Opinión Nacional

60 años de Asovac Caracas

El viernes pasado se cumplieron 60 años del nacimiento de la Asociación Venezolana para el Avance de la Ciencia o Asovac. Para conmemorarlo, su Capítulo Caracas ha diseñado una serie de actividades. Las celebraciones comenzaron ese mismo día con un homenaje a quienes han sido sus Secretarios Ejecutivos, acto que se celebró en la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela.

No se podía comenzar de mejor manera la celebración del año jubilar de la Asovac. Fueron docentes de la UCV, liderizados por el Rector Magnífico Augusto De Venanzi, quienes decidieron aglutinar en una organización gremial a todos los interesados en la investigación científica y el desarrollo tecnológico en Venezuela. Por su parte, las facultades de ciencias han sido el locus de formación de buena parte de los hombres y mujeres de nuestra ciencia. Y, finalmente, han sido los Secretarios Ejecutivos de la Asociación, los responsables del desarrollo de la Asovac, desde una actividad que empezó en Caracas pero que hoy abarca a todo el territorio nacional.

La Asovac de hoy es muy distinta a la que concibieron sus fundadores. Ya no es la asociación que militante y monolíticamente defendía, contra viento y marea, los postulados académicos y gremiales que nutrieron su gestación. Con su regionalización, la asociación pareciera que perdió su capacidad para luchar por esos principios y valores.

Una descentralización, obviamente, mal asumida que terminó privilegiando lo local mientras minimizaba lo nacional. Es así, por ejemplo, que el asecho gubernamental a los científicos y las instituciones políticamente inconvenientes, o la crisis actual de financiamiento, no son tópicos ventilados en provincia.

Ese asunto del financiamiento fue uno de los tópicos fundamentales cuando se gestaba la Asovac, con todo y que la magnitud del aparato investigativo nacional era ínfima y estaba concentrado en Caracas. No obstante, los gigantes que propulsaban Asovac entendieron que sin políticas adecuadas de financiamiento no podrían proliferar ni menos sobrevivir nuevos centros de investigación, especialmente en el interior del país.

La relevancia del tema, que afectaba a todos sin importar su lugar geográfico de desempeño, llevó a la formulación de una respuesta cónsona; la creación de Conicit. Esta sola acción revela el impacto que sobre la ciencia nacional se puede tener, cuando juntos se avanza.

A Asovac deberían quedarle muchos años por delante. Y ojalá sea así, ya que estamos ante un Ejecutivo que con su autismo agrava las tremendas dificultades que actualmente confrontan los científicos del país. En manos de sus miembros está asumir la defensa de sus caros principios o, ser testigos de cómo se desbarranca por el despeñadero del parroquialismo.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar