Opinión Nacional

Al socialismo del siglo XXI

Solamente a los incautos en política pudo sorprender los veintiséis decretos que en el fondo no es más que la propuesta de nueva constitución rechazada con más del 60 % de los votos en el referendo de Diciembre de 2007 y  no el 51 % de las adulteradas cifras del Ministerio Consejo Nacional Electoral.  Este régimen autocrático tiene concentrado en el comandante Chávez todos los poderes públicos y las autocracias utilizan todas las  artimañas del poder para que el Estado y la sociedad sean sometidas a la voluntad del autócrata.

Los miembros de los poderes públicos, llámese CNE, AN, TSJ, Contraloría, Fiscalía, Defensoría del pueblo, que desobedezcan o disientan de la sacrosanta autoridad del jefe supremo, quedan fuera del poder.  Vimos como todos los poderes salieron como sumisos cipayos a defender ipso facto la ley sapo y tuvieron que tragarse la lengua cuando sorpresivamente el jefe supremo derogó esa ley. Es de recordar “ Chávez no se va, de los magistrados en el acto de instalación del TSJ  Esa actitud forma parte de la cultura del poder en las autocracias, como dice nuestro padre libertador Simón Bolívar a referirse a los dictadores que se perpetúan en el poder, estos se acostumbran a mandar y el pueblo a obedecerle.  No hemos llegado a ese extremo, pero es la ruta por la que pretende llevarnos el comandante Chávez.

   Este régimen no tiene escrúpulos en violar la constitución y la voluntad del pueblo que rechazó el socialismo y la perpetuación de Chávez en el poder. 

El presidente lo dijo a raíz de su derrota en el referendo del 2 de Diciembre de 2007, que buscaría otras vías para instaurar el socialismo autocrático y estatizante, ya no queda ningún sector de la economía que no haya tocado en su propósito estatizador:  Agricultura, Industria, Agroindustria, Telecomunicaciones, Cemento, Energía, Comercio, Banca, Medios de Comunicación impresos y radioeléctricos. 

El plan es seguir avanzando en las estatizaciones hasta que el Estado sea el único propietario de medios de producción como lo ha sido en la nefasta experiencia que han vivido los llamados países del socialismo real.  Una vez que el Estado  maneje la economía y los medios de comunicación, la sociedad pasa a ser dependiente de aquel y no al revés como debe ser en las naciones democráticas.  Cuando las sociedades son dependientes del Estado, los ciudadanos quedamos a merced del poder, de sus abusos y arbitrariedades, es decir, perdemos la libertad. Los venezolanos tienen derecho a rechazar con el voto, la palabra y las protestas pacíficas para evitar que se instale el totalitarismo económico, político y social.         

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba