Opinión Internacional

Razón de Estado y razón de narcoguerrilla

El Presidente Uribe argumentó que la liberación de los guerrilleros de la FARC se debía a una razón de Estado. Por esta frase se entiende, al menos desde el Renacimiento, y principalmente por la obra de Maquiavelo, un principio supra-constitucional por el cual el Estado recurre a medidas excepcionales, en función de una situación de extrema gravedad para su propia supervivencia, la racional detrás del principio es que la existencia del Estado prevalece sobre todo otro derecho o argumentación.

Que yo sepa el Presidente Uribe no ha explicitado cual es la razón de Estado que determinó que él liberase a alrededor de 200 guerrilleros. En uno de mis anteriores artículos “La Contraofensiva Gubernamental” ((%=Link(«http://analitica.com «,»64.207.147.4»)%)) presumí que la razón era simplemente desenmascarar a las FARC ante el foro internacional, como un grupo terrorista, que mantiene en condiciones infrahumanas a decenas de secuestrados, y dejar el balón de esos secuestrados en manos de la FARC, pues irrisoriamente, la opinión pública, en vez de rechinar contra los secuestradores, criticaba que el gobierno de Uribe no hacía ningún gesto de benevolencia; pues bien ese gesto ya fue hecho, en mi opinión sabiéndose que no tendría ningún resultado, pero con la finalidad, repito de desenmascarar a la FARC.

En definitiva, pues, la razón de Estado aludida por Uribe, no es más que una muestra de la legitimidad del Estado y la ilegitimidad de la guerrilla, un medio de obtener apoyo de la Unión Europea, por medio de la intervención del Presidente Sarkozy, lo cual revalora la política de Seguridad Democrática en el plano internacional, luego de las infaustas acciones de los Demócratas gringos, y finalmente, una demostración más del carácter terrorista de la FARC.

Frente a esa presumida razón de Estado de Uribe, bastante riesgosa en mi opinión, pues los guerrilleros liberados seguramente se reincorporarán a la guerrilla, dado que fue una acción unilateral del gobierno y no un pacto con fines humanitarios entre un Estado legítimo y una agrupación ilegal, como debería ser; se ha evidenciado la razón de ser de la FARC.

Si la FARC se moviera por intereses ideológicos, actuaría como una organización política y en consecuencia hubiera respondido a la acción de Uribe, con una demostración política que le legitimara de alguna manera, no habría mejor acción que la liberación de los secuestrados. Pero como la FARC no tiene un interés ideológico, sino uno crematístico, esto es, el multimillonario beneficio del narcotráfico, no actúa con respuestas políticas, sino con acciones de radicalización de sus posturas estratégicas, que le llevarían a un aumento de su poderío económico, por medio de un incremento de sus acciones terroristas.

La razón de la narcoguerrilla es pues la recuperación de territorio perdido por la efectiva acción del gobierno Uribe, por ello es intransigente en su petición de despeje de dos municipios en el sur-occidente del país, pues le serviría como un corredor entre los Departamentos de Nariño y Putumayo, donde están actualmente replegados, y los Departamentos del Valle y Antioquia, de los cuales todos saben su vital importancia.

Como conclusión, considero que la atrevida decisión de Uribe de liberar a esos guerrilleros, no es más que un retiro táctico, pero que su estrategia sigue en pie: el logro de la paz, a través de un debilitamiento frontal de la guerrilla.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba