Opinión Internacional

Plan Andino o Confederación

El cuadro geopolítico andino entra en la fase de definiciones estratégicas. Tanto la relegitimación de la política de “seguridad democrática” (Plan Colombia-Andino) de Álvaro Uribe a través de su reelección como Presidente, como el aviso de Hugo Chávez en Bolivia, al lado de Evo Morales y Carlos Lage, de sustituir la CAN por la Confederación Bolivariana Andina, en su versión de Comunidad Antiimperalista de Naciones (Evo Morales), anuncian estrategias enfrentadas entre Venezuela y Colombia que, de sostenerse, deben chocar irreversiblemente, más allá de los movimientos tácticos de Uribe y Chávez, que, por ahora, evitan disputar los mismos caminos.

Cuando se conozcan, en pocas semanas, los nuevos escenarios políticos de Perú y Ecuador, Chávez y Uribe, en consulta con Washington y La Habana, ya tendrán afinadas las nuevas tácticas. Pero la estrategia será la misma. Por el lado de Uribe, principal aliado de Estados Unidos en el continente, terminar de transformar el Plan Colombia en Plan Andino, comenzando por Ecuador. A su vez, Chávez, con el triángulo revolucionario-energético (Cuba, Venezuela, Bolivia), buscará la construcción de la “Confederación”, con el nuevo poder estratégico continental y mundial (petróleo-gas) como arma fundamental.

La Confederación Bolivariana Andina intentará integrar, primero, y fusionar después, a Venezuela, Perú (si triunfa Humala), Bolivia y Ecuador (“no sé si con Colombia, habrá que ver”, dijo Chávez), en un “eje” político, económico, social y militar. Para ello es fundamental incorporar al proyecto a Ecuador, tanto para hacer crecer el anillo energético, cuyo primer paso será el acuerdo para la refinación de crudo ecuatoriano en la planta venezolana Isla (Curazao), como por el territorio estratégico en disputa (Plan Patriota), su frontera Norte, sitio donde está enclavada la Base de Manta, principal punto de control de la guerrilla colombiana en el Sur de Colombia.

Por otra parte, Chávez busca la neutralización de Brasil a través del gas boliviano, una jugada audaz que ya ha colocado en alerta a las Fuerzas Armadas de Brasil, cuyo comando interfuerzas ha planteado (contra la opinión del Presidente Lula y de Itamaraty) instalar unidades militares en las fronteras con Bolivia, Paraguay y Uruguay.

Para reforzar posiciones en el Altiplano, Chávez decidió invertir drásticamente en Bolivia alrededor de 2 mil millones de dólares, suma equivalente a las históricas inversiones de Petrobras en ese país. Para ello se firmaron ente ambos gobiernos más de 20 acuerdos, que van desde el sector energético hasta el militar (construcción de la “Brigada Mariscal Sucre”), pasando por las finanzas (compra de bonos), agricultura y comunicaciones, entre muchos otros, en un claro mensaje a Brasil sobre el alcance del eje Venezuela-Bolivia, donde es emblemática la presencia cubana (salud y educación).

Uribe, ya reelecto, tendrá que medir sus propias fuerzas en la región para poder concretar el Plan Colombia-Andino. Esa tarea la compartirá con Bush, quien ha vuelto a expresar su “inquietud” por la “erosión de la democracia” en Venezuela y en Bolivia.

Se inicia una nueva etapa en la lucha por el control de la región Andina. Traerá sorpresas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba