamblea General de las Naciones Unidas y recientemente a él mismo como un ignorante, no son más que parte de una política inadecuada, tanto para los observadores internos como internacionales.

De cualquier forma, los futuros encuentros entre los altos funcionarios del Departamento de Estado y de América Latina serán los que se encarguen de revelar la posición y la política del gobierno de Obama hacia la región, mucho más allá de lo que muchos consideran como una desacertada foto con el Presidente Chávez.

De hecho, una señal positiva del desarrollo de la V Cumbre fue el establecimiento de una evidente y sólida relación entre Barack Obama y el presidente colombiano, Álvaro Uribe. El Sr. Obama invitó a su colega colombiano a sentarse con él, discutieron abiertamente y de forma positiva la aprobación de un acuerdo de libre comercio entre sus dos países, invitó al Sr. Uribe a visitar Washington y prometió a su vez viajar a Colombia, todo ello ante el inocultable e indudable disgusto de Hugo Chávez, cuyo Némesis regional número uno es precisamente el Sr. Uribe.

Por su parte, el presidente Chávez, prosiguiendo con su ofensiva y tal como ya lo había anunciado días antes procedió a presionar el botón de «reset» de las relaciones entre los Estados Unidos y Venezuela. Poco después de su sesión de fotos con el Presidente Obama e incluso antes de abandonar Puerto España, anunció el nombramiento de un nuevo embajador en Washington, abriendo así las puertas a la normalización de las relaciones diplomáticas. Sin embargo, habiendo perdido su tema de ataque favorito, se enfrenta ahora al reto de seguir comportándose de una manera relativamente civilizada, suponiendo que realmente tiene la intención de ser amigo de Obama, como lo afirmó dos veces durante la Cumbre.

Al oponerse a la Declaración Final de la Cumbre, el líder venezolano, una vez más, muestra su carácter imprevisible. Apenas al regresar a Caracas, el Presidente Chávez se jactó en un desfile militar de haber logrado una gran victoria en defensa de la soberanía y dignidad de Venezuela, comentarios claramente dirigidos contra los Estados Unidos. Como ya resulta emblemático de su conducta errática, un día el populista camisa-roja busca mejores relaciones con los Estados Unidos y al día siguiente vuelve a la carga con un apenas velado ataque demagógico.

La comprensión y el progreso entre los Estados Unidos y la América Latina deben empezar por el abandono de una actitud paternalista y a veces negligente por parte de Washington hacia sus vecinos, junto con la aceptación de la co-responsabilidad en los problemas que afectan al hemisferio, en particular el tráfico de armas y estupefacientes. Sobre este último tema se ha llevado a cabo un buen comienzo en las últimas semanas, pero a ese comienzo debe seguirle un verdadero y efectivo progreso en otros campos, incluido el avance sustantivo de los gobiernos regionales en la promoción de los derechos humanos, la libertad de prensa, la liberación de los presos políticos y el imperio de la ley.

Para hacer hincapié en su liderazgo regional radical, el Presidente Chávez convocó a una reunión previa de Jefes de Estado del ALBA en la ciudad de Cumaná, Venezuela, con el fin de discutir la forma en que el grupo debería oponerse al proyecto de Declaración de la Cumbre. Como quiera que el documento ponía particular énfasis en el fortalecimiento de la gobernabilidad democrática y el respeto a los derechos humanos era muy difícil, si no imposible, que Venezuela y Nicaragua lo suscribiesen.

Finalmente, al concluir el encuentro en medio de la ausencia de un consenso, la Declaración Final de la Cumbre debió ser firmada sólo por el anfitrión, el Primer Ministro de Trinidad y Tobago, Patrick Manning. En principio, aunque no se llegó a avances concretos sobre el contenido del orden del día, la reunión puede que haya allanado un camino tentativo hacia la construcción de una nueva era en las relaciones de los Estados Unidos con sus vecinos de América Latina y el Caribe, tal como lo destacara el Presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba