Opinión Internacional

Malas noticias para Mitt Romney

Dos nuevas encuestas de votantes latinos confirman lo que he venido escribiendo durante varios meses: el probable candidato republicano Mitt Romney es tan impopular entre los votantes hispanos que le resultará muy difícil ganar las elecciones en noviembre.

Una encuesta nacional de probables votantes hispanos que acaba de ser dada a conocer por Fox News Latino revela que si la eleccion fuera realizada hoy, el 70 por ciento de los hispanos votarían por el presidente Barack Obama, y apenas el 14 por ciento votaría por Romney. La encuesta, realizada por teléfono, tiene un margen de error del 2.7. por ciento.

Otra encuesta de votantes latinos registrados a nivel nacional dada a conocer el 24 de enero por la cadena televisiva Univision, revela que el índice de aprobación de Obama entre los hispanos alcanza el 63 por ciento, comparado con el 28 por ciento de Romney. El margen de error de la encuesta de Univision es del 4.4 por ciento.

No resulta sorprendente que ambas encuestas demuestren que los latinos están asustados por la retórica anti-inmigrante de Romney —y, para ser justos, también de los otros aspirantes a la candidatura republicana— en las primarias republicanas.

Romney apoya la draconiana ley inmigratoria de Arizona, que muchos hispanos temen llevará a que la policia local acose a los inmigrantes latinos independientemente de su estado legal. Tambien ha dicho que vetaria el proyecto de ley Dream Act, que ofrece una vía para la obtención de residencia legal a los latinos que fueron traídos al país cuando niños y que ahora están en la universidad o en las fuerzas armadas.

Según la encuesta de Fox News Latino, el 90 por ciento de los latinos que son ciudanonos estadounidenses apoyan el Dream Act, y el 80 por ciento quieren que los inmigrantes indocumentados tengan una oportunidad de legalizar su estatus.

Cuando les pregunté a varios estrategas del Partido Republicano si la encuesta de Fox News Latino no demuestra que a Romney le resultará difícil ganar las elecciones de noviembre, me refutaron la premisa con tres argumentaciones:

• Primero, la encuesta no es muy significativa en términos electorales, porque la mayoría de los encuestados son hispanos de estados demócratas del Oeste de Estados Unidos. Lo que realmente importará en noviembre será el voto hispano en estados oscilantes como Florida, Arizona y Colorado, aseguraron.

“Al gobernador Romney le ha ido bien en estados con gran población hispana, como Nevada, Arizona y Florida”, me dijo el vocero de Romney Alberto Martínez. “Cuando su visión sobre la creación de empleos y la reconstrucción de la economía sea comparada con el pésimo resultado obtenido por Obama en los últimos tres años, el gobernador Romney seguirá siendo exitoso entre los hispanos a nivel nacional”.

Romney conquistó el 38 por ciento del voto hispano de Arizona en las primarias recientes, comparado con el 24 por ciento obtenido por su rival Rick Santorum. En Florida, Romney conquistó el 54 por ciento del voto hispano, según las encuestas de salida de CNN.

• En segundo lugar, todas las encuestas coinciden en que la preocupación mayor de los latinos es la economía, mucho mas que la inmigración, dicen los estrategas republicanos.

• En tercer lugar, muchos latinos que tradicionalmente votan por el Partido Demócrata posiblemente no voten en estas elecciones, porque están desilusionados con Obama por la situación económica, la falta de cumplimiento de su promesa de hacer aprobar una reforma migratoria, y por el número récord de hispanos que han sido deportados durante su presidencia, dicen los republicanos.

Una encuesta reciente del Pew Hispanic Center demostró que el apoyo a Obama entre los latinos cayó del 58 por ciento en el 2010 al 49 por ciento en el 2011.

Mi opinión: Romney tiene un enorme problema con el voto latino. Probablemente, si gana la nominacion de su partido, tratará de resolverlo designando a un latino como compañero de fórmula. Puede que elija al senador de Florida Marco Rubio o a la gobernadora de Nuevo México Susana Martínez, aunque también podría optar por el ex gobernador de Florida Jeb Bush, que habla fluido español y está casado con una mexicana.

Pero aun así, a Romney le resultaría difícil conquistar el 40 por ciento del voto latino que, según los encuestadores, necesitaría para ganar las elecciones de noviembre.

En su afán por ganarse a la extrema derecha de su partido en las primarias, adoptó un tono francamente hostil contra los indocumentados que a ratos parecía dirigido a toda la comunidad latina.

Es cierto, Romney podría hacer un cambio radical en su discurso sobre la inmigración. Pero dudo que con eso le baste: también tendría que cambiar su postura sobre la ley de Arizona, el Dream Act y otros temas que son importantes para los hispanos.

De otra manera, tal como lo demuestra el ínfimo apoyo del 14 por ciento que tiene entre los hispanos en la última encuesta, seguirá siendo considerado el candidato antilatino, y perderá las elecciones de noviembre.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba