Opinión Internacional

Los cercos a la libertad

Estamos viviendo un periodo que hay que mirar con lupa y al detalle, porque
las apariencias son engañosas y la verdad es por ahora invisible a los ojos,
prácticamente una carta oculta que esta siendo retaceada a los ciudadanos
con manipulaciones y movidas de piso que tienen como fin último ocultar el
verdadero camino al que estamos siendo conducidos.

El encuentro territorial con los asambleístas que tuvo lugar en la ciudad de
Santa Cruz, ha llevado a que el ejecutivo y partidarios del MAS, hagan una
tremenda alharaca sobre supuestos actos de violencia perpetrados sobre
miembros de la comisión constituyente. Quienes estuvimos presente en el
encuentro no podemos salir de nuestro asombro, puesto que somos testigos
oculares de la verdad de los hechos, que pueden más bien ser interpretados
como actos de intolerancia del Masismo contra las legítimas reivindicaciones
que plantean los ciudadanos del oriente boliviano.

Por supuesto que el libreto del show ya estaba decidido de antemano y los
actores deL MAS en la constituyente también habían asumido y aprendido la
cartilla de su interpretación antes de sentarse a iniciar el diálogo con los
ciudadanos congregados.

Más allá de esta circunstancia nos parece oportuno recordarle al gobierno y
a los asambleístas del oficialismo, porqué no se hicieron un harakiri por lo
menos cuando cercaron a la ciudad de Cochabamba en el pasado diciembre y
sometieron a los pobladores a todo tipo de vejámenes y atropellos por más de
una semana, lo cual desencadenó la muerte inmisericorde e impune del joven
mártir Christian Urresti, un verdadero y cruel martirio, en el que la muerte
fue una brutal forma de mutilar con violencia inusual una joven vida.

El gobierno tenía a muchos de sus ministros comandando estos actos
violentos, este verdadero y espeluznante acto de hostigamiento y de vejamen
a una ciudad indefensa, bajo el pretexto de querer sacar a la primera
autoridad política, sólo porque había expresado que buscaría los caminos
legales para que su pueblo consiga ingresar también en un régimen de
autonomía.

En ese momento crucial, de total violación de derechos, el gobierno sonreía
dichoso porque contabilizaba los posibles réditos políticos que obtendría,
sin que le importara en absoluto las vidas humanas que ponía en riesgo. El
termómetro de violencia de Estado marcaba su punto máximo y los asambleístas
del MAS vegetaban como momias de un Arca de Noé, como especimenes en
extinción, que son un muestrario de un museo de la política que no se debe
seguir haciendo, más que dignos representantes de un país que necesita
cambios y no engaños ni maniobras para concentrar el poder en las manos de
un buró político que se quiere ungir como mesiánico.

Señores constituyentes del oficialismo ¿donde estaban ustedes cuando se
violaron de manera tan flagrante los derechos de las personas, ante la
intolerancia, las restricciones a la libertad de protestar y de asociarse,
cuando se negaba la libertad a la expresión libre de las justas demandas de
una sociedad que se siente oprimida y cercada? No escuchamos que ninguno de
ustedes hubiera emitido ni un quejido mientras se violaban derechos, se
humillaba y vejaba a un pueblo y se asesinaba cruelmente a un niño que hasta
hoy continúa irredento.

Entonces ustedes eran muñecos de cera sentados en el teatro Mariscal Sucre,
pero ahora han vuelto a montar el teatrito en el que se han convertido en
marionetas que recorren el país dizque recogiendo propuestas que ni siquiera
han escuchado.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba