Opinión Internacional

La guerra médica

El viernes 15 de junio, partió del puerto de Norfolk, Virginia, el USNS Comfort como parte de la política de “Propagar la Justicia Social en el Hemisferio Occidental” anunciada este 5 de marzo por el presidente Bush.

En su gira de cuatro meses este buque hospital tocará en Belice, Guatemala, Panamá, Nicaragua, El Salvador, además de Perú, Ecuador, Colombia, Haití, Trinidad y Tobago, Guyana y Surinam, y esperan tratar gratuitamente a unas 85.000 personas y realizar 1.500 intervenciones quirúrgicas.

Hay debate en torno a si el presupuesto norteamericano de cooperación para la región creció a US$ 1.6 millardos o bajó a US$ 1.47. En ambos casos es exiguo si lo comparamos con el de otras regiones- en Africa es de US$4.4 millardos. Además de que casi la mitad de esta cifra se consume en asistencia militar y acciones antinarcóticos, y se concentra en Colombia.

Mientras tanto Chávez y Castro, están desplegando no una política de reducidas visitas médicas, a determinados puertos, sino que están enviando decenas de miles de médicos cubanos a todos los confines de la región. Además de programas como la “operación milagro” que transporta a decenas de miles de individuos a Cuba anualmente para tratar sus problemas oftalmológicos; todo esto, con el financiamiento de Venezuela.

Por su parte, Venezuela tiene una agresiva política de “cooperación” en la región que promueve no sólo los muy favorables acuerdos petroleros o el Banco del Sur, sino la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) que nació para contraponerse a los Tratados de Libre Comercio, que EE.UU. promueve. Sólo para uno de sus miembros, Nicaragua, Chávez ha anunciado un gasto de US $ 4.75 millardos.

Cuba y Venezuela están trabajando duro para ganar la guerra médica en la región. En la actualidad hay unos 10.000 estudiantes de medicina en Cuba y en agosto de 2005 se inauguró la primera escuela de este tipo en Venezuela, para la formación de 200.000 médicos de la región en 10 años. De allí saldrán médicos revolucionarios, a juzgar por las confesiones de un estudiante colombiano, quien desertó después que encontró en vez de una escuela de medicina, un “centro de formación político-comunista”. Muchos de ellos indudablemente, servirán como agentes de penetración del eje Cuba-Venezuela en la región.

Si la intención norteamericana es de alguna manera mostrar su interés por la región y contrapesar la creciente influencia del Castro-Chavismo, estas tímidas cifras de ayuda y acciones, aunque loables, sólo son minucias o pequeñas escaramuzas. Si quieren competir en esta área más vale que tengan una buena chequera y/o un programa más emprendedor, más integral y más constante como lo fue la “alianza para el progreso”; además mostrarse positivamente resueltos en la facilitación de la firma y condicionalidades de los TLC pendientes; instrumentos de mayor contundencia por su estable potencialidad para el desarrollo.

Tal como se presenta ahora la iniciativa norteamericana parece muy escuálida y muy tardía.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba