Opinión Nacional

Ahora la banca

En Cuba la revuelta se ejecutó en apenas tres años. No se habló allá de El Proceso. En Venezuela la meta es la misma-el Mar de la Felicidad-pero en cómodas cuotas y por eso  se le llama también El Proceso y se la presentó al pueblo con la careta de una democracia “participativa y protagónica”. En artículo que publicamos en El Universal el día 15-04-98 con el título “Venezuela tiene que Reflexionar” expresamos lo siguiente:

“La desesperación que existe en la actualidad conduce a aceptar, resignados, soluciones extremistas. Que venga lo que sea con tal que esto cambie. ¡Cuidado! Esto está malo, pero puede estar aun mucho peor. La desesperación es mala consejera. Sustituir las instituciones por caudillos tiene  demasiado riesgo. Las instituciones pueden mejorarse y a los autócratas hay que sacarlos del poder en medio de una tragedia nacional. Aquí viene a colación aquel refrán más vale malo conocido, dentro de un marco de libertades que bueno por conocer, dentro de un marco de supresión de esas libertades. “Lo que sucedió en Cuba es bien ilustrativo”.

Las revueltas llamadas también “revoluciones” destruyen el orden existente para sustituirlo por  otro, nuevo y mejor, que después resulta viejo y peor. En Venezuela la destrucción de la democracia se inició  sembrando con el discurso el odio social y la eliminación de los llamados latifundios para darle a los campesinos el uso de la tierra de una propiedad con la que se quedó el Estado. Engaño. Un cambio de patrono y nada más. Así mismo se impulsó la toma de todos los poderes del Estado,  el Legislativo, el Judicial, el llamado Poder moral  y por supuesto el Poder Electoral. De esta manera el Ejecutivo quedó “blindado” para manejarse como una dictadura manteniendo a las instituciones públicas como “fachadas” de una democracia. La FAN como institución militar se mantuvo solo durante un tiempo al servicio de la Constitución (2002) en tanto se hicieron cambios posteriores en los Altos Mandos y se crearon las reservas y las milicias al mejor estilo castrista para sumarlas a la destrucción de este sistema que es la meta y que pasa por tener un poder totalitario.

Una vez controladas las instituciones del Estado enfilaron entonces las baterías hacia la destrucción de la economía empezando por las empresas públicas-PDVSA, EDELCA, CANTV, SIDOR, ALCASA, VENALUM, etc,-siempre con el pretexto de la soberanía nacional pero en el fondo para concentrar mas poder antes de caerle a las empresas privadas que no tienen espacio dentro de un estado comunista. Estas empresas ya están medio asfixiadas por el control de cambio que reduce la producción en muchas de ellas y por la inflación que baja la demanda, pero aun se alimentan de los Bancos  privados que las financian. Si estos son  también controlados,  no destruidos, el Estado se queda con todo el poder económico así como tiene ya todo el poder político. La meta final de la Revuelta es tener el poder total. Entonces le llegó la hora a la Banca dentro del Proceso. Pero la incapacidad sumada a la corrupción  dificulta la toma total de la Banca. Tienen que hacerlo en etapas. Primero los bancos pequeños para recuperar pulcritud al simular que se defiende al pequeño ahorrista en cuya tarea una banca seria y fuerte puede ahora “colaborar” con el Estado a la espera de otro momento mas propicio para nacionalizarla y colocar al sector económico privado, industrial y comercial, plegado a sus pies completándose así el llamado PROCESO de destrucción de Venezuela. Esto Fidel lo hizo en solo tres años y lo mantiene durante cincuenta. Otros tiempos. Otro país. Otro líder.

Ante este escenario solo hay una acción a tomar para detener la programada destrucción de Venezuela. Organizar la Sociedad Democrática, los partidos políticos, los estudiantes, el sector profesional, obrero y empresarial, las universidades y academias y todos los grupos cívicos que han surgido EN UNA SOLA FUERZA para tomar las calles, pacífica pero masiva e indefinidamente. Hasta que el autócrata corra por tercera vez. Estamos convencidos de que si la marcha es masiva la FAN, que sabe que los Jefes se van pero ellos se quedan, no van a masacrar a sus hermanos para tener después que responderle al Tribunal Supremo Internacional de delitos que no prescriben. 

Se solicita una docena de venezolanos de sólido prestigio y amor a la Patria que asuman esta patriótica tarea para hacer regresar el Estado de Derecho y el respecto a la Constitución de esa Venezuela fraterna que todos queremos tener. Mañana puede ser tarde.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba