Opinión Internacional

Particular ruido de sables en Bolivia

Cuando se habla de militares inconformes, lo más común es remitirse a episodios de ruido de sables con el consabido riesgo de que los uniformados cedan ante la tentación de las vías de hecho para acceder al poder.

Pero en todos los capítulos, que no son pocos en la historia de América Latina, los protagonistas han sido oficiales de alto rango. Aunque se han registrado casos de policías que han reclamado mejoras en su situación laboral, no es común ver a los mandos medios expresar abiertamente su inconformidad. Este es el cuadro que hoy se observa en Bolivia y que tiene en apuros a su presidente, Evo Morales.

Varios centenares de suboficiales de las Fuerzas Armadas de este país han salido a las calles, no como parte de una parada, sino en señal de protesta por las condiciones que a diario deben afrontar en las filas, donde, a juzgar por sus demandas, se reproduce el abismo que existe en la sociedad boliviana entre los sectores populares y una minoría acomodada. Ellos, por lo tanto, reclaman un trato igualitario, que incluye, por ejemplo, una mejor alimentación. Muchos son de origen indígena.

Lo paradójico aquí es que la semilla de la rebeldía fue sembrada por el propio Morales. Los temporalmente insubordinados se han escudado detrás de un término muy utilizado por el mandatario: pretenden que su muy mentada descolonización llegue hasta los cuarteles. Sin duda, Evo no contaba con el efecto bumerán de una de sus banderas.

Prueba de esto es el manejo errático que le ha dado al asunto. La primera reacción fue ordenar la baja de 702 militares de los citados rangos pertenecientes al Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, además de sanciones económicas a los que permanecen en las filas, una decisión que solo logró atizar el fuego, respuesta que ha generado un rechazo importante de sectores de la sociedad que han comenzado a simpatizar con la causa.

Tal situación para nada debe agradar a Morales, quien aspirará a un tercer período en octubre, que ha visto cómo disminuye su ventaja en las encuestas y que ahora tendrá que mostrar pulso de cirujano para desactivar una bomba que amenaza con estallársele en las manos, las mismas que, sin querer, la moldearon.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba