Opinión Internacional

Insuficiencia de la ayuda para Africa

Nuevamente regiones enteras del continente africano se encuentran al borde de una catástrofe por causa del hambre y la desatención que afectan a millones de seres humanos. Los mecanismos de ayuda y asistencia internacional vuelven a evidenciar su insuficiencia, a pesar de que se viene advirtiendo y se puede prever, inclusive con bastante antelación, la inminencia de estos azotes que castigan sin piedad al menos a un quinto de la población mundial.

Convergen en este cuadro desolador causas climáticas, como la sequía que afecta a la región del cuerno de Africa y que corre el riesgo de matar de sed y de hambruna a dieciséis millones de personas, y causas políticas y militares, con países como Etiopía, Eritrea, Kenia, Uganda o Somalia sumergidos en guerras intestinas entre ejércitos y guerrillas enfrentados y pertrechados en sus dominios.

Ambos azotes, el climático y el político militar, recaen impiadosamente sobre una población en condiciones de extrema miseria e indefensión.

Decenas de niños mueren cada día debido a la malnutrición y a enfermedades como el sarampión, la tuberculosis e infecciones diarreicas debido a la escasez de agua, alimentos y medicinas. Cuando tales condiciones llegan al límite, comienzan las migraciones masivas y se agolpan centenares de miles de refugiados en pueblos de campaña.

Las organizaciones de ayuda humanitaria tuvieron un entrenamiento y un crecimiento importante durante la pasada década, asistiendo a las víctimas de las matanzas étnicas y hambrunas en Africa Central. Lograron así un reconocimiento internacional, sobre todo en contraste con las frustrantes intervenciones militares europeas y estadounidenses.

La mayor y más gravosa contradicción está dada por los enormes recursos que alimentan los escenarios bélicos y podrían servir para paliar la catástrofe social. Se entrevé allí una secuela de la explotación colonialista, la dominación geopolítica tras la descolonización y el agrupamiento de las comunidades humanas en tribalismos territoriales nutridos de armamento y tecnología moderna.

El secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, acaba de advertir que la comunidad internacional tiene una enorme deuda con los pueblos africanos y con el combate contra el hambre y la extrema pobreza. El mundo de las comunicaciones globalizadas deja, al mismo tiempo, menos margen para la omisión y la inacción frente a estos cataclismos humanos que no nos abandonan.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba