Opinión Internacional

La escena geopolítica en el 2003

Al hacer un balance de los principales sucesos del 2003, éste ha sido básicamente una año de guerra y terrorismo, pero con ciertas tendencias positivas en el campo político y espacial. Los diez eventos geopolíticos más importantes del año, a juicio de este analista, han sido los siguientes:

*La ocupación de Iraq

Ningún evento mundial ha causado tantos titulares como la polémica guerra y posterior ocupación de Iraq, con objetivos formales poco claros. Su principal justificación fue inicialmente el desarme del régimen por temerse que tuviera armas de destrucción masiva, y luego resultó una simple ocupación con el fin de derrocar a Saddam Hussein y establecer un gobierno más al gusto del Occidente anglosajón. La invasión logró una presencia político-militar de la superpotencia en el centro del convulsionado mediano oriente, con lo cual esperaba controlar mejor el terrorismo y asegurar el suministro de petróleo, -y de paso promover la aparición de regímenes democráticos- pero estas tareas lucen todavía difíciles a juzgar por la visible resistencia local y la idiosincrasia de los pobladores árabes, acostumbrados a décadas de dictaduras y paternalismo. El apresamiento de Hussein en condiciones humillantes señaló el fin de una sangrienta autocracia que data de 1979, y reafirmó el status de gendarme mundial de EE.UU. Al mismo tiempo la presencia norteamericana está motivando el apresurado abandono de ambiciones nucleares de parte de países como Irán y Libia, aunque ha avivado el nacionalismo extremista musulmán, empeñado en frenar la influencia occidental en el mundo islámico a fuerza de carros-bomba, sabotajes y atentados suicidas. La invasión también marcó el deslinde estadounidense de la ONU, ante sus políticas unilaterales de ‘ataque preventivo’, y ‘formación de naciones’, fuertemente criticada por muchas potencias mundiales..

*El auge del terrorismo organizado

Contrariamente a lo que se pensaba lograr con la defenestración de los regímenes radicales de Asia (el talibán en Afganistán y el baatista de Iraq), el terrorismo organizado de inspiración islámica ha tenido su año de mayor auge en el 2003, con decenas de atentados en muchas partes del mundo, notablemente en Iraq, Pakistán, Indonesia, Arabia Saudita, Marruecos e Israel. Muchos de los atentados son causados por fanáticos suicidas manipulados por astutos cabecillas de grupos políticos, lo que demuestra la desesperación de elementos extremistas -con supuestas intenciones nacionalistas o religiosas- por combatir la hegemonía anglosajona y judeocristiana, o los regímenes conservadores en su seno. Por otra parte, en Rusia también han sufrido los embates del terrorismo, en medio de su guerra contra los separatistas chechenios. mientras que en países con una prolongada guerra civil como Colombia ha sido un arma adicional de la lucha guerrillera por imponer a sangre y fuego un régimen de inspiración socialista, a pesar de la oposición mayoritaria de la población. Se necesitará mucho más que la represión militar, el control político y la ‘inteligencia adecuada’ para acabar con este nefasto fenómeno contemporáneo, que amenaza con estancar la economía mundial y crear indeseables enfrentamientos culturales y geopolíticos, con perjuicios para todos.

*Altibajos en el proceso de paz israelí-palestino

Este sangriento conflicto sigue en la palestra, aún después de 55 años, pero la pacificación recibió un fuerte impulso con la propuesta de la “hoja de ruta”, patrocinada por el cuarteto formado por EE.UU., la UE, Rusia y la ONU, un plan últimamente frenado y estancado luego por el tibio recibimiento por el gobierno de Sharon, los cambios de gabinete en la Autoridad Palestina, los continuos atentados terroristas, la construcción del muro que separará a Israel y sus asentamientos del resto de Cisjordania. Un plan alternativo propuesto en noviembre por ex funcionarios e intelectuales israelíes y palestinos, conocido como el “Acuerdo de Ginebra”, lucía más realista y factible pero fue subestimado y tiene todavía opositores de ambos bandos. A fines de diciembre, Sharon propuso su propia visión de la hoja de ruta, pero sin desistir del polémico muro y con amenazas ambiguas, recurriendo nuevamente a la política de arrogancia y represión que tanto disgusta al bando palestino y a los árabes en general. Mientras tanto Arafat sigue siendo prácticamente un rehén de los grupos extremistas minoritarios en el seno palestino, que lo apuntalan en el poder, financiados irónicamente por dádivas de Occidente, o de los países petroleros feudales con posición ambigua, temerosos de retaliaciones de los radicales en su seno. Todo indica que la confrontación seguirá indefinidamente por la inmadurez de las partes y los intereses ocultos, mientras no aparezca un liderazgo menos radical.

*Los procesos revocatorios

Una nueva modalidad apareció sorpresivamente en el seno de las sociedades que se adhieren al sistema democrático, al activarse la posibilidad de revocar un mandato popular mediante referendo a mitad de un período. Ya funcionó en California, con la salida del gobernador Gray Davis y el acceso al poder de un novato en política como el actor Arnold Schwarzenegger (quien se apoyó en consignas populistas y conservadoras) , utilizándose un proceso expedito y económico de revocar el indeseable y elegir al mismo tiempo al sucesor. Pero en Venezuela, donde la constitución de 1999 permite la revocación de mandatos populares, se está utilizando un proceso lento y costoso que implica tres procesos comiciales, primero con firmas que deben cotejarse, luego con el revocatorio y finalmente con una elección, todo lo cual prolonga grandemente la crisis institucional y retarda decisiones empresariales o planes gubernamentales. Sin embargo la posibilidad de revocar mandatos está siendo visto en otras latitudes como algo oportuno y una salida conveniente para dar término a gobiernos ineficientes o corruptos, así como una alternativa más civilizada a las presiones populares en manifestaciones callejeras (como sucedió en Georgia y Bolivia, y antes en Argentina, Perú y Ecuador), y quizás el sistema se integre en muchas constituciones en el futuro cercano, un hecho político novedoso que quizás mejore un poco el desempeño gubernamental y legislativo a todo nivel.

*Disenso en la Unión Europea

Esta asociación politico-económica de estados soberanos dentro de la Europa multicultural, era considerado como un ejemplo para el mundo, pero se ha notado en el 2003 ciertas fisuras en la unidad que parecía imperar. Todavía persisten algunas discrepancias a la adopción de la moneda común, además de las diferentes posiciones nacionales vis-a-vis la guerra en Iraq, con divisiones incluso dentro de la OTAN, y finalmente aparecieron fuertes diferencias sobre el control político en la proyectada constitución de la UE. Evidentemente, salió a relucir no sólo el tradicional nacionalismo e individualismo de los europeos, sino los intereses de líderes ambiciosos como Chirac y Shrôeder, empeñados en dominar políticamente la UE en vista de su peso económico y geográfico, mientras propician un nuevo polo de poder como contrapeso a EE.UU. y exhiben una posición ambigua frente al terrorismo para ganar influencia en los países islámicos. La decisión de aceptar diez nuevos miembros para el 2004 -y eventualmente a Rusia- podría complicar la situación, aunque el ente supranacional todavía luce como el experimento integracionista más exitoso que se haya intentado en la historia, especialmente en una región con naciones acostumbradas hasta hace poco a desconfiar entre sí y caer en la tentación bélica..

*China, potencia espacial

El espacio luce no sólo como la última frontera para la exploración, sino como oportunidades para incrementar la cooperación internacional, o para aumentar el prestigio nacional para fines geopolíticos. En el primer caso, se ha visto como el estallido del transbordador Columbia en su vuelo de regreso, reactivó la cooperación de Rusia con su experiencia tecnológica, al ser la única potencia capaz de reabastecer con vuelos regulares a la Estación Espacial Internacional en órbita. En el segundo caso vemos como China sigue desarrollando su capacidad espacial con medios propios, al enviar –aunque tardíamente- un astronauta chino en órbita terrestre, siempre con miras a equipararse a Occidente con fines militares o políticos, en el mejor estilo de la guerra fría. Mientras tanto, cuatro sondas lanzadas a mediados de año se aproximaron a Marte a fines del año, para unirse a los tres satélites ya en órbita marciana, todo lo cual incrementará el caudal de conocimientos sobre el gélido planeta con miras a determinar la posibilidad de que el hombre pueda colonizarla eventualmente para escapar de algún desastre ecológico o eventuales amenazas cósmicas.

*Avances en la pacificación en Colombia

La noticia de que nutridos grupos de paramilitares han depuesto las armas para integrarse a la sociedad civil es un nuevo avance en los esfuerzos para pacificar al país, equiparable al de la integración de un grupo guerrillero a la lucha democrática hace varios lustros. Al mismo tiempo algunas derrotas militares importantes sufridas por la guerrilla marxista están aportando indicios de agotamiento en el bando rebelde, máxime cuando los grupos irregulares deben recurrir al artificio del terrorismo para hacerse sentir, dando de paso una muestra de barbarismo repudiada por la población local y la comunidad mundial. Por otra parte, el triunfo izquierdista en las elecciones municipales en Bogotá es un signo de que la izquierda puede participar en el gobierno sin recurrir a la violencia, algo que seguramente causará menos inclinación de unirse a una lucha armada destructiva y sin futuro, que sólo alimenta el protagonismo de los lideres guerrilleros y favorece los intereses del narcotráfico del cual se nutre, sin aportar nada al bienestar de los sectores menos afortunados que pretenden defender. El visible retroceso de la guerrilla colombiana repercutirá también en Perú y México, donde todavía hay grupos insurgentes que insisten en la confrontación armada para la solución de sus problemas internos. Mientras tanto, el fracaso del referendo promovido por Uribe, a causa mayormente de la escasa participación ciudadana, demuestra que el país todavía no está maduro para reformas esenciales, y que se ocupa mayormente de sobrevivir a diario ante los embates de la guerra y la criminalidad.

*El progreso del Sida y otras infecciones

El sustancial progreso del Sida en los últimos años ha hecho crisis en varios países en desarrollo, especialmente los africanos del área subsahariana, donde se reveló finalmente que más de la tercera parte de la población puede estar infectada del virus VIH. Esta tendencia amenaza con destruir el futuro de muchas naciones, con la inestabilidad política y la dependencia económica que implica, por requerir fondos para combatir la infección y tener grandes contingentes de enfermos improductivos, todo lo cual amenaza en convertir al continente en un nuevo polo de colonialismo foráneo y coartar sus posibilidades de desarrollo. Además, indica el fracaso no sólo de los gobiernos responsables de frenar la epidemia, sino de las naciones avanzadas por su lentitud en proveer medicamentos apropiados (debido a los intereses comerciales de empresas farmacéuticas), o por la escasez de fondos para desarrollar vacunas efectivas. En Latinoamérica y Asia también se está notando la incidencia del Sida y otras infecciones que se creían superadas, mayormente debido a la renuencia de los gobiernos en reconocer el progreso de las epidemias y en dedicarse de lleno a erradicarlas con campañas educativas y profilácticas. Nuevas infecciones como el SARS, el ebola, y la influenza, junto con una serie de catástrofes naturales (inundaciones, terremotos, calor excesivo), han empeorado el panorama sanitario y retardado los esfuerzos de algunas sociedades subdesarrolladas en sus intentos por disminuir la pobreza y el desempleo.

*La emergencia de Brasil

El gobierno de ‘Lula’ Da Silva ha dado un nuevo impulso al Brasil como potencia política y económica, haciendo sentir su presencia tanto en el ámbito americano como en otras regiones. Así, la superpotencia del norte cuenta con Brasil para moderar los movimientos extremistas latinoamericanos, y su considerable potencial comercial e industrial es visto como el motor para el resto del continente, liderando la integración mercantil que necesita la región para ampliar sus mercados, Brasil compite así con el gigante norteamericano en el liderazgo de un área de libre mercado, asomando a veces ciertas ambiciones hegemónicas por su cuenta. Con su posición neutral en las luchas ideológicas que viven algunas naciones vecinas, Brasil ha ejercido una influencia positiva en evitar que se salgan del cauce democrático, y todos esperan que tenga éxito en proveer una mayor asistencia a las clases desposeídas, para frenar la violencia urbana y rural. De resultar positivo el experimento brasileño, con su mezcla de socialismo y neoliberalismo, podría servir de modelo a otros países que buscan superar sus crisis por vías pacíficas, en vista de la inestabilidad política que abunda en un subcontinente atribulado por factores negativos como ineficiencia y corrupción gubernamental, baja productividad industrial y laboral, pobreza y violencia generalizadas, sin que tengan que recurrir a las habituales salidas de fuerza o los traumas políticos.

*La consolidación del gobierno de Putin

Rusia, nación siempre importante en al panorama internacional, ha vivido tiempos inestables desde el desmembramiento de la URSS, con una transición difícil durante el gobierno semi-populista e ineficiente de Yeltsin. El sucesor ungido por éste ha demostrado cierta habilidad en hacer resurgir el antiguo nacionalismo ruso, oponiéndose al esfuerzo hegemónico anglo-norteamericano mientras trata de atraer sus capitales y convertirse en el líder militar europeo gracias a su poderío nuclear. Putin acaba de consolidar su poder al ganar su partido una mayoría relativa en elecciones parlamentarias, debilitando al otrora poderoso partido comunista que trataba de ilusionar a las masas en regresar a glorias pasadas. Ahora Putin luce como seguro vencedor en las futuras elecciones presidenciales, al ser visto como el único político con capacidad para mejorar la todavía crítica situación económica y controlar a los emergentes grupos oligarcas que se aprovecharon de las privatizaciones de inicios de los 90. Esto lo logra Putin con cierta dosis de autoritarismo, represión, diplomacia y habilidad comunicacional, a pesar de sus fracasos en sofocar la rebelión en Chechenia . También deberá afrontar los reveses en el campo socioeconómico y ecológico, ya que todavía Rusia exhibe un pronunciados índices de pobreza y destrucción ambiental, comparables al de las naciones del tercer mundo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba