Opinión Nacional

2010: El año de las penumbras

Mientras la electricidad de Caracas estuvo en manos de particulares, contábamos con un servicio confiable, de eficaz gestión y seguros de que si sucedía un accidente seria solventado a la brevedad posible. Durante el gobierno de Chávez comenzaron las restricciones a una empresa que, habíamos distinguido por su eficiencia, aunque no se le permitieron subidas en las tarifas y estuvo en la mira del oficialismo para multarla o sancionarla si acaso ocurría alguna falla. Era un blanco fácil para el régimen en su carrera desapiada contra las empresas privadas no tolerando su buena gerencia, porque ponía en evidencia la nulidad del resto de empresas de electricidad pertenecientes al Estado que nunca sirvieron. Causa por la cual el presidente Chávez decidió estatizarla y comenzaron los apagones al unísono en todas las regiones del país. Empezando la etapa de las penumbras y racionamientos en una nación rica pero depauperada. Además de sus múltiples abandonos al resto de la estructura física como sus carretera y puentes casi intransitables. Ningún mantenimiento se le hizo a las instalaciones del país, ni se construyeron obras nuevas de envergadura como las renovaciones dispuestas durante la democracia, sólo deterioros y malas prestaciones en los servicios se fueron acumulando en estos once años de “revolución”. Era imperdonable que algo funcionara bien para el gobierno más inepto de nuestra historia. Acabar con todo fue la orden y hemos arribado a ello, sin mayores dificultades para el “proceso”. Electricidad racionada sin que den explicaciones ciertas y se plateen las inversiones que se llevarán a cabo para arreglar la situación, con el agua racionada porque tampoco se remozaron las instalaciones construyendo nuevos embalses. A esto hay que sumarle los conflictos sociales, la eliminación de los sindicatos “burgueses” e incumplimiento en los pagos a los empleados del Estado, la caída general de la producción, escasez y subida de precios. Así culminamos el año 2009 en la mayor lapidación que ha recibido el pueblo venezolano, abatido y abandonado con la inseguridad. Ahora hay muchas policías “revolucionarias” pero ninguna al servicio de los ciudadanos honrados.

En el ámbito económico el desastre es total con una inmensa deuda pública, empresas del Estado quebradas o a punto de quebrar, sin distinguir nada bueno para Venezuela aunque suba ese petróleo milagroso que, nos ha salvado largas veces de pasar hambre y arduas falencias. Igual da un precio elevado o bajo porque se lo pillan los nuevos burgueses “revolucionarios”.

Con este panorama no hallamos a economistas, investigadores, astrólogos o videntes que avizoren algo auspicioso para Venezuela en el año 2010. Razones no les faltan cuando comenzamos con un alerta de los propios representantes del gobierno, anunciando que la represa del Guri pudiera colapsar en los primeros quince días del 2010, sin dar ninguna esperanza de lo que harán en caso de que eso ocurra. Este régimen se ha caracterizado por no rendirle cuentas a nadie burlándose del pueblo, y las únicas medidas a las que recurren son a los racionamientos y se lo achacan todo a la madre naturaleza, esperando que sea ella misma quien los libre de tan delicadas coyunturas. Iniciaremos el nuevo año como en tiempos de guerra con grandes restricciones, quizás con las calles a oscuras, con centros comerciales, cines, teatros a medio funcionar, será la nueva forma de torturar a los venezolanos, forzándoles a permanecer encerrados en sus casas. El efecto sicológico con el sólo informe de las medidas fue devastador, viendo lo que se nos viene encima de gran analogía con Cuba.

Hugo Chávez se encargó de invertir el conocido proverbio chino: «Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida» Él prefiere regalarles o venderles una arepa barata a sus seguidores y que el resto de sus vidas se mueran de hambre. Así son todos los planes de este torpe gobierno que arrasó con la nación y engendró la mayor burguesía cleptómana y expoliadora que ahora su progenitor pretende desconocer. Entretanto, los venezolanos cumplían con su ritual de Navidad reuniéndose y celebrando con sus familiares, de igual manera se hicieron sentir los cohetes y se vieron los fuegos artificiales que despidieron posiblemente el último año con ciertos vestigios de libertad para darle paso a un 2010 sumido en la penumbra.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba