Opinión Nacional

Basta de hipocresía

De las “virtudes” útiles en política, carezco de una: la hipocresía. No sé disimular. Siempre trato que todos sepan a que atenerse conmigo. No soy depositario de la verdad absoluta y he cometido muchos errores, reconocidos cuando los veo. Trato de respaldar con la conducta las palabras y, normalmente, no siempre, he sido más acertado cuando sigo el instinto, que a encuestas o estrategas tarifados cuya importancia no niego, aunque se equivoquen con demasiada frecuencia tratando de ser indispensables. He visto dirigentes pasar de mi izquierda a mi derecha y de mi derecha a mi izquierda, una y otra vez, sin que se les arrugue un músculo de la cara. Confunden oportunismo con habilidad y ocultan cobardía con prudencia y supuesta imparcialidad. A veces, demasiadas para mi gusto, tenemos la desgracia de cruzarnos.

La coyuntura venezolana exige definiciones claras, oportunas y coraje para sostenerlas. Es imposible aceptar errores graves de conducción o personalismos, en nombre de una unidad deshonesta, cuando está en juego el destino de la patria. A pesar de que la verdadera naturaleza del problema venezolano no es electoral, no se nos escapa la realidad de las elecciones presidenciales de diciembre. A cuatro meses de haber recibido el mandato del 4D-05, este año parece una copia al carbón del anterior, pero peor por la gravedad del desenlace. Crecen los insensatos que solo plantean el dilema de votar o no votar, participar o no, poner plazos para conseguir algo o, simplemente, mendigar “condiciones” para asumir candidaturas, algunos ya lo hicieron, a conciencia de que contribuyen a legitimar la voluntad de Chávez de gobernar hasta que le dé la gana. Políticos, comunicadores, encuestólogos, ong´s, financiados o no por el oficialismo, se desmarcan del mandato del 4D-05. El pueblo los observa estupefacto. Mientras más hablan más se enredan en la maraña de intereses y contradicciones que ellos mismos han construido. Este pueblo intuitivo los rechaza.

Quienes a estas alturas dicen que en Venezuela no ha habido fraude electoral, o que Chávez ganó limpiamente el referéndum revocatorio porque tiene la mayoría y la oposición es minoría; que para derrotarlo hay que aprovechar la campaña electoral como único medio de construir la necesaria mayoría; o dicen que Chávez no es comunista a la cubana, que Estados Unidos es el agente provocador que genera los desplantes del oficialismo y consideran falso que este país este amenazado y amenace la paz continental y mundial por el uso del petróleo, su alianza tácita y expresa con la subversión, organizaciones terroristas y más recientemente con Siria, además de Cuba, en la complicidad con Irán, para solo mencionar aristas del problema, no forman parte de la solución del problema venezolano. También son parte de él y si bien algunos actúan de buena fe, todos son obstáculos para enfrentar al verdadero y definitivo enemigo de la libertad y de la justicia.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba