Opinión Internacional

Similitudes entre la guerra de Irak y Kosovo

Algunas de las excusas, que utiliza el gobierno de
Estados Unidos para atacar Irak, son similares a las
usadas a principios de 1999, que condujeron al
bombardeo de Yugoslavia para la liberación de Kosovo.

Se debe partir de la base que Washington tiene como
principal argumento el desarrollo de armas prohibidas
por el régimen de Saddam Hussein, pero no hay que
menospreciar los otros motivos que impulsa para ganar
el apoyo del mundo, que por cierto es escaso.

Entre estas justificaciones, se pueden encontrar
curiosas analogías con las expuestas por la diplomacia
de Clinton en 1999. Sin embargo, en aquel momento, la
OTAN decidió apoyar a Estados Unidos, pero por otros
motivos que no vienen al caso.

«Hay que proteger a las minorías salvajemente
asesinadas por el poder militar de Irak/Yugoslavia»,
sostienen en la Casa Blanca ahora y en 1999. Es verdad
que hubo violaciones a los Derechos Humanos, tanto en
el caso de Hussein con las minorías Chiítas al sur de
Irak y las Kurdas al norte, como los alvanokosovares
masacrados por las milicias serbias.

Pero, nadie habla ya de los crímenes contra civiles
cometidos por la OTAN cuando «fallaron» los objetivos
en Kosovo y bombardearon a civiles y las secuelas de
las bombas con alto contenido de uranio empobrecido,
que pueden causar cáncer. Esto es algo que podría
pasar durante el ataque a Irak.

Por otro lado, el 17 de marzo se cumplieron 15 años de
que la población kurda del norte de Irak fue gaseada y
masacrada por el gobierno de Hussein. Muchas de las
armas para reprimir fueron aportadas por Washington
para que sean usadas contra el régimen islámico de
Irán.

Otro argumento que esgrimía EE.UU. es: «Yugoslavia no
vive en una democracia, el gobierno es corrupto y hay
una eternización en el poder de Slobodan Milosevic»,
esto mismo se podría aplicar al caso irakí.

Sin embargo, la tan anunciada liberación
norteamericana nunca llegó. Los asesinos del primer
ministro serbio pro occidental Djidjic provienen del
corazón mismo de las mafias de Milosevic, que EE.UU
no logró controlar. Sólo puso a su títere en el poder
y con eso le bastó.

Por si esto fuese poco, la OTAN se encargó de que
Kosovo no se independise a pesar de pregonar la
liberación de los pueblos antes de la guerra. El
motivo de no permitirle la independencia a Kosovo es
el mismo que utilizó la OTAN para parar a la guerrilla
albanesa en Macedonia: detener la expansión del
nacionalismo albanés, que para Occidente es una
amenaza a los recursos naturales de la región.

Esto mismo ocurrió con los Kurdos en la primera guerra
del Golfo, jamás accedieron a la independencia, a
pesar de las promesas de Washington. Pero EE.UU. no va
a permitir que la mayor nación sin estado del mundo –
el Kurdistán – alcance la autodeterminación, porque
eso sería fallarle a su aliado Turquía, quien se vería
en serios problemas al enfrentar una secesión dentro
de su territorio. No hay que olvidar que Turquía va
ser el que le abra el frente norte ante la invasión de
Irak.

Todo esto demuestra en parte la gran falsedad de los
argumentos a favor de la invasión, como son:
protección de minorías y democratización del país
atacado. En la guerra de Afganistán de 2001 hay muchos
ejemplos que vuelven a demostrar que estas son sólo
excusas.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar