Opinión Internacional

Los gorrones internacionales

Acaba de concluir el sainete de la VII cumbre de los pedigüeños de América Latina y del Caribe, conocida como el ALBA. Este pastiche ideológico integrado por neoliberales, indigenistas, nacionalsocialistas, etc., surgió como una “contrapropuesta” al ALCA y a los TLCs, proyectos neoliberales impulsados por los EEUU. Cabe acotar que el ALCA y los TLCs nunca constituyeron instrumentos de integración comercial a favor de los países subdesarrollados del continente, sino acuerdos orientados a la liberalización del comercio de bienes, servicios e inversiones en Latinoamérica en función de los intereses de la economía del Tío Sam.

A pesar de que el ALBA surgió como ejemplo de una integración «anticapitalista y solidaria» orientada a corregir las asimetrías económicas propias del continente, esta engañosa y falaz proposición no ha logrado modificarlas sino todo lo contrario afianzarlas. No obstante de que los integrantes de este club se autoproclaman anticapitalistas y defensores de los trabajadores, las jugosas inversiones, subsidios, y ayudas del ALBA han sido destinadas a promover un capitalismo explotador tanto privado como de Estado en los países miembros, en detrimento de las condiciones socioeconómicas de los trabajadores. Más allá de los discursos demagógicos, el ALBA no es proyecto anticapitalista y mucho menos socialista, pero si una opción de financiamiento barato o gratuito para las elites gobernantes de los países que son signatarios de este acuerdo; igualmente una inagotable fuente para la corrupción dado la discrecionalidad con que los mandatarios de turno administran dichos fondos. Lamentablemente, estos cuantiosos recursos económicos que el Estado venezolano destina a estos oportunistas burgueses y nuevos tránsfugas ideológicos del ALBA, han comprometido y restringido las inversiones destinadas a la salud, a la educación, a la vivienda, a la infraestructura vial, y a la ciencia, etc.

El ALBA constituye un rotundo fracaso como alternativa de integración para los pueblos de Latinoamericana. Solo ha logrado atraer a su seno a seis países, los más atrasados y pobres del continente y del caribe, quienes en su mayoría han acudido a los llamados del cayapero de Miraflores en busca de unos cuantos petrodólares provenientes de la ya maltrecha y casi arruinada PDVSA. Sin embargo, estos «petrodólares capitalistas», le han permitido al tte coronel la compra de voluntades de esos gobernantes en favor de su proyecto nazi-fascista, así como el convertir a este “desacreditado club” en su caja de resonancia internacional, como quedo claramente demostrado en la V Cumbre de las Américas celebrada recientemente en Trinidad.

El ALBA no constituye ninguna alternativa anticapitalista de integración Latinoamericana, y al igual que el ALCA, representan opciones burguesas al servicio del proyecto de dominación y que además comparten intenciones hegemónicas de carácter político y económico en el continente.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba