Opinión Nacional

Así caerá Chávez

El Teniente Coronel cometió, entre otros muchos, el grave error de ignorar la cultura democrática del pueblo venezolano. Pretendió ocultarle, detrás de una careta democrática, un proyecto autocrático para imponer una revolución y una dictadura totalitaria. Pero sucedió que la Sociedad Democrática detectó la estafa a tiempo, reaccionó y asumió directamente el liderazgo para defender su sistema de vida y de libertades. Concentraciones, marchas y paros sacaron al Teniente Coronel de la calle y lo dejaron golpeado y sin oxígeno político. Desde el 10 D.-01 esa Sociedad fue metiendo al régimen en un túnel en cuyo final colocó un letrero que dice así: CONSULTA AL SOBERANO. Y para allá lleva al Gobierno que se defiende, como puede, manipulando unas instituciones que secuestró al amparo de la transitoriedad pero donde ahora también va llegando la brisa fresca de la libertad. Congreso Nacional, Corte Suprema, C.N.E. y hasta en la Fuerza Armada Nacional. El portaviones hace agua.

La fortaleza debilitada del régimen reside en que tiene, ahora sólo a medias, los recursos que otorga el poder. La fortaleza creciente de la Sociedad Democrática reside en su propia capacidad para paralizar al país. El 21 de Octubre pasado lo demostró. Cada parte tiene su tramojo guardado. Consulta al Soberano pide la Sociedad Democrática para decidir la crisis de gobernabilidad. Terrorismo de Estado, o sea, violencia es el arma con la que amenaza el régimen. La Sociedad Democrática todo lo que quiere es saber si el Presidente tiene o no legitimidad para continuar gobernando, eso es todo, y por eso solicitó un referéndum consultivo con mas de dos millones de firmas. El régimen, que sabe que lo pierde, llamó a la (%=Link(«http://www.oas.org/»,»OEA»)%) para oxigenarse y mantenerse, o al menos ganar un tiempo, por la vía de un acuerdo. Cuatro años confrontando y es ahora, ya caído, cuando quiere conversar para ver como hace para de alguna manera rescatar su perdida legitimidad. Ese encuentro la Sociedad Democrática lo llama “Mesa de Negociación” y el régimen “Diálogo” lo cual no hace sino poner en evidencia que la primera lo que busca es negociar una salida democrática a la profunda conflictividad que generó el Presidente con su discurso y que lo ha llevado a perder la gobernabilidad a través de la salida normal en tales casos dentro de un sistema democrático como es la Consulta al Soberano; en tanto el régimen, consciente como está de que ya no tiene el respaldo popular que antes tuvo, lo que intenta ahora es “maniobrar” para ver como, a través de La Mesa, se mantiene en el poder mas allá de la voluntad popular pues en el fondo lo anima la misma concepción autocrática del poder que lo hizo dar el golpe del 4 de Febrero del 92. El Teniente Coronel se agarra ahora a la Constitución y a sus términos cuando el haberla violado impunemente es lo que ha conducido el país a la crisis actual. No se da cuenta que habiendo quebrado el marco jurídico para intentar hacer una revolución imposible, trasladó ahora la solución de la crisis al área política, o sea, a la Consulta al Soberano. Fue él mismo con sus errores quien motivó la convocatoria al referendo.
LOS PASOS QUE VIENEN AHORA serán, mas o menos, los siguientes:
1°)Si en la Mesa de Negociaciones el Gobierno no acepta una salida electoral en el corto plazo, empezando por facilitar el Referéndum Consultivo, el juego se trancará. La OEA y la Comunidad Internacional se darán cuenta que el Gobierno rehuye medirse y por lo tanto que una solución negociada no es posible.
2°)Entonces la Sociedad Democrática quedará autorizada, nacional e internacionalmente, para acentuar el cerco al régimen a través de marchas y concentraciones que terminarán en un Paro Cívico indefinido. Seguramente ya el día 4 de Diciembre se sabrá si el Gobierno negocia y también si el CNE señaló o nó la fecha exacta para el Referéndum Consultivo. Si se niega a una salida electoral en La Mesa pero se convoca el referéndum, que es consultivo y no revocatorio, dejaría el régimen una puerta abierta para consultarle al Soberano y conocer cuanta es su legitimidad. Será el referéndum el que constate si el Presidente es legítimo o no lo es.
3°)Pero si obstruye el Referéndum o si confirmada la falta de legitimidad del Presidente éste no renuncia, lo que podrá hacer desde el punto de vista jurídico porque es consultivo y no revocatorio, entonces un Paro Cívico indefinido conducirá a la paralización del país. Como no hay Gobierno que ponga a funcionar un país que quede inmovilizado por propia voluntad la falta de legitimidad impulsará la desobediencia civil que será acompañada por la desobediencia militar, fuera y también dentro de los cuarteles, porque Venezuela es la Patria de los hijos, de los hermanos, de los tíos y de los nietos de todos los militares por igual. Ellos son parte del pueblo venezolano. Llegado ese momento crucial, que está ya bien cerca, el Presidente o llega a una renuncia negociada, o quedará detenido para que responda de presuntos hechos delictivos de los que está acusado.

Cuando civiles y militares unidos digan esto se acabó, señores esto se acabó. Para nada valdrá el cinismo, el discurso mentiroso o las lágrimas de cocodrilo. Apúntelo ahí.

(*): Profesor de Instituciones Políticas de la UCAB

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba