Opinión Internacional

Que todo cambie

(%=Image(6206898,»L»)%)
Buenos Aires (AIPE)- Como escribió Lampedusa en su famosa novela “El gatopardo” sobre Sicilia, “es necesario que todo cambie para que siga todo igual”. Asimismo, Latinoamérica se ha caracterizado por una fachada de «cambios radicales». De un Menem «ultra neoliberal» a un Kirchner «progresista». Pero en realidad, solo son alardeos, apariencias y discursos montados para que nada en realidad cambie.

El fracaso de la política «neoliberal» de Menem, un Estado enorme y autoritario, disimulado con unas pocas privatizaciones que traspasaron algunos monopolios públicos a manos privadas y tímidas desregulaciones dio pie al «progresismo» de Kirchner. Es decir, el mismo Estado enorme, aunque ahora no se disimula sino que se justifica. Al final, siempre la misma Latinoamérica estatista, autoritaria y con escasa libertad.

Hace cinco años, Alejandro Toledo era el candidato del cambio en el Perú. Ese economista conservador y novato político lideró la lucha contra el régimen corrupto y autocrático de Alberto Fujimori que en 1990 había figurado como el desconocido que cambiaría las cosas. Más atrás, en 1985, la novedad la encarnó Alan García, quien terminó su mandato en 1990 con un caos hiperinflacionario, aparentemente ya olvidado por los peruanos.

Todos estos candidatos reformistas no podían ser más diversos, pero una vez en el poder fallaron uno tras otro en realizar cambios reales en favor del mercado y en desmantelar el Estado autoritario.

Lo mejor que se puede decir de ellos es que Toledo, gracias a que no profundizó el estatismo imperante y a favorables condiciones internacionales, obtuvo un crecimiento promedio de la economía de 4,7% al año, uno de los más altos de América Latina.

Ahora acaba de ganar la primera vuelta otro virtual desconocido. Un ex teniente coronel del ejército pasado a retiro por encabezar una revuelta militar. El 29 de octubre del 2000, el comandante peruano Ollanta Humala Tasso se sublevó junto a su hermano Antauro contra el gobierno de Fujimori, quién días después tuvo que abandonar el poder.

Tan pronto se posesionó el presidente de transición, Valentín Paniagua, los hermanos Humala depusieron las armas y se entregaron a la justicia. Recibieron una amnistía y no se volvió a saber de ellos. El primero en reaparecer fue Antauro, quien se dedicó a reclutar reservistas para su movimiento «etnocacerista», que Ollanta dice rechazar y que proclama la pureza de la raza cobriza (indígenas peruanos), la integración y el nacionalismo.

El padre de ellos, Isaac Humala, líder del clan y real fundador del etnonacionalismo, aseguró que «Somos racistas, por supuesto… De las cuatro razas que existen en el mundo, la cobriza está marginada y nosotros la reivindicaremos». Su madre, doña Leonor Tasso, aseguró que «todos los violadores de niños deben ser asesinados». Entretanto, el fiscal de la ciudad de Tocache, Arturo Campos, interrogará a mediados de abril a Humala, por su presunta participación en delitos de lesa humanidad ocurridos cuando dirigió una base antisubversiva en esa zona selvática en 1992.

Ollanta dice que su punto de vista no tiene nada que ver con el de su familia. Sin embargo, en 1988 fundó, con otros oficiales, un grupo clandestino denominado «Militares etno-caceristas», en memoria del mariscal Andrés Cáceres.

Todo parece indicar el resurgimiento del militarismo de izquierda en el Perú, encarnado por el extinto general y ex presidente (1968-1975) Juan Velasco Alvarado, a quien Humala alaba junto a Chávez en sus en declaraciones públicas.

Así parece que Humala seguirá los pasos de Hugo Chávez, llamando a una Asamblea Constituyente para tener una constitución hecha a su medida, con mayores cuotas de personalismo y demoliendo a los partidos de oposición.

El autoritarismo está tan inserto en la política latinoamericana que ya se nota por todas partes.

___* Analista político argentino.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba