Opinión Nacional

Aun me duele COPEI

Quienes nacimos y crecimos en COPEI, quienes militamos en la JRC aun antes de tener edad para votar, quienes conocimos nuestro estado y parte del País llevando y recibiendo un mensaje en el que creímos, quienes marchamos orgullosos contra el actual desgobierno izando con orgullo nuestra bandera verde y quienes soñamos desde siempre ser autoridad del partido y llegamos a serlo, sentimos una inevitable tristeza al ver como algunos de sus dirigentes, insisten en arremeter contra lo que queda de él y como diría el poeta: “hunden el cuchillo en sus carnes, como buscándole el alma”.

Sería tedioso enumerar los eventos que han traído como consecuencia el inmenso deterioro de COPEI, pero es difícil recordar alguno donde la conspiración de cogollos, la zancadilla y los intereses personales, no hayan estado presentes, aun por encima de la dignidad de algunos compañeros.

Recordar las humillaciones hechas a Caldera en el poliedro y la entereza de aquel hombre que mientras recibía improperios, chiflas y pitas, caminaba por los pasillos buscando, no sólo la salida del recinto, sino la de un partido, que el mismo había fundado y había entregado su vida para lograr consolidarlo. Las humillaciones hecha al Presidente Herrera, un hombre que como todos debe haber cometido errores, pero que como pocos, tiene una honestidad probada, la cual, pudo ser aspecto importante de la campaña del Candidato Presidencial de COPEI que aspiraba sucederlo y sin embargo, este prefirió colocar una grotesca cuña televisiva donde se ofendía no sólo a Luis Herrera sino a un Presidente copeyano. La humillación de la que fueron víctima todos cuantos se formaron en COPEI, cuando la Dirección Nacional decidió que una reina de belleza fuera la abanderada Presidencial del partido con la militancia más preparada, que había colocado en un sitial importante no sólo la formación académica sino la ideológica. La humillación a la misma Irene Sáez al ser sacada de la candidatura a última hora, para ser cambiada por Henrique Salas, lo que además fue una bofetada al Partido en Carabobo, por los esfuerzos que éste hizo para destruirlo.

Todas estas circunstancias evidencian que la situación de COPEI no es culpa de Chávez ni de ninguna persona en particular, sino de una forma de hacer política que dista mucho de lo que profesa el Humanismo Cristiano y que definitivamente ha afectado hacia lo interno, y peor aun, es causa preponderante de la desgracia por la que atraviesa el País.

Sin embargo, para ser objetivos en el análisis, tenemos que empezar por reconocer que COPEI, es aun, un activo importante de la democracia Venezolana. Sería mezquino olvidar que en cada estado, en cada ciudad, en cada pueblo, en cada caserío hay un copeyano y que la mitad de los que habitamos este País somos o fuimos o venimos de familias de copeyanas.

En cada estado, hay varias casas del partido que sirvieron y pudieran servir de encuentro para quienes creemos en un País mejor, donde exista respeto por los demás, donde la lucha contra la pobreza sea genuina, donde lograr el crecimiento del individuo en todos los aspectos, sea el verdadero sustento del desarrollo, donde las acciones se tomen pensando en el bien común y no en el de un grupo particular.

Por otra parte, en la ideología Socialcristiana se encuentran las respuestas a muchas de las interrogantes respecto al camino que debemos seguir para salir de la crisis y resulta una herramienta de lujo para contraponérsela al “Socialismo del Siglo XXI” del Presidente Chávez.

A pesar de haber estado varios años fuera de COPEI, aun anhelo que Dios ilumine a las nuevas generaciones del partido, que los llene de valor, de fe en sus creencias y de esperanza en el futuro que pueden construir, para que irrumpan con fuerza en contra esa forma de hacer política que tienen en ruinas a un edificio valioso y que es la misma que marcó el nombramiento, poco valiente, de esta nueva Dirección Política Nacional.

Me duele la grandeza del pasado porque ya no existe, me duele aquel, cualquier humilde copeyano con el valor de seguir soñando. Aun me duele COPEI.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba