Opinión Internacional

La trampa de UNASUR

La grave crisis que hoy vive Bolivia se debe a que Evo Morales interpretó su triunfo en la consulta del pasado 10 de agosto como una patente de corso para desconocer los referendos autonómicos (recortando ilegalmente el beneficio que obtienen las regiones de los impuestos a los hidrocarburos) y para promulgar su Constitución, aprobada ilegalmente entre gallos y media noche, sin la presencia de la oposición. Como era de esperarse, los bolivianos se rebelaron ante semejante golpe de Estado.

Una vez desatada la crisis, los aliados de Evo Morales –particularmente Hugo Chávez– se movilizaron para defender a su camarada, argumentando falsamente que la “derecha“, apoyada por Estados Unidos, estaba desestabilizando a Bolivia. Por arte de magia, el victimario Evo Morales se convirtió en una pobre víctima.

Los gobiernos pertenecientes a la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) se reunieron en Santiago de Chile, para defender la “institucionalidad democrática“ en Bolivia, pero no dijeron que quien la estaba vulnerando era el propio Morales. Tampoco dijeron que todos los presidentes que asistieron a la cita –excepto Álvaro Uribe– forman parte del Foro de Sao Paulo, organización a la cual también pertenece Evo Morales, junto con las FARC y el ELN. Mucho menos criticaron a Chávez por intervenir flagrantemente en los asuntos internos de Bolivia, amenazando con enviar tropas a ese país y haciendo llamadas para intimidar a los jefes militares bolivianos.

El próximo paso de los gobiernos de UNASUR –es decir, del Foro de Sao Paulo– será propiciar un falso diálogo entre las partes en conflicto, lo cual en realidad servirá para que Evo Morales persiga ferozmente a la oposición boliviana, argumentando que intentaron dar un “golpe“. Esto le dará a Evo Morales una nueva oportunidad de imponer su libreto totalitario, escrito en Cuba y financiado por Venezuela. Por si fuera poco, UNASUR decidió designar una comisión que investigará los sucesos en la región de Pando, lo cual equivale a poner a un roedor a cuidar queso.

Para los venezolanos esta es una película repetida. El 11 de abril de 2002, Hugo Chávez cometió una terrible masacre, al ordenarle a sus seguidores que disparasen a mansalva contra una manifestación pacifica. Posteriormente, Chávez y sus aliados internacionales convirtieron la masacre en “golpe“, y comenzó una persecución feroz contra la oposición, que todavía no termina.

Resulta revelador que los integrantes de UNASUR pongan más interés en la propaganda auspiciada por Chávez, que a los vínculos de sus principales funcionarios policiales con el narcoterrorismo o a la forma descarada como financia con maletines a sus aliados. Eso prueba que, como dicen en Venezuela, son caimanes del mismo pozo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba