Opinión Internacional

Lo que dice Tuto

El diario Los Tiempos de Cochabamba renovó recientemente el formato de su
edición digital y para estrenarlo, dentro de la tendencia a la interrelación permanente en este nuevo tipo de periodismo, invitó al vicepresidente Jorge
«Tuto» Quiroga a responder preguntas de los compatriotas que acceden a este
medio dentro y fuera de Bolivia.

Lo que más me llama la atención es que, según el propio diario, las preguntas se las entregaron con días de anticipación, lo que de por si era una invitación para que el alto dignatario de estado meditara lo que iba a decir y, preferiblemente, entregara sus respuestas escritas, sopesadas, pensadas y bien estructuradas.

Resulta que no fue así. 15 días el periódico anunciando el diálogo con Quiroga y lo que salió fue el parto de lo montes. Inadmisible tratándose del vicepresidente y mucho más teniendo en cuenta que él mismo y su entorno, no se cansan de ponderar sus virtudes académicas como egresado de una universidad estadounidense, master incluido.

He leido por segunda vez el «mano a mano con Quiroga» y la convicción que tengo es que nuestro vicepresidente menospreció nuestra inteligencia al entregarnos respuestas elementales, pésimamente hilvanadas y muchas veces sin
fundamentos sólidos.

Un puñado de compatriotas residentes en Estados Unidos y México se ha sentido realmente ofendido y ha desbaratado muchas de las alegres afirmaciones de Quiroga. Es más, me he quedado con el convencimiento de que por lo menos cuatro de los participantes del foro de esta página ((%=Link(«http://www.tierralejana.com»,»www.tierralejana.com»)%)) podrían darle una paliza académica y hacerle quedar como un aficionado a las ciencias económicas y políticas.

La entrevista está todavía en la página digital de Los Tiempos y quisiera que se me demuestre que estoy equivocado. Me sentiría feliz porque ciertamente yo soy uno de los que cree en Quiroga.

En los temas que más le interesan a la diáspora, el del eventual voto de los bolivianos residentes en el exterior en elecciones nacionales y el asunto de la doble nacionalidad, Quiroga se fue por la tangente porque, pese a su condición de presidente nato del Congreso Nacional, parece no haberse anoticiado de los proyectos de ley que duermen en las comisiones desde hace años.

¿Se permitiría la doble nacionalidad?, fue una de las preguntas concretas.

La respuesta (seguramente tal como salió del grabador): «Son iniciativas de Marcelo Pérez que se va a discutir. Hay la posibilidad de que la gente pueda empezar afuera. Es un tema que trae discusión y debate, porque obviamente la oposición nunca confía en que las embajadas de turno cuenten los votos, porque es mucha gente».

La pobreza conceptual de la respuesta respecto a la pregunta es tan brutal que cualquier otro análisis abunda. La pregunta, concreta, de ninguna manera le invitaba a cantinflear a Quiroga.

A renglón seguido Quiroga dice: «A diferencia de otros países que tienen un pequeño porcentaje, aquí tenemos grandes porcentajes de votación. Entre
Argentina, Washington y Chicago podrían decidir quién sería el presidente y
podría ser distorsionante».

Como se puede observar, ésto tampoco tiene nada que ver con la pregunta porque, aunque concomitantes, una cosa es la doble nacionalidad y otra la del voto de la diáspora.

El tercer párrafo de la respuesta reza: «Pero sí (,) un mecanismo que permita que se puedan registrar y venir, aunque seguramente mucha gente preferiría venir a ver un partido Bolívar-Wilsterman, que venir a votar. Pero se puede empezar a avanzar en el tema».

¿Qué decir de esta frase? Pareciera que para nuestro vicepresidente los miles de bolivianos residentes en el exterior, quienes contribuyen según cifras extraoficiales con remesesas de hasta 600 millones de dólares anuales, son unos idiotas que «seguramente» no saben distinguir entre su responsabilidad cívica y su afición deportiva.

«…un mecanismo que permita que se puedan registrar y venir…», suena a chiste cruel o a una estupidez colosal.

Quiroga remata tristemente el acápite de esta fase de la entrevista cuando dice: «Que se empiece a reconocer derechos allá…» (es decir en los países donde esos bolivianos viven ) «…que no se los maltrate como migrantes… y ver qué acuerdos se puede hacer entre países para garantizar eso y qué ajustes se pueden hacer a la Constitución y las leyes, para reconocimiento de derechos ciudadanos en los dos lados».

Innecesario decir que Quiroga desconoce absolutamente el tema y que me suena a soberana mentira el que haya residido 11 años en el exterior. No tiene la vivencia. Sólo así se justifican sus declaraciones absurdas, elementales, indignas de un segundo mandatario de la nación.

Quiroga sabe de uno de esos proyectos de ley sobre la doble nacionalidad. Se los hizo llegar la señora Roxana Mac Sherry a través del embajador Marcelo Monasterios a principios de 1999. Pienso que hay proyectos análogos originados en organizaciones de residentes bolivianos en Argentina.

Al terminar de leer el «mano a mano con Quiroga» me he quedado pensando en lo que le espera al país, si precisamente gente que actualmente está en los primeros niveles de gobierno y que está llamada a jugar un papel preponderante en el futuro, abarca temas de políticas de Estado con tan singular ligereza.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba